Alejandro Furas, director técnico de GlobalNCAP y LatinNCAP, estuvo esta semana en Buenos Aires para reunirse con las autoridades del nuevo Gobierno argentino. Acompañado por la gerente de Comunicación, Carolina Pereira, los ejecutivos del organismo que evalúa la seguridad de los autos que se venden en nuestra región dejaron a su paso por la Argentina una propuesta para que el país adopte las exigencias de las Naciones Unidas, para mejorar la seguridad los autos que se venden en el mercado.

Además, resaltaron la importancia del Estado argentino como mayor comprador de vehículos del país, para que en sus flotas se comiencen a incorporar modelos con más medidas de seguridad.

Al término de estas reuniones, Autoblog entrevistó a Furas, para conocer más detalles de estos encuentros y sobre las próximas pruebas de choque de LatinNCAP.

-¿Cuál fue el motivo de su visita a Buenos Aires?
-En primer lugar, vinimos para hacerle entrega del premio a Toyota por las cinco estrellas obtenidas en el crash test de la nueva pick-up Hilux (ver video). Este es un galardón que LatinNCAP entrega a todas las marcas que obtienen el puntaje máximo en nuestras pruebas de choque y en este caso Toyota decidió que la ceremonia se hiciera en la Argentina, donde se fabrica la Hilux. El otro motivo es que el nuevo Gobierno argentino nos invitó a reunirnos para conocernos.

-¿Con qué funcionarios del Gobierno se reunieron?
-Mantuvimos un encuentro con Carlos Pérez, el nuevo director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (leer más). La idea fue conocernos, establecer un contacto e iniciar un diálogo para comenzar un intercambio de ayuda mutua.

-¿La iniciativa para este encuentro surgió del Gobierno? Es decir, ¿ya saben qué es LatinNCAP y qué función cumple?
-Exactamente, eso fue lo bueno de este encuentro. En otros países ocurre que presentamos un pedido de reunión y pasa mucho tiempo, en algunos casos sin conocimiento del trabajo que realiza LatinNCAP. En el caso del nuevo Gobierno argentino, vinieron a buscarnos. Me pareció muy bueno.

-¿Qué conclusiones sacó de ese encuentro?
-Fue una simple presentación. No hay mayores conclusiones porque la nueva gestión de la ANSV recién está comenzando a trabajar.

-Usted conoce muy bien las normativas de seguridad que rigen en la Argentina, las que están por venir (ver cronograma) y la oferta en seguridad de las marcas locales. Teniendo en cuenta esto, ¿cuáles serían los próximos pasos que debería dar el país para mejorar la seguridad vial?
-Argentina y Brasil son los dos países de la región que lideran en términos de medidas y políticas para mejorar la seguridad vial. Pero aún así estamos 20 años atrasados con respecto a las normativas europeas. El próximo paso sería aumentar las exigencias de seguridad de los autos que se venden en la Argentina, con la obligatoriedad de realizar pruebas de impacto frontal y lateral, la obligatoriedad del control de estabilidad y comenzar con la exigencia de sistemas autónomos de frenado de emergencia, entre otras medidas. No estamos pidiendo nada especial: es lo que viene exigiendo las Naciones Unidas a todos los países, y que Latinoamérica aún no adoptó, con la única excepción de Ecuador.

-Eso por parte del Gobierno. ¿Y qué hay del consumidor? ¿Qué actitud deben adoptar los compradores de autos en la Argentina para impulsar mejoras en la seguridad de los autos que se venden en el país?
-El consumidor tiene que tener un rol más participativo. A la hora de comprar un auto, el usuario tiene que comenzar a acostumbrarse a buscar modelos con la mayor cantidad de estrellas posibles en seguridad. Esa responsabilidad aumenta en la medida en que se incrementa la capacidad de compra. No es lo mismo quien compra un auto cada dos o tres años que quien compra cien o más al año. Hablo de las empresas de flotas, que son súper-consumidores y con un gran poder de influir sobre las tendencias del mercado. Pasó en Brasil y pasó en Chile, donde surgieron gerentes de flotas que ya no compran autos sin no traen control de estabilidad (ESP) o no tienen al menos cuatro o cinco estrellas de LatinNCAP. Sería muy bueno que eso comience a ocurrir también en la Argentina.

