El viernes pasado, durante la inauguración de la ampliación de la planta de Toyota Argentina (ver nota), Mauricio Macri sorprendió con un elogio al secretario general de los mecánicos (Smata): "Lo felicito a Ricardo Pignanelli porque esta empresa siga apostando por la Argentina".

Más allá del detalle de que la apuesta la realiza Toyota y no Smata, fue un gesto del mandatario que sorprendió a una tribuna donde, por primera vez en una década, un acto en una automotriz no estaba siendo acompañado por la banda murgueros del sindicato de mecánicos, con sus bombos y cornetas.

Y es que el Gobierno planea tener una buena relación con el sindicato más fuerte de la industria automotriz y autopartista. Para eso, planea apoyar un proyecto de Ley en el Congreso, para premiar a las automotrices que utilicen la mayor cantidad de piezas nacionales. Es una propuesta original de Pignanelli, para combatir la crisis en el sector autopartista.

Hoy el promedio de la industria produce autos con un 30% de piezas locales. El objetivo es llegar al menos al 50%.

El diario La Nación profundiza hoy más sobre el tema.

***

Nota del diario La Nación Autos: buscan más integración nacional

Por Francisco Jueguen

"Lo felicito a [Ricardo] Pignanelli porque esta empresa siga apostando por la Argentina". Las elogiosas palabras de Mauricio Macri en la inauguración de la ampliación en la fábrica de Toyota, el sábado pasado, para seducir al secretario general del gremio de los mecánicos -el sindicalista más cercano a Cristina Kirchner- pasaron ayer a los hechos.

El Gobierno anunció que apoyará en el Congreso, con algunos cambios mínimos, un proyecto de incentivos a través de bonos fiscales para el sector autopartista elaborado por el diputado, jefe del bloque justicialista y hombre del Smata, Oscar Romero. El plan, según precisaron en el Ministerio de Producción, busca mejorar la integración nacional de los autos, hoy entre el 20% y 30 por ciento.

El proyecto contempla a las terminales, sistemistas y autopartistas, y tiene como incentivo principal un bono electrónico de crédito fiscal para el pago de impuestos nacionales por un monto proporcional al valor de compra de autopartes locales. Por cada punto de incremento en la integración nacional el beneficio aumentará 0.6 puntos. El plan no es inocente: busca equilibrar la cancha con el principal socio comercial, Brasil, que creó años atrás el llamado Innova Auto, plan que otorga beneficios impositivos a las terminales que apuesten por autopartes de ese país.

Para aplicar, las empresas deberán fabricar bienes con un contenido mínimo nacional del 30%, y objetivos de integración superiores al 50%, considerando el valor de componentes nacionales sobre el total de autopartes. No obstante, dijeron en Producción, está contemplado reducir temporalmente este requisito en función del impacto económico, productivo y tecnológico de los proyectos, por ejemplo, en el caso de sistemas de autopartes de alta tecnología.

"En la Argentina se habló mucho del desarrollo de la industria automotriz, pero no hubo ningún avance en la integración nacional. Hay un déficit alto", dijo a LA NACION el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, que recalcó que habrá beneficios especiales para el sector de forja y fundición, actualmente en crisis. "Queremos que el sector sea más competitivo y generare empleo de calidad", completó el ministro de Producción, Francisco Cabrera.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com