Texto y fotos de Carlos Alfredo Pereyra

A finales de 2009, sucedieron tres situaciones que marcarían un antes y un después en mi vida como profesional del diseño y la comunicación. Una fue el obtener el Primer Premio en el Concurso Citroën Creative Technologie, con el Proyecto Amigo. Otro suceso fue a consecuencia del primero: encontré en ese premio el motivo para ponerme en contacto con C.C. y ofrecerle la primicia y la primera nota para Autoblog. Era la excusa que andaba buscando para entablar contacto con ese blog que solía leer antes de ver las noticias online de cada día. La nota se publicó, por supuesto, antes que en otros medios.

El otro momento especial de ese noviembre mágico fue que la Cátedra de Tecnología para Diseño Industrial, donde soy profesor, había recibido un prototipo de un kart llamado Tesis, el cual resultó en el primer vehículo autopropulsado que se hizo bajo nuestra guía y supervisión.

Los tiempos cambiarían definitivamente. De ahí en más me volví un colaborador frecuente de Autoblog, y además cada fin de año, nuestra Cátedra Tecnolouzau dispone gentilmente de este espacio para mostrar sus diversos prototipos.

Este es el momento del año donde se ven coronados todos los esfuerzos, desvelos y pasiones. Los alumnos se preparan desde mucho antes de cursar con nosotros y van perfilando el tema que van a desarrollar: “De la Idea al Prototipo”, tal reza nuestro slogan.

El grupo de estudiantes que llevó adelante el proyecto Astor me vino a consultar un año antes de comenzar el ciclo 2016. Ya traían una planificación y un objetivo concreto: sólo necesitaban que les diéramos una respuesta positiva debido a la envergadura del trabajo. Nos convencieron, tenían una idea fuerte, una convicción contagiosa, varios planes para financiarlo, y solo había una incógnita grande de nuestra parte: no pensábamos que lo iban a hacer en ocho meses (dos cuatrimestres, lo que dura un ciclo universitario). Lo hicieron. Nosotros, sus profesores, fuimos sus cómplices.

Y ahora lo vamos a probar en Autoblog durante una semana.

No será el primer vehículo emisión cero que se critique en Autoblog, pero tendrá un sabor especial: está concebido dentro de una carrera de Diseño Industrial en una universidad pública. Y está resuelto como para que la industria local lo pueda producir en baja serie, adecuado a las posibles reglamentaciones de circulación que hoy se están discutiendo.

El tema avanza en el mundo (y aquí) a mayor velocidad que la que pueden registrar nuestras autoridades legislativas y nuestra infraestructura vial y eléctrica. Por eso, Astor está aquí con sus argumentos; para estimular las acciones sensatas, y no estériles discusiones.

De todo eso hablaremos con la excusa de probar este vehículo. Será una manera de conversar sobre diseño, tecnología e industria, y también sobre nuevos paradigmas en lo que a usos y seguridad se refiere. La conducta humana respecto a la movilidad está cambiando drásticamente.

Hace cuarenta años, cualquier terminal automotriz argentina tenía un departamento de diseño y desarrollo. Allí se estiraba la vida comercial de los vehículos haciendo buenos ejercicios de restyling. También se trabajaba, y mucho, en los atelieres donde se hacían réplicas de clásicos o vehículos artesanales. Además, había una pujante industria carrocera, que era líder en Sudamérica en la producción de buses urbanos y de larga distancia. Ciertas industrias realizaban remolques, casillas para obradores y motorhomes. ¡Argentina es un país fierrero!

Muchos diseñadores bien formados debieron postergar sus sueños de hacer vehículos, o emigrar para desarrollar su pasión en otros países. Muy pocos pudieron insertarse en un cada vez más pequeño sector, donde al diseño vehicular no siempre se lo respeta y protege.

Astor es la expresión de una pasión que se mantiene viva, ofreciendo mucho más que un atractivo automóvil eléctrico. Astor nos dice que hay gente que va a tomar parte como actor activo, sea donde sea. Más vale que sea acá, porque la sociedad contribuyó para formarlos. Hay un rol social en todas las profesiones de los graduados de las universidades públicas. Es hora de que lo aprovechemos.

El equipo Astor ahora está exhibiendo el coche en la FADU. Los responsables del proyecto son:
Agustín Ignacio Passerini, Cristela Caviglia, Damián Ezequiel López, Delfina Colombo, Nicolás Fantl y Elian Romero Tancoff.

En pocos días más, todos ellos recibirán su calificación por este trabajo práctico (espero que aprueben), e inmediatamente iremos a probar el auto. Si desean saber cómo les fue, no dejen de leernos.

Freddycam

***

Se presentó Astor: el auto eléctrico de la UBA
Astor nació como un "trabajo práctico" de la Cátedra Tecnolouzau.

Se presentó Astor: el auto eléctrico de la UBA
Y terminó siendo muy real.

Se presentó Astor: el auto eléctrico de la UBA
Ahora lo vamos a probar en Autoblog.

Se presentó Astor: el auto eléctrico de la UBA
La crítica completa se publicará en los próximos días.

***

VIDEO: Así nació Astor

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com