La acusación que realizó ayer la agencia ambiental de Estados Unidos (EPA) contra Fiat Chrysler Automobiles aún hoy sigue impactando en las bolsas de comercio de todo el mundo. Después de que trascendiera una denuncia sobre el uso de dispositivos fraudulentos en los motores diesel de los Jeep Grand Cherokee y Ram 1500, las acciones de FCA se desplomaron en Wall Street. Esta mañana, el efecto replicaba también en Europa.

Desde FCA negaron la acusación. Aseguraron sentirse “decepcionados” y “defraudados” por la acusación de la EPA de la administración de Barack Obama. Y se mostraron dispuestos a dialogar con las nuevas autoridades de EPA que asuman en días más, junto con Donald Trump.

De esta manera, FCA deja entrever que la acusación podría tener un trasfondo político, ya que EPA todavía no presentó el informe completo de su acusación, sino apenas un primer adelanto. La automotriz también aclaró que los vehículos cuestionados sólo se vendieron en Estados Unidos.

La acusación contra FCA se produce justo en el marco de una serie de multas y arrestos en Estados Unidos contra Volkswagen, donde sí se comprobó el uso de dispositivos fraudulentos para engañar a las pruebas de emisiones de gases contaminantes.

***

Cable de la Agencia EFE FCA asegura que modelos acusados de trucaje en EEUU no se vendieron en Europa

El grupo Fiat Chrysler Automobiles (FCA) ha asegurado hoy que los modelos a los que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos acusa de llevar instalado un software de tratamiento de motores diésel para manipular las emisiones no se han comercializado en Europa.

En declaraciones a Efe, el director de Comunicación de FCA en España, Guillermo García Alfonsín, ha destacado que todos los coches "afectados por lo que dice la EPA" son modelos vendidos en EEUU y ha subrayado que "ninguno de esos motores, ni ninguno de esos códigos de motor, se han vendido en Europa".

"Tienen otro motor completamente distinto, el código de motor del Grand Cherokee en EEUU es uno, y aquí -en Europa- es otro", ha aclarado García Alfonsín.

El directivo de FCA en España ha negado la utilización por parte del fabricante ítaloestadounidense de "ningún dispositivo que sea ilegal", al tiempo que ha añadido que FCA "cumple con toda la legalidad vigente en EEUU".

En este sentido, García Alfonsín ha explicado que el grupo automovilístico "llevaba semanas" intercambiando información técnica con la EPA y que la decisión de hacerlo público les ha dejado "decepcionados" y "extrañados".

García Alfonsín ha asegurado que para FCA el sistema "es completamente legal" y ha afirmado que seguirán colaborando con la EPA y con el nuevo Gobierno estadounidense.

"Volveremos a sentarnos con ellos para intentar llegar a un acuerdo y a un entendimiento, para que nos expliquen dónde consideran que nosotros infringimos el reglamento y qué podemos hacer para solventarlo", ha apuntado.

La denuncia de la EPA se refiere a los modelos 2014, 2015 y 2016 del todoterreno Jeep Grand Cherokee y la camioneta Dodge Ram 1500 con motores diésel de 3,0 litros "vendidos en Estados Unidos", según un comunicado publicado por la citada Agencia.

El software en cuestión reduce la cantidad de óxido de nitrógeno -sustancia considerada cancerígena por las autoridades sanitarias- emitida durante los test oficiales, lo que esconde el hecho de que los motores arrojan más contaminación de la permitida por la ley.

En concreto, la EPA informó hoy de que ha enviado a la multinacional italo-estadounidense un "aviso" referido a "supuestas violaciones de la Ley de Aire Limpio por instalar y no revelar un software de tratamiento de motores" en unos 104.000 automóviles.

Ilustración: John Cole / Cagle http://www.caglecartoons.com/

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com