¿QUÉ ES?: Es el regreso a la Argentina de la versión deportiva del Mégane III. El RS se lanzó a la venta en noviembre de 2011 (leer crítica y Focus Group). Pero fue discontinuado en 2014, cuando aumentaron los impuestos internos y surgieron el cepo al dólar y las trabas a la importación. Ahora regresa al país con el rediseño que estrenó el Mégane III turco en agosto de 2015. Además, ofrece más potencia y equipamiento. El Mégane III RS 265 dejó de fabricarse en Europa el 6 de julio de 2016 y algunas de los últimos ejemplares disponibles ya están a la venta en nuestro mercado. Son 150 unidades en stock, que se venderán sólo en algunos concesionarios seleccionados. No se informó en cuáles.

MECÁNICA: Conserva el conocido motor naftero de 1.998 centímetros cúbicos, con turbo, inyección indirecta e intercooler. La potencia aumentó de 250 a 265 cv. Y el torque pasó de 340 a 360 Nm. Caja manual de seis velocidades, tracción delantera.

LO MÁS: El regreso del tracción delantera favorito de los aficionados a los track days.

LO MENOS: Modelo discontinuado en Europa, donde se prepara la llegada del Mégane IV RS (leer más). El embarque recibido en la Argentina marca el regreso y la despedida definitiva del modelo.

EL DETALLE: Incorpora el sistema multimedia R-Link, que incluye el RS Monitor, con despliegue de parámetros del motor y del comportamiento dinámico del vehículo. Butacas de competición Recaro, tapizadas en cuero. Mantiene el equipamiento del Mégane III RS de 250 cv: techo solar (a pesar de que las fotos oficiales no lo muestran), climatizador bizona, seis airbags, frenos Brembo con ABS, control de estabilidad con tres niveles de programación y llantas de 18 pulgadas.

PRECIO: 730.000 pesos. Garantía de tres años o 100 mil kilómetros.

***

Lanzamiento: Renault Mégane III RS 265
Plaqueta que llevarán los 150 Mégane III RS 265 que llegaron a la Argentina.

***

VIDEO: Renault Mégane III RS 265

***

Comunicado de prensa de Renault Argentina Vuelve la Coupe Megane RS

A partir de hoy regresa a toda la red de concesionarios Renault el vehículo más radical de su división deportiva Renault Sport: Mégane R.S. Presenta un nuevo diseño y más tecnología aplicada: R.S. Monitor + R.S. Drive. Serán solo 150 unidades seriadas. Con Chasis Cup y su potente motor naftero 2.0 L Turbo que ahora brinda una potencia de 265 CV y un par de 360 Nm, mantiene el margen de utilización muy amplio para aprovechar tanto en la ciudad, como en ruta y en pista.

Proveniente de Palencia, España, el Renault Mégane R.S. dispone de equipamientos específicos dedicados a la conducción deportiva: nuevo botón R.S. Drive con el objetivo de personalizar el nivel de conducción; Chasis Cup con diferencial de desplazamiento limitado, tren delantero con pivote independiente y amortiguación progresiva; tacómetro con testigo de cambio de velocidad y señal sonora. Todos estos condimentos hacen que el Renault Mégane R.S. mantenga el paradigma de máxima deportividad de la marca.

Esta última edición, representa 150 unidades de producción del Mégane R.S. bajo la plataforma de coupé, por eso es que esta serie limitada estará identificada con una placa seriada del 001 al 150, la cual se encontrará en el parante del lado conductor.

El Renault Mégane R.S. conserva los genes estilísticos de la familia Mégane agregándole un look deportivo inspirado en la F1.

Tiene una fisonomía más actual, producto de un rediseño frontal con nuevas ópticas focales, que suman un filo blanco en sus extremidades. El protagonismo del “rombo” –más estilizado y voluminoso– domina el sector central, sumando, como todos los modelos R.S. a nivel mundial, las siglas R.S. dentro del volumen de la parrilla.

Algunos elementos rescatados del universo del deporte del automóvil destacan la silueta elegante y dinámica de la versión coupé, subrayan su personalidad y mantienen la promesa de prestaciones dinámicas de alto nivel:

  • guardabarros musculosos que contienen un nuevo diseño de llanta de 18’
  • paragolpes delantero, que además de llevar la nueva imagen de marca, integra una gran rejilla de entrada de aire y una lámina aerodinámica de tipo F1
  • la salida central del sistema de escape, el difusor y el alerón trasero acentúan el carácter deportivo del vehículo y mejoran su prestación aerodinámica

El ambiente interior recoge el espíritu deportivo-elegante con una armonía que conjuga el color carbono oscuro con toques deportivos clásicos de Renault Sport.

A bordo del Renault Mégane R.S., el conductor adopta una posición de conducción deportiva, sin perjuicio de la comodidad. Los asientos delanteros Recaro cuentan con sujeciones reforzadas y con todos los reglajes de confort: altura y profundidad.

