El Gobierno planea alcanzar un acuerdo con la industria automotriz, para repetir el consenso que ya logró con el sector petrolero, cuando relanzó el yacimiento de Vaca Muerta.

Esta especie de "Vaca Muerta Automotriz" comenzará a ensayarse desde hoy, cuando el ministro de Producción, Francisco Cabrera, comience a recibir a presidentes de terminales, autopartistas y líderes sindicales.

Desde el Ejecutivo esperan que este acuerdo reflote una industria que viene golpeada desde hace más de un año, básicamente por el derrumbe de las exportaciones a Brasil. El Gobierno pedirá aumentar la competitividad, mientras que las terminales exigirán a cambio una reducción en la carga tributaria, comenzando por la eliminación definitiva de los impuestos internos.

El diario Ámbito Financiero brinda hoy más detalles de este plan.

***

Nota del diario Ámbito Financiero Gobierno impulsa “Vaca Muerta automotriz”

Por Horacio Alonso

En la cumbre de Davos de la semana pasada, el ministro Francisco Cabrera habló de la importancia del sector automotor al que calificó como un "eje productivo". Sus palabras habrán quedado resonando en su cabeza ya que a su regreso decidió convocar para hoy a los representantes de las terminales radicadas en el país agrupadas en ADEFA.

La idea es avanzar en un acuerdo para definir una especie de "Vaca Muerta automotriz", en alusión al convenio firmado con en el sector petrolero de Neuquén.

Serán varios los temas a tratar. Hay que tener en cuenta que la de hoy significará la primera reunión. Se hablará de competitividad en general y de temas puntuales como empleo, impuestos y costos.

Con un Brasil que no logra reponerse, el destino al que en una situación normal tendría que ir el 60% de la producción argentina, se necesitan tomar medidas para paliar la crisis del país vecino que va para largo.

La sorpresa de los empresarios es la premura de la convocatoria, se hizo ayer por la mañana, y el momento del año ya que muchos directivos están aún de vacaciones. El encuentro será a las 14.30 en el Ministerio de Producción.

El problema de la competitividad es clave. Los 0km en la Argentina se ubican entre los más caros del mundo. Un mismo modelo puede estar 40% más caro que en Chile y un poco menos que Europa o Estados Unidos. Esto se debe a las distorsiones de la economía local pero, en gran parte, a la cuestión fiscal.

Del precio de un vehículo, el 54% son impuestos. En el caso de los modelos a los que les impactan los Impuestos Internos, llega al 65%. Este será uno de los temas principales que reclamarán los fabricantes.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com