El Proyecto Fénix, el auto global que General Motors producirá en Rosario con una inversión de 750 millones de dólares, comenzará a fabricarse en mayo. Así lo anunció el nuevo CEO de GM Argentina, Carlos Zarlenga, en dos entrevistas que publican hoy los diarios porteños.

Zarlenga asumió el cargo con el comienzo del 2016. Llegó para reemplazar a Isela Costantini, quien renunció a su puesto para asumir al frente de Aerolíneas Argentinas (leer más).

En las dos notas, Zarlenga mantiene una curiosa decisión comunicacional. Sigue sin llamar por su nombre definitivo al auto que se producirá en Rosario. La automotriz le dejó la primicia del anuncio al delegado gremial de Smata en la planta, Marcelo Barros: “El Proyecto Fénix es la segunda generación del Chevrolet Cruze”, anunció el sindicalista el pasado 28 de diciembre.

Oficialmente no se sabe cuál será su nombre, pero las fotos espía de los paparazzi de Autoblog confirman que el auto será idéntico al Cruze II que ya se presentó en otros mercados. Se producirá en versiones Sedán y Hatchback. En el pasado Salón de Detroit, Autoblog tuvo la oportunidad de subirse a varias unidades y fotografiarlo en detalle (ver nota).

A continuación se reproducen las dos entrevistas que Zarlenga brindó a los diarios El Cronista y Clarín. En ellas, además del Proyecto Fénix, habla sobre la continuidad de los modelos Agile y Classic, sobre la crisis en Brasil, sobre la intención de superar en patentamientos a Volkswagen Argentina y sobre sus perspectivas para el mercado 2016.

***

Nota del Diario Clarín Chevrolet quiere destronar a VW

Por Luis Ceriotto

El despacho que viene a ocupar Carlos Zarlenga en General Motors de Argentina es el mismo que hasta fines de diciembre ocupó Isela Costantini, la ejecutiva que en pocos años se metió a todos en el bolsillo como presidente del Coloquio de IDEA y como titular (luego reelecta) de la Asociación de Fabricantes de Automotores. Cuando Costantini se aprestaba a cortar cintas para comenzar a producir el nuevo Chevrolet Cruze en Rosario, Mauricio Macri le pidió que se haga cargo de las riendas de Aerolíneas Argentinas y Austral. De modo que Zarlenga desembarcó en el piso 15 de la sede de Vicente López, en medio de una transición hecha a las apuradas.

A los 42 años, Zarlenga peina unas cuantas canas y parece tomárselo con calma: con una profusa carrera en el exterior, basada en el sector financiero, es el primer argentino que encabeza General Motors de Argentina desde que la automotriz estadounidense regresó al país, en 1995. En esas dos décadas pasaron por la presidencia canadienses y brasileños (Costantini nació en San Pablo), pero nunca un ejecutivo local.

“No esperamos que a Brasil le vaya bien en 2016, de hecho nuestras proyecciones son de una caída del 20%. Pero para 2017 se va a recuperar y eso es clave, porque la producción de nuestro nuevo auto se va a exportar en un 80% a ese país”, dijo a Clarín. Zarlenga no dice la palabra Cruze, ya que el tema de la marca para ellos es un asunto delicado. Pero confirmó que la entrada en producción del nuevo auto, que les demandó una inversión de 740 millones de dólares será a mediados de mayo.

El nuevo Cruze argentino llegará a las concesionarias antes de fines de junio, para pelear el mismo segmento donde están el Toyota Corolla, los Peugeot 308 y 408, el Ford Focus, el Citroen C4 Lounge y el Renault Fluence.

-Subió el dólar, bajaron los impuestos e igual aumentaron los autos.
-El juego ahora cambió. Este será un año de mucha competencia, va a mandar la demanda y no la oferta como fue hasta ahora. Ganar en este terreno es fundamental. Queremos ser los líderes del mercado argentino. Ya lo fuimos en diciembre y queremos continuar.

-En los últimos 12 años la líder comercial fue Volkswagen, que llegó a captar 20% del mercado.
-No sé si llegaremos al 20%, pero sí queremos ser los líderes.

-¿Un Corsa Classic a más de 10.000 dólares no es una exageración?
-Pero si estás atento a nuestras promociones, habrás notado que algunos modelos mantuvieron sus precios a los mismos niveles de diciembre, lo cual nos ha representado un esfuerzo importante.

-Pero ese es un esfuerzo comercial puntual, no estructural.
-Se viene una competencia comercial muy agresiva, que va a terminar beneficiando al consumidor.

-¿Y este tipo de cambio les resulta beneficioso?¿O preferirían un dólar más alto?
-El tipo de cambio lo tomamos como un dato, a partir del cual ajustamos y seguimos operando.

La industria automotriz local está hasta fin de enero en tregua por las vacaciones, luego de un segundo semestre donde hubo suspensiones abiertas y también encubiertas, a través de turnos de producción más cortos.