El volante es de cuero y se ajusta en altura y en profundidad para proporcionar la máxima comodidad al conductor. Su diseño y los reposa-pulgares integrados permiten un agarre perfecto y así mantener las manos colocadas en la zona de sujeción. Al igual que en los vehículos de competición, este volante dispone de una referencia blanca en el «punto 0».

Los pedales y el reposapiés de aluminio completan el ambiente deportivo del puesto de conducción.

Por supuesto, una de las mayores ventajas del Renault Mégane R.S. se encuentra debajo del capó: un motor de 2.0 16v turbocomprimido (F4Rt) de nueva generación. Desarrolla una potencia de 265 CV a 5.000 r.p.m., un par de 360 Nm a 3.000 r.p.m. y suministra más de 132 CV/l.

Esta potencia y el par se deben sobre todo a:

  • la evolución del turbo, que proporciona una relación potencia/disponibilidad óptima
  • un decalador variable, en continuo, en el árbol de levas de admisión
  • una cartografía de inyección revisada

En cuanto a la transmisión, el Renault Mégane R.S. adopta la caja de velocidades manual de 6 relaciones. Esta transmisión permite explotar al máximo la potencia del motor: se alcanza el 0 a 100 km/h en 6" y velocidad máxima de 255 km/h.

El trabajo realizado en el conducto de admisión y en la línea de escape brinda al Renault Mégane R.S. una sonoridad deportiva característica de los vehículos deportivos de la marca.

Para Renault Sport llevar 265 CV debajo de su capó es sinónimo de un sinfín de detalles funcionales.

Un diferencial exclusivo de este Mégane R.S. es el Chasis Cup que consta principalmente de tres características:

  • Amortiguación Progresiva: consiste en un pequeño amortiguador dentro del cilindro del amortiguador deportivo de la coupé cuya principal función es evitar el golpe del fin del recorrido del amortiguador ante un cambio de nivel en el suelo. Su denominación es del tipo “progresiva” sin utilizar espirales progresivos (deportivos de recorrido modificado).
  • Tren pivotante independiente: la suspensión de este Renault Mégane R.S. se denomina pseudo-Mc Pherson. Su principal función es evitar la vibración del volante ante una brusca aceleración o frenaje. Los vehículos de tracción delantera de mucha potencia, tienden a elevar la trompa cuando son acelerados bruscamente y este cambio en la posición de la trompa del vehículo modifica la convergencia de las ruedas. El tren pivotante independiente permite que las ruedas estén siempre en contacto con el suelo en la misma posición, porque la trompa del vehículo estará siempre contenida.
  • Diferencial de desplazamiento limitado: su principal función es la aceleración en curvas sin pérdida de adherencia por patinado. El Renault Mégane R.S. con Chasis Cup nunca ha estado tan cerca de un auto de competición. Totalmente dedicado a la motricidad, este dispositivo ofrece una eficacia absoluta, independientemente de las condiciones de adherencia, del tipo de conducción o del tipo de curva. Todo esto en pro de un comportamiento más seguro. El diferencial de desplazamiento limitado aporta además mayor estabilidad al frenar.

Complementariamente, el Chasis Cup por encima del Chasis Sport tiene barras estabilizadoras más grandes, una mayor rigidez antirrolido delantera de 13% y trasera de 7%.

La suspensión delantera consta de un tren pivotante independiente, pseudo Mc Pherson con brazo inferior rectangular. Sus amortiguadores son hidráulicos telescópicos con espirales deportivos.
La suspensión trasera tiene un tren H, ruedas semi-independientes con barras de torsión deportivas. Sus amortiguadores son hidráulicos telescópicos con efecto estabilizador.

Por su Chasis Cup, a diferencia del Chasis Sport, la suspensión delantera es más rígida un 35% y un 38% para la parte trasera.

Un vehículo deportivo debe contar con un sistema de frenado resistente y eficaz. El del Renault Mégane R.S. es de grandes dimensiones con pinzas de 4 pistones Brembo y discos delanteros ventilados de 340 mm y 28 mm de espesor. La asistencia del sistema de frenado se realiza mediante un servofreno de 11’’ que genera una presión máxima en el circuito.

En la parte trasera, el Renault Mégane R.S. dispone de discos de freno mono pistón flotante Brembo de 290 mm y 11 mm de espesor.

La dirección asistida eléctrica del Renault Mégane R.S. goza de una tipificación específica adaptada al carácter deportivo del vehículo. La información de mayor esfuerzo en el volante se transmite mejor y, una vez en la curva, mantenerse en ella se torna más cómodo. La dirección es más directa que la de la antigua generación y ofrece un diámetro de giro de 11,35 metros con un total de vueltas de 2,66 vueltas.

