Desde Detroit (Estados Unidos) - Detroit, la capital norteamericana de la industria automotriz, es un lugar soñado para los fanáticos de la historia del automóvil. Aquí se encuentran las fábricas de autos más antiguas del continente americano, pero también hay museos con colecciones fabulosas, como los creados en homenaje a Henry Ford y los hermanos Dodge.

Sin embargo, el secreto mejor guardado de Detroit es el Heritage Center de General Motors. No es un museo abierto al público. Y se accede sólo por invitación especial. Aquí se preservan los 700 ejemplares más emblemáticos de todas las marcas que formaron parte de la historia de este gigante de Detroit: desde Chevrolet hasta Cadillac, pasando por Pontiac, Oldsmobile, Buick, los autos de competición y los concept cars de todas las épocas.

Con motivo del Salón de Detroit, el Heritage Center abrió sus puertas en exclusiva para la prensa argentina. Y Autoblog estuvo ahí.

De los 700 autos que componen la colección sólo se exhiben 70, que van rotando a lo largo del tiempo, en función de los procesos de restauración que atraviesan y de las efemérides que GM celebra en este lugar.

En ningún otro lugar del mundo hay semejante cantidad de Corvette, Cadillac y Chevrolet, en muchos casos en ediciones one-off, ejemplares únicos y sin otro igual en el planeta.

Con el Heritage Center, GM consiguió reunir en un sólo lugar a las colecciones de autos clásicos que estaban dispersos en depósitos con poca atención de las diferentes marcas que componen la compañía.

En la siguiente galería de fotos, un repaso por algunos de los modelos más destacados.

C.C.

***

El Heritage Center de GM cuenta con una colección de 700 vehículos, de los cuales apenas se exhiben 70 a los invitados especiales.

El Pontiac Pegasus Concept de 1970 recibe a los visitantes en la entrada.

El Corvette está representado por dos ejemplares de cada una de sus siete generaciones.

La segunda generación, favorita de Autoblog.

Los Mako Shark y Manta Ray concepts de 1961 y 1969.

La manta raya inspiró al logo y la estirpe de los Stingray.

En los años 50, en GM estaban convencidos de que los autos del futuro serían así.

Los concepts Firebirds era auténticos jets ruedas, impulsados por turbinas de gas.

Hasta las carlingas estaban inspiradas en el mundo de la aeronáutica.

El Cadillac Cimarron de 1985.

Un descapotable con cuatro puertas y parabrisas doble.

Nova: nuestra Chevy SS, con el nombre original que fue descartado para nuestro mercado, por aquello de "no-va".

El Chevrolet Corvair Monza GT Concept, de 1962.

El Astro III Experimental de 1969 era un deportivo de tres ruedas para sólo dos pasajeros. A su lado, el Astro II.

***

VIDEO: GM Heritage Center

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com