General Motors presentará la semana que viene al Cruze II, el nuevo modelo fabricado en su planta de Santa Fe, con una inversión de 750 millones de dólares. Si bien la marca todavía se refiere al modelo como Proyecto Fénix, se sabe que será la segunda generación del sedán y el hatchback de Chevrolet para el Segmento C (compacto).

La marca asegura que el próximo 3 de mayo “será el día más importante en la historia de Chevrolet en Sudamérica”. Y, para respaldar esta afirmación, la presentación oficial correrá por cuenta de Mary Barra, CEO global de GM, quien inaugurará las obras de ampliación de la planta de General Alvear (Santa Fe).

Será la primera vez que Barra visite a la Argentina desde que fue nombrada en ese cargo, en junio de 2014. Según la Revista Forbes, es una de las cinco mujeres más poderosas del mundo, sólo superada por Angela Merkel (canciller alemana), Hillary Clinton (precandidata a presidente de Estados Unidos), Melinda Gates (esposa de Bill y accionista de Microsoft) y Janet Yellen (presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos).

El Cruze II se exportará desde la planta de Alvear a varios países de la región. En una primera etapa contará con motores 1.4 turbo nafteros importados de México, pero a partir de 2017 esos impulsores también se producirán en Santa Fe.

Barra visitará la Argentina en medio de una controversia con organismos de defensa del consumidor. GlobalNCAP y LatinNCAP, encargados de evaluar la seguridad de los autos que se venden en América Latina, solicitaron a Barra que cese la comercialización en la región de vehículos sin airbags. “Es una decisión del consumidor”, respondió Barra (ver nota).

Su visita coincidirá también con una etapa de elogios de GM al gobierno de Mauricio Macri, al mismo tiempo que la automotriz criticó con dureza la crisis política de Brasil (ver nota).