Carlos Tévez no deja de ser noticia. Por los goles ante River y Colón. Por la negociación de su pase a China. Y por su casamiento, que se celebrará este jueves 22 de diciembre en San Isidro. Como no podía ser de otra manera, Carlitos también es noticia en el mundo de los autos.

“En Italia todos tenían una Ferrari, pero yo iba un poco más arriba. Yo usaba un Rolls-Royce”, relató en julio pasado, durante una entrevista. Ese Rolls-Royce, un Wraith Coupé 2014, ya circula en la Argentina.

Según pudo saber Autoblog, el delantero lo compró en Italia, cuando jugaba para la Juventus. Y ese “todos tenían una Ferrari” se refería a su plantel de compañeros, aficionados a los autos de Maranello. Sin embargo, a Tévez siempre lo atrajeron los autos británicos de lujo. Es un gusto que adquirió durante sus años en el West Ham y en el Manchester, cuando manejó varios Bentley, Range Rover y Aston Martin.

El Rolls-Royce Wraith fue ingresado al país por medio del trámite de repatriación, que permite a los argentinos que vuelven a vivir en el país ingresar sin homologación cualquier auto que hayan comprado en el exterior (ver cómo se hace el trámite).

Según averiguó Autoblog, el Wraith llegó al país en barco en enero pasado, adentro de un container. Y permaneció hasta la semana pasada en la Terminal de Cargas de Tigre. La Aduana tardó más de lo habitual en liberar el auto, por un motivo ajeno a Tévez: en mayo de este año se canceló la habilitación de ese depósito en el marco de una investigación judicial por presuntos contrabandos.

Después de numerosos trámites, el viernes pasado el Rolls-Royce de Carlitos fue liberado. Y paseó sobre un camión por buena parte de la ciudad de Buenos Aires. Ahora se encuentra en los talleres del servicio oficial de Land Rover, en Martínez, donde se lo está revisando y alistando para ser disfrutado por su propietario.

Según le contaron a Autoblog fuentes cercanas al jugador, la idea es usarlo este jueves en su casamiento. Carlitos y su mujer de siempre, Vanessa Mansilla, tienen turno ante el Registro Civil de San Isidro a las nueve y media de la mañana.

El Wraith es definido por Rolls-Royce con tres palabras: “Power. Style. Drama”. Es el modelo más moderno y deportivo dentro de la actual gama de la marca británica. Está basado en la plataforma del BMW Serie 7, mide 5.2 metros de largo y tiene sólo dos puertas. Bajo el capot lleva el motor más potente de los Rolls modernos: un V12 de BMW, con 6.6 litros de ciindrada, doble turbo y 624 caballos de potencia.

Tiene caja automática ZF de ocho velocidades y tracción trasera. Con un peso de 2.435 kilos, el Wraith se las arregla para acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos. Su velocidad máxima está limitada a 250 km/h.

Como todos los Rolls-Royce, el Wraith está fabricado en gran parte a mano, con terminaciones en madera de nogal y revestimientos en cuero de corderos criados en campos sin alambrados de púa (para no dañar su piel).

A pesar de tener sólo dos puertas, el Wraith cuenta con asientos individuales para transportar a cuatro adultos. Para facilitar el acceso a las plazas traseras, las puertas se abren en el sentido opuesto al convencional. Es decir: las bisagras están colocadas atrás, en vez de adelante.

Es el método tradicionalmente llamado “suicide doors”. El brutal nombre surgió de la cultura popular, por los accidentes que ocasionaban cuando se abrían justo al venir un auto de frente. Rolls-Royce prefiere utilizar un nombre más elegante: “coach doors”, porque son similares a las puertas de los antiguos carruajes.

El Rolls-Royce Wraith tiene un precio 300 mil euros en Italia, sin opcionales ni accesorios personalizados. Con el agregado de detalles artesanales, su valor puede llegar a rozar el medio millón de euros. Para traerlo al país y nacionalizarlo, se estima que Tévez pagó más de 150 mil euros.

Mientras permanezca en la Argentina, el Wraith de Carlitos deberán realizar las tareas de mantenimiento en talleres privados. Rolls-Royce se retiró de la Argentina en 2013. BMW Group Argentina sólo llegó a vender tres autos en nuestro país: dos fueron comprados por el fallecido empresario Ricardo Fort y uno lo adquirió Mario Segovia, detenido por tráfico de efedrina.

El mes pasado, en conferencia de prensa, BMW Group Argentina informó que no tiene planes de volver a vender la marca Rolls-Royce en nuestro país (leer más). El camino legal para tener un Rolls hoy en la Argentina es comprando una unidad usada. La única otra alternativa posible es seguir el trámite burocrático que completó Tévez: la repatriación.

Carlos Cristófalo
Colaboraron: Nicolás Ariel y Matías Albín

***

Carlos Tévez trajo su Rolls-Royce a la Argentina
El Rolls-Royce Wraith de Carlos Tévez llegó adentro de un container en enero, en un barco proveniente de Italia.

Carlos Tévez trajo su Rolls-Royce a la Argentina
Estuvo casi un año demorado en la Terminal de Cargas de Tigre, por una causa legal ajena a Tévez y el auto.

Carlos Tévez trajo su Rolls-Royce a la Argentina
El Rolls de más de 300 mil euros y 624 caballos fue liberado el jueves pasado.

Carlos Tévez trajo su Rolls-Royce a la Argentina
Es el Rolls-Royce más potente del momento. Ášnico ejemplar en la Argentina.

Carlos Tévez trajo su Rolls-Royce a la Argentina
ACTUALIZACIÓN: el RR Wraith está siendo alistado en los talleres del servicio oficial de Land Rover, en Martínez.

***

VIDEO: Rolls-Royce Wraith

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com