La primera mitad de marzo trajo buenas noticias para el mercado automotor argentino. De acuerdo a estadísticas parciales a las que accedió Autoblog, de fuente de concesionarios, durante los primeros 15 días del mes los patentamientos subieron 12,3%, con respecto al mismo período del año pasado.

Frente a la primera quincena de febrero, los números de marzo también son muy positivos: +26,53%.

Si bien estos valores son parciales –para las cifras totales habrá que esperar a los primeros días de abril-, se advierte un cambio de humor en el mercado, tras los fuertes sacudones de los precios de los últimos meses (ver Aumentazo).

En esto influyó en parte la guerra de precios entre Chevrolet (ver ofertas) y Volkswagen (ver ofertas). Los de General Motors aseguraron que en apenas cuatro días de promociones vendieron 4.600 unidades (la mitad de todo lo que patentaron en febrero).

Sin embargo, el resultado de esta promoción aún no se podía apreciar en los patentamientos de la primera quincena de marzo. Volkswagen marchaba en punta con 6.268 vehículos, seguido por Chevrolet con 4.753 unidades y Fiat con 4.290 unidades.

En materia de autos, la punta la llevaba el VW Gol Trend (1.815 unidades), seguido por el Fiat Palio (1.710) y el Chevrolet Classic (1.578). Entre las pick-ups, lideraba cómoda la Toyota Hilux (1.665), seguida por las Volkswagen Amarok (976) y Saveiro (561).

Entre las marcas premium, se destacaba el mejor mes de ventas de Porsche en casi dos años: en una quincena patentó cuatro unidades (dos Macan, una Cayenne y un Boxster).

Pero todavía es pronto para festejar. El mercado automotor argentino está recibiendo de rebote los efectos de la crisis de Brasil.

En su columna de hoy en el diario Ámbito Financiero, el periodista Horacio Alonso explica por qué la mayoría de los autos de la “Guerra de Precios” son brasileños y el déficit que esto está generando en las terminales locales.

***

Nota del diario Ámbito Financiero A rodar

  • Las malas noticias nunca vienen solas. Ese viejo dicho podría reflejar el momento que viven hoy las automotrices locales. A un mercado interno que no reacciona y a la crisis que sacude a Brasil podría sumarse otro contratiempo: el de tener que pagar multas por el desequilibrio comercial. Cuando hace pocos días representantes de Adefa se reunieron con el ministro de Producción, Francisco Cabrera, pidieron modificar (en acuerdo con Anfavea, que pedía el libre comercio) la relación del "flex", el sistema que rige las exportaciones e importaciones entre los socios del Mercosur. En la actualidad, el porcentaje está en el 1,5. Es decir que por cada dólar que se exporta se puede importar u$s 1,5 libre de arancel, tanto de vehículos como de autopartes. Los empresarios pidieron elevarlo a 1,8, algo que no fue aceptado (por el momento) por el funcionario.

  • ¿Por qué ese pedido? Es que como viene el intercambio en materia de autos entre los dos países es probable que las empresas argentinas se excedan del valor tope y tengan una penalidad. En Brasil sobran los 0km por el derrumbe de su mercado y es tentador colocarlos en la Argentina. Difícil resistirse si llegan a precio de oferta. Basta tener en cuenta los descuentos de hasta $ 40.000 que algunas terminales argentinas lanzaron en marzo, precisamente de autos brasileños. Por este motivo, las importaciones desde ese país -según dichos del ministro - crecieron un 200% en lo que va del año. Si la situación no se equilibra a lo largo del año, las importaciones van a superar esa relación de 1,5 con las exportaciones.

  • En ese caso, las terminales que no hayan cumplido con esa pauta serán multadas. ¿En qué consiste esa sanción? Deberán pagar el 70% del arancel de piezas y el 75% para los autos. Ese arancel es del 16%, por lo que la sanción sería del 12% por cada unidad que esté en el desbalance. Hoy, si no superan el 1,5, pueden ingresarlo sin ningún costo. En cambio, si se eleva a 1,8 tendrían más margen para no ser sancionados o el exceso de unidades (y por consiguiente de penalidad) sería menor.

  • La semana que viene se volverán a reunir funcionarios argentinos y brasileños para analizar este tema en el marco de la negociación que mantienen por la renovación del acuerdo automotriz que vence a mediados de año. Un dato: el nuevo embajador argentino, Carlos Magariños (un experto en materia automotriz) ya estará en plenas funciones en Brasilia.

Horacio Alonso

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com