Renault Sport para todo desarrollo, establece que la potencia y performance tienen que ir acompañados con elementos acordes de seguridad. Por ello el Renault Mégane R.S. cuenta con airbags frontales, laterales y de cortina, frenos ABS con AFU, barras de protecciones laterales, cinturones delanteros con doble pretensor, los traseros con un pretensor y limitador de esfuerzo, control de estabilidad ESP y control de tracción TRC (acciona los frenos electrónicamente cuando las ruedas patinan limitando la potencia) y sistema de anclajes ISOFIX.

Con respecto al eje de la deportividad se destaca el ya conocido R-Link con la telemetría del R.S. Monitor. Esta aplicación transforma el habitáculo en el cockpit de un automóvil de carreras. Como herramienta utiliza la telemetría para la transmisión on line de mediciones de magnitudes físicas.
El R.S. Monitor proporciona instantáneamente información sobre distintos parámetros muy específicos y mediciones de performance (aceleración lateral, entrega de potencia y par motor, presión del turbo, entre otros). Además el sistema brinda posibilidad de descargar los datos generados por el vehículo y almacenarlos en un pen drive USB para analizarlos en una computadora.

Una herramienta inédita de ayuda en la conducción deportiva.

Como todo vehículo R.S., tiene el pulsador R.S. Drive que permite seleccionar entre distintos tipos de conducción: Normal, Sport y Race.

Cuando se enciende el auto, por defecto el vehículo se encuentra en modo Normal. En este modo todos los controles electrónicos de seguridad están conectados (ESP, TRC).

Al optar por el modo Sport el vehículo interpreta que va a tener un uso más deportivo e incrementa su régimen de RPM en ralentí y el motor entrega otro sonido; brinda respuestas más directas al pedal del acelerador; los controles electrónicos de seguridad continúan activos.

Por último, pulsando durante 3 segundos el R.S. Drive, se indica en el R-Link el modo Race junto con la indicación de control electrónico desconectado. Aquí el Mégane R.S. interpreta que va a ser usado en circuito y permite desconectar todos los controles electrónicos.

Dentro del equipamiento, el Renault Mégane R.S. ofrece el sistema multimedia R-LINK desde una pantalla táctil de 7 pulgadas que reúne las funciones multimedia y navegación, la gestión del sistema de Audio BOSE con seis altavoces de alta fidelidad, la telefonía y el Bluetooth, el audio streaming y los puertos de conectividad (USB, toma auxiliar y tarjeta de memoria SD), la visualización de fotos y videos (contenidas en USB o tarjeta SD), el Full iPod Control y el Navegador Tom Tom.

También se destacan elementos tales como: tarjeta llave “Smart Card”, sistema “global closing” (cierre de ventanas y puertas) y activación de luces “follow me home” (encendido remoto de luces bajas por un lapso de 60 segundos).

El climatizador automático bi-zona, techo solar panorámico, limitador y regulador de velocidad, cámara de estacionamiento trasera y sensores traseros, sensor crepuscular y de lluvia, entre otros.

MÉGANE R.S.
Motor
2.0 L 16 v, 265 cv, 6 marchas
Seguridad
Sistema de frenos ABS
Asistencia de frenado en emergencia AFU
Airbags frontales, laterales y de cortina
Cinturones de seguridad delanteros con doble pretensor
Cinturones de seguridad traseros con un pretensor y limitador de esfuerzo
Sistema de anclaje ISOFIX
Control de estabilidad ESP y control de tracción ASR
Apoyacabezas delanteros y traseros regulable en altura
Barras laterales de protección en las puertas
Frenos a disco en las 4 ruedas
Sistema CAR (traba automática de puertas a 6 km/h)
Exterior
Luces diurnas DRL en LED
Grilla frontal con paragolpes R.S.
Faldones laterales deportivos
Spoiler delantero, alerón trasero y difusor trasero deportivo
Espejos laterales color negro
Llantas 18’’ R.S.
Interior
Climatizador automático bi-zona
Control crucero y limitador de velocidad con mandos al volante
Columna de dirección regulable en altura y profundidad
Sensor crepuscular y sensor de lluvia
Levantacristales eléctricos con one touch
Espejos retrovisores con regulación eléctrica
Computadora de a bordo multifunción
Cámara y sensores de estacionamiento traseros
Techo Solar
Panel de instrumentos con detalles en rojo
Butacas RECARO en tela
Pedalera y descanso en aluminio perforado
6 altoparlantes BOSE
Sistema multimedia con pantalla táctil y navegador satelital
Radio con conexión bluetooth, USB y auxiliares
R-Link con sistema de telemetría R.S. monitor

Se ofrecerá en los siguientes colores: Amarillo Sirius Blanco Nacarado Negro Nacarado

La comercialización del Renault Mégane R.S. estará disponible en el siguiente precio:
Renault Mégane R.S. 2.0 $ 730.000.-

Renault Mégane R.S. cuenta con una garantía de tres años o 100.000 km.

Galería: Lanzamiento: Renault Mégane III RS 265

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com