Este año se celebra el 30 aniversario del exitoso -en términos deportivos y de ventas- de BMW: el M3. Hubo festejos en todo el mundo, incluyendo en la Argentina, donde en Autoclásica 2016 se exhibieron dos ejemplares para celebrar la ocasión (ver foto).

Y, entre tanta fiesta, BMW se permitió una ironía: celebró los 30 años de la M3 Pick-up. Se fabricaron sólo dos ejemplares y el más conocido protagonizó una famosa broma en abril de 2011. Y el otro ejemplar, surgido en 1986, recién se hace público ahora (ver comunicado abajo).

La humorada de esta celebración de BMW es muy oportuna. Son varias las marcas premium que miran con interés el segmento de las camionetas. En días más se conocerá la nueva pick-up Mercedes-Benz, que se fabricará en la Argentina a partir de 2018 (leer más). Otras dos marcas de lujo admitieron que analizan sus propios proyectos de “chatas”: son Audi (leer más) y Lexus (leer más).

Pero no se trata de una simple broma. En julio de este año, Marc Werner, director general de BMW Australia, admitió su interés en este segmento: “Estamos analizando el tema muy de cerca. Una pick-up es ciertamente una interesante proposición”.

***

La primera BMW M3 Pick-up (1986).

BMW celebró 30 años de pick-ups M3
Estaba basada en el Serie 3 Cabrio.

BMW celebró 30 años de pick-ups M3
Se utilizó para el transporte de piezas en BMW Motorsport.

BMW celebró 30 años de pick-ups M3
El segundo M3 Pick-up protagonizó una broma del Día de los Inocentes sajón en 2011.

BMW celebró 30 años de pick-ups M3
Se lo ensayó en Nürburgring, para sorprender a los paparazzi.

BMW celebró 30 años de pick-ups M3
Pero en BMW Australia ahora dicen que puede ser realidad.

***

VIDEO: BMW M3 "Especiales"

***

Comunicado de prensa de BMW 30 años de BMW M3 Pick-ups

Cuando se presentó la primera generación del BMW M3, no fueron únicamente los clientes los que quedaron impresionados por sus excepcionales habilidades dinámicas. También causó sensación en el departamento de BMW Motorsport responsable de su desarrollo, que lo vio como la forma perfecta de transportar equipamiento y piezas en las instalaciones de lo que ahora es la ‘División BMW M’ en Garching, cerca de Múnich. El único problema era que el transporte de mercancías no figuraba demasiado arriba en la lista de los muchos talentos del BMW M3. No se tardó mucho en remediar la situación al transformar el chasis del BMW Serie 3Cabrio en un BMW M3 Pickup.

“El chasis cabrio se escogió como base por dos razones”, recuerda Jakob Polschak, responsable de construcción de prototipos de vehículo y talleres de la División BMW M y empleado de la empresa durante más de 40 años. “En primer lugar, teníamos ese modelo a nuestra disposición y en perfectas condiciones. En segundo, la construcción de cabrio lo convertía en la elección ideal para su conversión a pickup”.

El primer BMW M3 Pickup no utilizaba los atrevidos alerones originales, ya que estaba equipado con un chasis más estrecho que su hermano de producción. Al principio llevaba el motor utilizado en el llamado “M3 italiano”, que era de dos litros debido a la normativa fiscal de ese país y una entrega de 192 CV. “Más tarde cambiamos al cuatro cilindros y 2,3 litros original, con 200 caballos”, explica Polschak. El BMW M3 Pickup realizó su trabajo por las instalaciones de la fábrica con total fiabilidad durante más de 26 años, antes de ser retirado finalmente hace cuatro años. La larga etapa de servicio del BMW M3 Pickup es una prueba de que las versiones únicas presentadas aquí no son meros caprichos o ejercicios de ingeniería.

Por el contrario, son coches de alto rendimiento que se han optimizado para cumplir perfectamente la tarea que tenían como objetivo o su campo de utilización. Por tanto, personifican la filosofía del BMW M. Además, también cumplen otro importante objetivo: “Nuestros aprendices y estudiantes en prácticas ayudaron a la construcción de todos estos prototipos”, explica Polschak. “Eso les permitió ganar una experiencia muy valiosa y, al mismo tiempo, liberar recursos para nosotros, una situación que resultaba beneficiosa para todos”.

Una vez que la primera generación del BMW M3 Pickup descrito anteriormente empezó a mostrar los primeros signos importantes de desgaste después de su primer cuarto de siglo de servicio, era el momento de un sucesor. Como en el original, los responsables de su creación volvieron a optar por un chasis cabrio debido a sus elementos de refuerzo.

“El trabajo de conversión se realizó al principio de forma normal y poco espectacular durante la primavera de 2011. Pero entonces alguien tuvo la idea de mostrar el vehículo como una inocentada de Abril (April fools day), ya que la fecha estaba muy cerca”, recuerda Polschak. Para calentar el ambiente, aparecieron fotos de vueltas de prueba en el circuito Nürburgring Nordschleife antes de ese día, que sirvieron para alimentar las especulaciones sobre planes de crear un modelo de producción. Y funcionó. Las informaciones de ese tiempo muestran que muchos periodistas y blogueros mordieron el anzuelo y creyeron los rumores. El comunicado oficial publicado el 1 de abril de 2011 no puso las cosas en claro de inmediato, presentando primero el BMW M3 Pickup como la “cuarta variante de chasis” después de la berlina, el coupé y el cabrio, antes de decir: “309 kW/420 CV bajo el capó y una capacidad de carga de 450 kilos sobre el eje trasero llevan la mezcla de competición y practicidad típica de los modelos BMW M a un nuevo nivel”.

También destacaba que el Cd solo era un poco más alto que el del BMW M3 Coupé, el coche era 50 kilos más ligero que el cabrio y que el techo de 20 kilos podía quitarse para bajar el centro de gravedad y, por tanto, ofrecer una dinámica aún mejor. El comunicado de prensa no revelaba hasta el último párrafo que el modelo en cuestión era una construcción única para su uso como vehículo de transporte en el taller. Al contrario que su predecesor, sin embargo, estaba también homologado para su uso en carretera.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com