Desde Detroit (Estados Unidos) - General Motors eligió el Salón de Detroit para anunciar que su estrategia global de modelos puso el foco en las SUVs. Los utilitarios deportivos, camionetas, crossovers, todo terreno, off-road, chatas -o como se las quiera llamar- ya son mucho más que una moda: se convirtieron en el segmento de mayor crecimiento en ventas a nivel mundial.

En Detroit, Chevrolet presentó las nuevas Traverse, el restyling de la Tracker y anunció que la Equinox comenzará a reemplazar a la veterana Captiva en varios mercados (leer nota).

Sin embargo, las filiales de GM en el Mercosur vienen algo atrasadas con respecto a esta tendencia. La única SUV que se produce en nuestra región es la Trailblazer brasileña, basada en la pick-up S10.

Pero esto cambiará en el corto plazo. "El mercado de SUVs es cada vez más importante", declaró el ejecutivo argentino Carlos Zarlenga, presidente de GM Brasil y ex presidente de GM Argentina. "Este segmento no es más un hobby. Y vamos a participar más y más, con producción en el Mercosur. Sin dudas, lo estamos contemplando".

El ejecutivo no adelantó qué modelos de SUVs se fabricarán en nuestra región, pero la lógica indicaría que se buscará complementar la oferta de la Trailblazer (Segmento D, mediano), con productos para el Segmento C (compacto) y Segmento B (chico).

En el Segmento B, Chevrolet ya tiene a la Tracker producida en México, que recibirá un restyling para el mercado argentino en el transcurso de este primer cuatrimestre. Y en el Segmento C está la Equinox, que comparte muchos componentes con el Cruze producido en Rosario.

"Estamos pensando en el ciclo de Argentina; en qué viene después del Cruze. En este momento estamos trabajando para ver si sumamos un nuevo modelo en Rosario", agregó el ejecutivo.

Zarlenga cree que este es el momento indicado para analizar la incorporación de nuevos productos a las plantas de Argentina y Brasil. El país vecino comenzó a mostrar los primeros signos de recuperación, luego de una larga crisis, y se espera que los números positivos de 2016 se mantengan durante este 2017 en nuestro mercado.

"Vamos a tener más lanzamientos de productos. Los ciclos de vida de los productos se van a achicar. Vamos a ofrecer más conectividad y más tecnología. Argentina y Brasil tienen una capacidad instalada para fabricar 6,5 millones de vehículos al año y estamos muy lejos de alcanzar ese límite", agregó.

Mientras estuvo al frente de GM Argentina, durante el primer semestre de 2016, Zarlenga fue el impulsor de la guerra de promociones y descuentos que después acompañaron casi todas las marcas. El ejecutivo pronosticó que esa tendencia seguirá en 2017.

"Si uno prende la televisión en Detroit, se encuentra con un millón de comerciales de automotrices con descuentos y promociones. Y era hora de que eso se empezara a ver también en la Argentina. Hasta 2015 el mercado estuvo muy limitado por la oferta. Y desde el año pasado tenemos una competencia abierta. Mientras haya libertad de acceso al producto, habrá una enorme competencia, justamente porque en la región hay una gran capacidad instalada para producir vehículos", analizó.

Esa estrategia agresiva con los precios ya rindió sus frutos en Brasil, donde Chevrolet lleva 16 meses como líder del mercado. Allí, el Cruze rosarino se metió de lleno en la pelea por el liderazgo del Segmento C, que históricamente mantienen en ese mercado los Toyota Corolla y Honda Civic.

El objetivo es lograr el mismo liderazgo en la Argentina, aunque la marca no se puso una fecha para conseguirlo. "En 2015, Volkswagen tenía 18,4% de participación de mercado y Chevrolet, 12,7. En 2016, la brecha se achicó a 15,6 y 14,2%. El objetivo no es ser el número uno, porque ese es sólo un resultado. Si vendemos el producto que busca la gente, el podio te lo va a dar la misma gente, de manera natural", remarcó.