Les cuento una pequeña historia. Hace unos años, al abuelo de mi mujer -un hombre bastante grande ya-, sus hijos le regalaron un scooter eléctrico, para que tuviera una mejor movilidad en el campo. No sé bien cómo sigue el cuento ese, pero un día la encontramos abandonada en un galpón, con indicios de no haber sido usada por bastante tiempo. Haciendo el cuento corto, Don Joseph le vendió la moto a su nieta, por la simbólica suma de un peso argentino. Como el bastón presidencial.

¿Por qué menciono esto? Pues porque, en varias oportunidades, he usado ese scooter eléctrico para ir al Microcentro de Buenos Aires, en hora pico, con el objetivo de volver lo más rápido posible y no perder toda la mañana, simplemente para dejar un papel.

Y a pesar de que este aparatito no supera los 40 km/h (barranca abajo, viento a favor) la conclusión que arrojó a lo largo de varias expediciones a la city porteña es muy simple: en el tránsito urbano, nada -absolutamente nada- le gana a la moto en agilidad, tiempo y economía.

"Salvo el auto en los días de lluvia", reza el comentario Minitah que me acaba de llegar por cucaracha.

Hace un año que vengo buscando formas de limarle unos minutos al tiempo que me lleva desplazarme desde mi casa en Belgrano hasta la oficina, muy cercana a la Torre de Autoblog. Pruebo con el auto por un camino, por otro, bicicleta-tren-bicicleta, subtrenmetrocleta, lo que se les ocurra. La moto siempre me saca ventaja.

Hoy hace su ingreso al garage de Autoblog la KTM Duke 200, una moto que hace rato tenía ganas de probar. Sobre todo porque, varias veces, me di vuelta para mirarla en la calle. Sin dudas, es una de las motos con más facha del mercado. Y durante una semana me va a ayudar a comprobar mi teoría del medio de transporte más efectivo -sacando al helicóptero- para moverse por Buenos Aires.

Lanzada al mercado en abril de 2014 (ver lanzamiento). Tiene ascendencia austríaca. Es fabricada en India, en las mismas instalaciones que su competidora más directa, la Bajaj Rouser. Y se ensambla en la planta que el Grupo Simpa tiene en Campana.

Esta Naked austroindoargenta llega a nuestras manos, como no podía ser de otra manera, en su característico color Traffic Orange.

Y todos ya saben que "orange is the new black". La crítica completa se publicará la semana que viene.

Matías Albín

***

En el garage de Autoblog: KTM Duke 200
La KTM Duke 200 cuesta 91.900 pesos.

En el garage de Autoblog: KTM Duke 200
La crítica completa se publicará la semana que viene.

***

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com