La guerra de precios que protagonizaron durante marzo General Motors y Volkswagen (ver bonificaciones), tuvo a los modelos brasileños como protagonistas estelares.

Los descuentos que las dos marcas llevaron a los concesionarios estuvieron –en su gran mayoría- protagonizados por autos importados del país vecino. Esto fue posible gracias al excedente de stock, producto de la crisis y el derrumbe de la venta de 0KM en Brasil.

El periodista Horacio Alonso, del diario Ámbito Financiero, analiza hoy cómo corrieron con ventaja en marzo los autos brasileños frente a los modelos producidos en la Argentina.

Además, vaticina que esta guerra de precios fue momentánea: en abril volverían los aumentos.

***

Nota del diario Ámbito Financiero En la guerra de precios, ganaron los brasileños

La crisis brasileña se siente a pleno en la Argentina. Crecen las importaciones desde ese país por el sobrestock de autos. Por eso, llegan a la Argentina con condiciones comerciales muy ventajosas para las terminales locales. Eso se vio en marzo con grandes bonificaciones de autos brasileños contra los 0 km nacionales. Así, se sitúan en un precio por debajo del de los autos locales.

Chevrolet y Volkswagen realizaron durante marzo descuentos de hasta $ 40 mil básicamente en autos brasileños. En algunos casos, esta rebaja se aplicó a vehículos del segmento B, el de los autos chicos, y la promoción rondó el 17% sobre el precio de lista. De esta manera, esos modelos quedaron por debajo en materia de precios de sus competidores de producción nacional.

El resultado de esta política queda reflejada en los patentamientos del mes. Hasta el viernes, los registros de 0 km brasileños crecieron un 31% mientras que los de producción nacional subieron sólo un 17%.

En el caso de Chevrolet, los modelos elegidos fueron el Onix (creció un 268% en patentamientos), el Prisma (+215%) y la pick-up S10. También promocionó al Classic, aunque éste es de fabricación nacional. Volkswagen, en tanto, aplicó bonificaciones en el Gol Trend (+75%), el Voyage, el Fox y la pick-up chica Saveiro, todos vehículos brasileños.

Estos modelos quedaron en una situación ventajosa por precio respecto de competidores directos producidos en la Argentina (ver cuadro). Por ejemplo, una pick-up Chevrolet S10 cabina simple 4x4 costó durante los días de promoción $ 37.000 menos que una Toyota Hilux similar, fabricada en Zárate. O un Volkswagen Gol Trend durante marzo vale $ 29.000 menos que un Fiat Nuevo Palio 1.4 Attractive (hecho en Córdoba) y $ 16.000 menos que un Peugeot 207 Compact (hecho en El Palomar). Inclusive, quedó empardado en precio con el Renault Clio Mio (también se fabrica en Córdoba), un auto que compite un escalón debajo por nivel equipamiento y posicionamiento (su competidor natural en la gama de la marca alemana es el Up!).

***

Nota del diario Ámbito Financiero Vuelven a aumentar en abril los autos hasta 8%

Por Horacio Alonso

Nafta, luz, carne, peajes. Todo sube. Los autos también. Ayer comenzaron a llegar a las concesionarias las pautas de aumentos que regirán para los 0km a partir de abril con incrementos de hasta el 8%. Las explicación que se brinda extraoficialmente es que estos ajustes tienen por objetivo acompañar la inflación mensual más un adicional que busca compensar el efecto de la devaluación. Tras la salida del cepo, con un dólar que pasó de casi $10 a $14, los valores de los autos pegaron un salto de entre el 15% y el 20% en los dos primeros meses de 2016. Esto provocó cierta tensión con el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y las terminales. En tanto, en marzo tuvieron otro "retoque" de alrededor del 5%. Así, poco a poco, las automotrices cierran la brecha por la escapada del dólar. Aunque, es bueno aclarar que, en los meses previos a la devaluación habían ajustado los precios adelantando la anunciada corrección cambiaria. Esto se debe a que la mitad de los 0km que se venden en el país son importados mientras que la parte restante de producción nacional, cuenta con cerca del 80% de piezas que llegan del exterior.