En General Motors hoy el mercado interno es clave, ya que exportan sólo algunas unidades del Corsa Classic. La salida exportadora, con el nuevo modelo, comenzará recién en la segunda mitad del año.

-¿Le llegó el fin de ciclo al Chevrolet Agile?
-Las reformas que hicimos en la planta de Rosario permiten que todos los modelos sean producidos, tanto el Fenix como el Agile y el Classic.

***

Nota del Diario El Cronista "Por los cambios económicos, pasamos de ser una industria de demanda a una de oferta"

Por David Cayón

Hace poco más de un mes, Carlos Zarlenga volvió al país para asumir como Presidente y Director Ejecutivo de Argentina, Uruguay y Paraguay de General Motors, cargo al que suma el de Chief Financial Officer de GM Sudamérica. Argentino, economista, con 42 años de edad y una vasta experiencia en la industria, afirma que el mercado se normalizó con la caída de las restricciones.

-¿Cómo repercutieron las medidas económicas en el sector?
-En diciembre comenzó a normalizarse la operativa de la industria, y eso se dio por la eliminación de las licencias de exportación, la normalización de los pagos al exterior, el reacomodamiento de los impuestos y la eliminación de las retenciones industriales.

-¿Y eso cómo llega a los consumidores?
-Ahora somos una industria de demanda y no de oferta. Las restricciones generaban que la industria fuera más de oferta, pero este cambio va a redundar en muchas más opciones al consumidor y más competencia. Será importante todo el esfuerzo comercial que hagamos para ganar mercado y, como queremos liderar estamos muy entusiasmados con el cambio de portafolio y los 10 lanzamientos que vamos a tener este año.

-Pero enero tendrá números negativos...
-Probablemente. En 2015 tuvimos una aceleración en las transacciones en la segunda mitad del año con la expectativa de ajuste económico, y eso puede ser lo que estamos viendo de enero. Sin embargo, todavía podemos cerrar en 65.000 unidades, cifra que estaría en línea con enero del año pasado.

-Pero ahí había distorsiones...
-Un escenario del tamaño que tuvimos en 2015, que se mantenga estable sería un muy buen resultado. Nuestra expectativa es un mercado en esos niveles y quizá enero no es el mejor proyector porque falta mucho. Comercialmente, el esfuerzo ha sido mucho. Varios de nuestros productos mantienen precios de diciembre.

-¿Reacomodaron los valores?
-Cuando se pasa a una industria regida por la oferta, y desaparece el desdoblamiento del tipo de cambio, los precios pasan a ser extremadamente competitivos, por lo que predecir cómo serán es difícil porque va a estar vinculado a la competencia.

-¿Se modifican por captura de mercado y no por tipo de cambio?
-En este tipo de mercados no se ajusta precio solo en base a la estructura de costos. La demanda es clave. En Brasil, donde hubo una fuerte devaluación en 2015, no se tradujo a precios por la caída de la demanda y la necesidad de vender.

-¿La capacidad ociosa de Brasil perjudica a las fábricas argentinas para nuevos proyectos?
-Cuando se planea demanda y producción se hace a nivel Mercosur. Desde el punto de vista de inversión la distribución responde a que son casi un mismo mercado. Entonces tiene que ver con competitividad, costos, infraestructura, mejora de logísticas. La eficiencia en las fábricas son similares, los problemas están de la puerta de la fábrica para afuera.

-¿Abrir Colombia es una opción frente a la caída de Brasil?
-Un acuerdo con Colombia es bueno para la industria.

-¿En qué etapa está la inversión en la planta de Rosario?
-Está llegando al final. En la primera mitad del año vamos a lanzar lo que creemos va a ser un gran éxito de mercado. Es un producto global y tecnológicamente el más avanzado que hemos hecho en Argentina.

-¿Ya planean otra inversión?
-Todavía es temprano porque estamos a punto de lanzar el nuevo modelo. En los próximos 36 meses vamos a pensar en lo siguiente. Sin dudas, tenemos planes para el futuro de Rosario que van a ser más sólidos a medida que el tiempo avance.

-¿Crecerá la financiación?
-Es una herramienta fundamental de la venta, por lo que no es de extrañar un crecimiento en tasas subsidiadas de la industria, con incentivos de las fábricas que, en vez de ir a precios, vayan a la tasa.

-¿Hace falta otro Plan Procreauto?
-En este ambiente creo que la competencia va a generar oportunidades para dar producto de calidad y precio competitivos a la gente.

-¿Por dónde pasa el futuro de la industria?
-En los próximos 10 años, la industria tendrá más cambios que en los últimos 50, y será en tres grandes tendencias que GM podría liderar. La primera es la conectividad donde Onstar es líder en el mundo y lo vamos a lanzar este año en la Argentina a través de nuestro portafolio. La segunda es el auto autónomo, que la realidad dice que es mucho más cercano de lo que pensamos. Y la tercera son las energías alternativas.

***

Proyecto Fénix: el Chevrolet Cruze argentino, fotografiado otra vez
Para saber más sobre el Chevrolet Cruze II - Proyecto Fénix se recomienda visitar esta sección especial.