Desde Detroit (Estados Unidos) - Como era previsible, el aguerrido ataque que el presidente electo Donald Trump lanzó en los últimos días contra las automotrices de Estados Unidos, se coló en el Salón de Detroit.

Ford anunció en conferencia de prensa inversiones para fabricar nuevos modelos en Estados Unidos (Ranger y Bronco, leer más, además de Mustang Hybrid, leer más). Al mismo tiempo, la marca del Óvalo canceló los planes para construir una nueva planta en México y relocalizó una inversión en un establecimiento ya existente en el país azteca.

Fiat Chrysler Automobiles, por su parte, anunció una inversión de 2.000 millones de dólares en sus plantas de Michigan y Ohio, para la producción de una nueva generación de modelos de Jeep, Ram y Chrysler. El CEO de la alianza, Sergio Marchionne, admitió que podría modificar su producción en México si Trump llegara a concretar un impuestazo.

Por su parte, General Motors y Toyota evitaron confrontar en sus discursos de Detroit con las intimaciones del jopo electo. Chevrolet ya aclaró que el Cruze Hatchback mexicano apenas incide en las ventas de la marca en Estados Unidos. Mary Barra, la CEO de GM, anunció que no tiene planes de cambiar las plantas de producción en México, a pesar de las amenazas de Trump.

Toyota, por su parte, informó que es la automotriz que más invierte en suelo estadounidense (leer más).

Sin embargo, hay algo que no se oculta en las charlas off-the-record que se mantienen con directivos en los pasillos del Cobo Center del autoshow: todos están preocupados por el impuestazo que Trump anunció para los autos que no se fabriquen fronteras adentro de Estados Unidos.

Todavía no hay detalles de cómo se implementará ese impuesto ni el impacto que tendría en los precios de venta al público, pero Trump fue directo: "Sus autos serán más caros si los fabrican fuera de Estados Unidos".

Esto plantea un escenario inédito para una economía que desde hace décadas compite con autos de producción local e importados. Hay aranceles, como en todos los países, pero el resultado final son precios competitivos para los dos bandos.

Si el impuestazo se concreta, ¿qué ocurrirá con las novedades que Alfa Romeo anunció en el Salón de Detroit? Ahí están las nuevas Giulia y Stelvio, procedentes de Italia. ¿Alcanzará el anuncio de FCA para Ohio y Michigan o la administración Trump pretenderá que los Alfa también se fabriquen en Detroit?

Lo mismo puede decirse de BMW, Audi y Mercedes-Benz. Las tres presentaron importantes novedades para Detroit, todas producidas en Europa. En su discurso, Dieter Zetsche, presidente del Grupo Daimler, definió a Detroit como "la ciudad que está de regreso", en referencia al nuevo impulso económico que tiene la industria automotriz local. Lanzó su exclamación junto a una flamante coupé AMG fabricada en Alemania. Y no realizó anuncios de inversión, como reclama la cuenta de Twitter de Trump.

BMW, por su parte, anunció justo una inversión de mil millones de dólares para construir una nueva planta en el país que ahora parece prohibido: México. Era un desembolso planeado desde hacía tiempo, pero los alemanes no pueden creer el mal timing que les tocó en este autoshow.

Para quienes conocieron de cerca las negociaciones de los últimos años en la Argentina, entre las automotrices y funcionarios como el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, el ambiente que se respira hoy en el Salón de Detroit resulta inevitablemente familiar.

C.C.

***

Pese al impuestazo que promete Trump, las marcas europeas aún sueñan con conquistar EEUU
Alfa Romeo tiene un enorme stand en Detroit con sus productos italianos, como la nueva Stelvio.

Pese al impuestazo que promete Trump, las marcas europeas aún sueñan con conquistar EEUU
Ahí también está la nueva Giulia, con la gama completa de versiones.

Pese al impuestazo que promete Trump, las marcas europeas aún sueñan con conquistar EEUU
BMW mostró un adelanto de su futura X2.

Pese al impuestazo que promete Trump, las marcas europeas aún sueñan con conquistar EEUU
Y lanzó a la venta en Estados Unidos el nuevo Serie 5.

Pese al impuestazo que promete Trump, las marcas europeas aún sueñan con conquistar EEUU
La Audi Q8, una futura rival para las BMW X6 y Mercedes-Benz GLE Coupé.

Pese al impuestazo que promete Trump, las marcas europeas aún sueñan con conquistar EEUU
Dieter Zetsche elogió el renacer de Detroit, pero no anunció inversiones de Mercedes-Benz para Estados Unidos.

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com