La marca que dio el primer paso fue General Motors con subas del orden del 6% y picos de hasta un 8%. Por ejemplo, un Chevrolet Sonic que todavía en marzo se vende a $ 323.000 pasará a costar desde este viernes unos $ 341.000, es decir el 6%. En cambio, un Chevrolet Cobalt subió un 8% al saltar de $ 312.600 a $ 337.600.

Otras marcas definirán, entre hoy y mañana, su estrategia comercial esperando, de alguna manera, los movimientos de las competidoras. En una de las empresas consultadas, el aumento previsto estaría más cerca del 4% mientras que otra se aproximaría al 6%. Lo que está claro es que todas incrementarán sus valores. En marzo se vio la fuerte guerra de precios que se desató a través de bonificaciones de hasta $ 40.000 en autos del segmento chico. Esto se debió, principalmente, a que la crisis brasileña está haciendo que haya mucha presión por la fábricas de eses país de colocar el abultado stock de 0km en el mercado argentino. Por eso, lo exportan a valores más bajos que hace meses y eso se traslada en bonificaciones para los consumidores argentinos. Esta competencia generó que creciera la demanda atraída por los precios más tentadores. Así, hasta el viernes, los patentamientos de autos estaban creciendo alrededor del 20% con una supremacía de 0km importados de Brasil. Desde algunas empresas explican que la estrategia de aumentar las listas de precios y después bonificar se hace para que los valores oficiales no queden retrasados, a la espera de una demanda más sostenida, mientras que los objetivos de ventas mensuales los logran mediante descuentos especiales.

***

Nota del diario Ámbito Financiero A rodar

  • ¿Habrán aprendido la lección? Es que marzo es un buen ejemplo de lo que pasa en el mercado automotor. Según los datos que manejan los concesionarios al viernes pasado, los patentamientos crecen un 20% respecto de igual período de 2015. Sorprende la suba. Puede haber varias explicaciones, pero hay una que cae por su propio peso. La guerra de precios y bonificaciones que hubo en el mes, principalmente entre GM y Volkswagen, con descuentos de hasta el 40% en modelos puntuales. Pero con una particularidad: los 0 km con esas fuertes rebajas son de vehículos que se fabrican en Brasil. Esto se debe a que por el sobrestock de unidades que hay en ese país por la crisis económica (y política) se envíen a la Argentina más autos con condiciones comerciales tentadoras para la filial local que, luego, se trasladan a los precios. (Este tema está explicado en la tapa del Panorama Automotor.)

  • Por eso la pregunta inicial de si habrán aprendido una lección tan simple como la de que si bajan los precios aparecen los compradores. Pero parece que no. Si bien la mayoría de las marcas definen entre hoy y mañana la lista de precios para abril, alguna dio el primer paso (una automotriz que pelea el liderazgo del mercado) y adelantó a su red subas de entre el 6% y el 8% para el mes próximo. Desde una de sus competidoras directas dieron a Ámbito Financiero alguna pista de lo que van a hacer: Estamos definiendo la estrategia, pero algo vamos a aumentar.

  • Al parecer, la estrategia a la que se refirió es seguir hora a hora el comportamiento de la demanda. Por eso, no descartó seguir con las bonificaciones para el mes próximo más allá de aumentar las listas. Eso lo decidirá el público, explicó apelando a lo políticamente correcto. Es que hay una tenue primavera por lo que sucedió en febrero y lo que muestra marzo que hace que haya pronósticos más alentadores. Desde otra terminal explicaron que están revisando las proyecciones. A fin de 2015 estimamos para 2016 un mercado de 580.000, pero con lo que está pasando ahora subimos ese número a 610.000. Es pronto para asegurar que vamos a llegar a eso pero teniendo en cuenta cómo está la economía del país en otros sectores, no estamos mal. Y si mejora Brasil, será el paraíso.

Horacio Alonso

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com