Texto: Denis Alejandro Mio
Fotos: Martín Gómez

El quinto Salón del Automóvil Clásico, organizado por Autoclub Berazategui, es una de las exposiciones de vehículos antiguos más importantes de Buenos Aires.

Se lleva a cabo en la ciudad homónima, siempre en la misma fecha: el comienzo del receso invernal escolar, a mediados de julio y durante tres días consecutivos. En esta oportunidad, fue desde el viernes 15 al domingo 17. El predio donde se realiza se caracteriza por algunos detalles con los que no suelen contar otras exposiciones de vehículos clásicos: principalmente un ambiente cerrado y climatizado, algo esencial para poder disfrutar de cualquier evento fuera de las épocas estivales.

Este Salón del Automóvil Clásico 2016 logró deleitar al público especializado y al curioso, con una centena de vehículos, principalmente compuesta por autos y motos. Otras atracciones suelen ser los puestos de automobilia, de antigüedades e incluso los gastronómicos.

Para los más jóvenes, y para los no tanto, el simulador de TC fue un punto de encuentro en común. Pero el más apreciado por los coleccionistas fue el autojumble: una feria en donde uno va a revolver repuestos y accesorios, para encontrar el que le está faltando para culminar la restauración de un vehículo (o tal vez emprenderla).

Si bien la organización fue llevada a cabo en su totalidad por Autoclub Berazategui, es justo mencionar que además de exponer vehículos de sus socios, cuentan con el apoyo de clubes amigos, museos, y hasta editoriales, como “El Óvalo Azul”, entre otros. Más importante aún: esta asociación civil sin fines de lucro cuenta con el auspicio de la Municipalidad de Berazategui, para poder llevar adelante este evento, en forma completamente desinteresada, ya que la entrada es libre y gratuita.

El objetivo es difundir la preservación del patrimonio histórico, que en este caso está representado por autos, motos y un sinfín de antigüedades.

En esta edición, se homenajeó al Torino por sus 50 años desde el inicio de su fabricación, exhibiendo varios ejemplares del modelo en diferentes años y versiones. Tampoco faltó la oportunidad para agasajar a otros vehículos destacados, principalmente mediante el otorgamiento de la patente municipal de vehículo histórico, algo en lo que han trabajado el club y el municipio a la par durante los últimos años.

Vale destacar la presencia de algunos vehículos en particular, de marcas de renombre como Alfa Romeo, Cadillac, Plymouth, MG o Porsche, o los clásicos nacionales de los ’70, como Fiat y Peugeot, deportivos europeos, americanos y hasta nipones. También podemos mencionar a los “cuadraditos”, tal vez los más representativos de los comienzos del automovilismo. Se destacaron el Peona GP1, un Chevrolet 1917 y un Studebaker 1925.

Tampoco se pasó por alto a la gloriosa Fórmula 1, con un F1 Mecánica Argentina, que tuvo sus años de gloria y fue piloteado por Néstor García Veiga. Y como antecesor, en la categoría de Fuerza Limitada, un Monoposto con mecánica Chrysler 1927 piloteado por Beco Salomone.

Para sorpresa de todos, incluso para la misma organización del evento, la piloto y empresaria alemana Heidi Hetzer, visitó la muestra y se quedó durante los tres días de duración, relatando sus aventuras y luciendo su vehículo. A sus 79 años, este distintivo personaje se encuentra recorriendo el mundo con un Hudson Great Eight 1930.

A modo de resumen, puede decirse que el Salón del Automóvil Clásico es un evento que cobra cada vez más brillo y prestigio en el calendario anual de eventos. Si bien no cuenta con grandes dimensiones, se destaca el cuidado de la exhibición, bajo techo, con alfombras y seguridad.

