Si en la Argentina la Fórmula E recién comienza a generar cierto interés, la competencia de vehículos autónomos Roborace pasó por completo desapercibida. Entre los medios locales, sólo Autoblog le dedicó una nota el viernes pasado a estos vehículos de competición, capaces de circular a 300 km/h sin piloto.

Fuera de la Argentina, el panorama es el opuesto. La expectativa sobre los Roborace era muy alta. Sin ir más lejos, la cuenta de Twitter de estos vehículos autónomos tiene 735 mil seguidores: siete veces más que la cuenta oficial de la Fórmula E.

Por eso, el estruendoso resultado del debut de los Roborace hizo más ruido afuera que adentro: los DesvBot1 y DevBot2 no llegaron a completar una vuelta al circuito de Puerto Madero. Se tocaron entre ellos en una curva y DevBot2 chocó contra las defensas que protegían el monumento más emblemático de la Costanera Sur: la estatua Las Nareidas, esculpida en mármol en 1903, por la artista Lola Mora.

DevBot1 fue llevado por un conductor humano hasta los bóxes. Y DevBot2 recibió aún más daños, cuando fue cargado en un camión de rescate del ACA: los operarios calcularon mal la distribución de peso, lo engancharon con la grúa muy adelante y toda la parte trasera del Roborace (la única que quedaba sana) se estrelló contra el asfalto.

No fue el único error del día de los operarios de la grúa: más tarde destrozaron un Jaguar de la Fórmula E al derribar un puente que engancharon con la grúa (ver fotos).

Los Roborace son vehículos de conducción autónoma. Tienen sensores que miden los obstáculos y los guían en su camino. Y un cerebro informático que es educado por un piloto humano, que recorre el circuito en las vueltas previas, para enseñarle cómo se debe manejar a ritmo de carrera. Cuando salen a pista por sus propios medios, los Roborace son monitoreados desde bóxes. Pero deben acelerar, doblar y esquivar a los rivales por cuenta propia. No son autos a control remoto.

La base de los Roborace es espectacular. Chasis de Ginetta LMP3 y motores eléctricos mucho más potentes que los de la Fórmula E. En pruebas realizadas en Inglaterra, llegaron a una velocidad máxima de 300 km/h. Los F-E están limitados a 220 km/h. En Buenos Aires, a pesar de la corta experiencia, DevBot1 llegó a marcar una velocidad máxima de 185 km/h, sin conductor.

La noticia del choque de los Roborace, una vez más, tuvo más repercusión en el exterior que en la Argentina. Autoblog Estados Unidos no publicó ni una sola palabra de la carrera de Fórmula E en Puerto Madero, pero le dedicó una nota irónica al bochornoso debut de los Roborace, con fotos tomadas del twitter de Autoblog Argentina. Por suparte, Engadget –el prestigioso medio de noticias tecnológicas- también analizó la chocante presentación de los Roborace, también con fotos de Autoblog Argentina.

Ante la presión de los medios, Roborace realizó una breve declaración oficial sobre lo ocurrido, sin ocultar cierta ironía: “Se hizo historia. Por primera vez, dos autos sin conductores compitieron juntos en un circuito callejero. DevBot2, cuando empujaba a los límites su Inteligencia Artificial, tuvo un incidente de carrera en pista, dejándole el triunfo a DevBot1. Ningún piloto resultó herido ;-)”

En realidad, DevBot1 tampoco llegó a la meta, porque la carrera se canceló tras el choque. El desafío autónomo quedará para otra oportunidad.

El impacto contra la valiosa escultura de Lola Mora también generó polémica en las redes sociales, sobre todo entre los que se oponían a la organización de la carrera en pleno centro de la ciudad. Los responsables de la Fórmula E y del Gobierno porteño aclararon con rapidez que la obra de arte no resultó dañada. Otro motivo más para que la Fórmula E no vuelva nunca más a Puerto Madero (leer nota aparte).

C.C.

***

Ironía de Roborace tras el choque en Puerto Madero: “Ningún piloto resultó herido”
La foto del Autoblog que dio la vuelta al mundo, segundo después del choque contra las vallas de protección de Las Nereidas.

Ironía de Roborace tras el choque en Puerto Madero: “Ningún piloto resultó herido”
Desde otro ángulo, con foto de Daniel Panelo.

Ironía de Roborace tras el choque en Puerto Madero: “Ningún piloto resultó herido”
Otra foto de Panelo, poco antes de que el camión del ACA terminara de dañar a DevBot2.

***

ADEMÁS En las redes sociales

 

 

 


 

 

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com