D.A.M

***

ADEMÁS Los 10 favoritos de Autoblog

1. El Prototipo del ingeniero Guillermo Peona

Salón del Automóvil Clásico 2016: la fiesta de Berazategui

El Peona GP1 de 1914 es prototipo netamente nacional, que no llegó a ver la luz para producirse en serie. Mecánica de avanzada para la época: 4 cilindros en línea, 900 cc y árbol de levas a la cabeza.

***

2. Monoposto de Fuerza Limitada

Salón del Automóvil Clásico 2016: la fiesta de Berazategui

Monoposto artesanal con motor Chrysler 1927, cuatro cilindros en línea. Corrió bajo el mando de los pilotos Salomone y Ruiz, en la categoría nacional Fuerza Limitada.

***

3. Fórmula 1 Argentina

Salón del Automóvil Clásico 2016: la fiesta de Berazategui

En los tiempos de la Fórmula 1 Mecánica Argentina, este ejemplar fue conducido por Néstor García Veiga, campeón de la categoría en 1973. Propulsor Chevrolet 250, 6 cilindros en línea y mucho chimichurri.

***

4. El Citroën del ingeniero Pierre Barbot

Salón del Automóvil Clásico 2016: la fiesta de Berazategui

Una muy bien lograda réplica del Citroën 2CV Barbot. Sólo hay unas pocas en el mundo y esta es la única en América. El original nació en 1953, para batir récords internacionales, rompiendo nueve en total, y con tan sólo 350 cc.

***

5. Camioncito de Coca-Cola

Salón del Automóvil Clásico 2016: la fiesta de Berazategui

Camión Chevrolet de 1934, perteneciente a Reginald Lee S.A. Ya no reparte gaseosas, pero es conservado como pieza de museo dentro de una de las embotelladoras argentinas de Coca-Cola. Aquí el némesis de la pregunta más realizada en Autoblog: “¿Por qué un vehículo tan viejo tiene una patente tan nueva?”

***

6. El gemelo refinado del Chevrolet 400

Salón del Automóvil Clásico 2016: la fiesta de Berazategui

¿Algún parecido con un Chevrolet 400? Sin lugar a dudas. Es un Chevrolet Nova 1962, hermano del 400 nacional que conocemos. La diferencia principal radica en que este ejemplar es un convertible de dos puertas. En la Argentina sólo se produjo en versiones cuatro puertas y motores seis cilindros. En Estados Unidos hubo varias carrocerías y mecánicas.

***

7. 60 años del nacimiento del Torino

Salón del Automóvil Clásico 2016: la fiesta de Berazategui

Si bien todos conocen al Torino, este ejemplar corresponde a la versión GS 200, que fue producida entre 1970 y 1976. Sólo fueron fabricados 231 vehículos. En Berazategui se expuso uno de ellos, en excelente estado.

***

8. Uno de los primeros productos de la fusión de Auto Union

Salón del Automóvil Clásico 2016: la fiesta de Berazategui

Un ejemplar raro de ver por estas latitudes: un DKW F5 Cabriolet 1935. Posee un motor dos cilindros y un tamaño muy reducido. Para la época, resultó curioso que fuera tracción delantera, con el motor ubicado longitudinalmente.

***

9. Jamás restaurado, siempre conservado

Salón del Automóvil Clásico 2016: la fiesta de Berazategui

Hudson Greater Eight 1931, completamente conservado. Es decir: un vehículo sin restaurar. Ocho cilindros en línea, 3.800 cc y lujo por doquier. Será exhibido en el Pebble Beach Concours d’Elegance 2017, en California. En la foto, Heidi observando al hermano menor de Hudo.

***

10. ¿Mugre? ¡No, experiencia!

Salón del Automóvil Clásico 2016: la fiesta de Berazategui

La frutilla del postre que nadie esperaba: Hudson Great Eight 1930, comandado por Heidi Hetzer, piloto de rally y empresaria alemana que recorre el mundo a bordo de este vehículo. Llevan 75.000 kilómetros juntos. Y siguen contando.

***

D.A.M.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com