-¿Quiénes son los principales súper-consumidores de la Argentina?
-Son las empresas de flotas, pero también el propio Gobierno. Si no me equivoco en mis estimaciones, el principal comprador de flotas de vehículos en la Argentina es el propio Estado. El Gobierno argentino debería dar el ejemplo y movilizarse y comprar en autos más seguros. Si lo hacen, las automotrices serán las primeras en adoptar más equipamiento de seguridad para no perder a ese cliente tan importante. Como verán, se trata de una simple decisión política, que ni siquiera tiene que atravesar todo el proceso burocrático de un cambio reglamentario o legislativo. Los gerentes de flotas de los Gobiernos y empresas pueden ser parte de un cambio decisivo para la seguridad de todos los usuarios.

-¿Pudo ver la ceremonia de asunción de Mauricio Macri, donde viajó en el asiento trasero de una VW Touareg Hybrid junto a su esposa y dos niñas, sin cinturones ni sillas de seguridad (ver fotos)?
-Es parte del ejemplo que deben dar los gobernantes. Hubiera sido un mensaje muy fuerte y educativo mostrar justo en ese día que sus hijas utilizan sillas de seguridad y que en el asiento trasero de una Touareg no pueden viajar cuatro personas. Los gobernantes tienen que ser conscientes de que pueden influir mucho en las conductas de la gente.

-A fines de 2015, LatinNCAP elaboró un ranking con el promedio de estrellas obtenido por los modelos de todas las marcas testeadas hasta ahora por LatinNCAP. El resultado fue que General Motors obtuvo el promedio más bajo entre las marcas globales de América Latina. LatinNCAP difundió una carta abierta a Mary Barra, CEO de GM, que fue publicada en los principales diarios de Estados Unidos y donde le pidieron que mejorara la seguridad de los autos que Chevrolet vende en América Latina. ¿Qué respuesta obtuvieron?
-Por ahora, ninguna. Hay que tener en cuenta que Volkswagen y Chevrolet son las dos marcas que más modelos testeamos en LatinNCAP y los resultados de General Motors están entre los más bajos de la región. Cuando GM tuvo el problema del recall por las fallas en el sistema de arranque de los autos, Mary Barra les envió un mensaje a los empleados y proveedores: “Si ven algo inseguro, hablen”. La frase concreta fue “speak up for safety”. Y eso es lo que estamos haciendo nosotros como consumidores: estamos levantando la voz para pedir que General Motors deje de vender autos de cero estrellas en América Latina.

-¿General Motors es la única marca que debe mejorar o hay otras más?
-No, hay otras más. Renault está en una situación parecida a la de GM. Al mismo tiempo, el año pasado hemos visto un cambio rotundo en las políticas de seguridad de marcas como Nissan y Fiat, con mejoras para bien. A partir de las bajas notas obtenidas en los crash tests, Nissan y Fiat implementaron mejoras en sus autos y patrocinaron nuevas pruebas de choque para mejorar esas calificaciones. También hay que decir que Nissan todavía nos deja el sabor amargo de seguir manteniendo a la venta en México el Tsuru, que es uno de los peores vehículos probados hasta ahora por LatinNCAP. Debe dejar de comercializarse de manera inmediata. Otro caso preocupante es el de Chery. El desempeño estructural de la nuevo QQ fue muy preocupante (ver video). La respuesta de la marca ante las cero estrellas fue: “Con airbags anda mejor”. Pero al mismo tiempo decidieron no patrocinar la prueba de una unidad con airbags. De todos modos, viendo el comportamiento de la estructura del auto no creo que se pueda mejorar el puntaje con la sola incorporación de airbags. Desde LatinNCAP no se va a probar el QQ con airbags mientras en la región se sigan vendiendo versiones sin bolsas de aire.

-¿Cómo va a ser el calendario 2016 de pruebas de choque de LatinNCAP?
-Por ahora vamos a tener cuatro fases de entrega de resultados. Es posible que se sume alguna más. Todo dependerá de los cronogramas de lanzamientos de nuevos modelos, que va a ser un poco más lento por la caída de las ventas en Brasil.

-¿Cuáles son los principales cambios que se verán con el nuevo protocolo de LatinNCAP, que comenzó a regir en 2016?
-A partir de este año se harán pruebas de choque con impacto frontal y lateral en todos los autos. Estos dos crash test otorgarán la misma cantidad de puntaje para la calificación final. Además, para obtener la calificación de al menos cuatro estrellas será obligatorio equipar control de estabilidad (ESP) de serie y aviso de olvido de cinturón de seguridad en las dos plazas delanteras. Y para obtener la calificación máxima de cinco estrellas, además de todo lo anterior, habrá que aprobar con buen puntaje un impacto lateral contra un poste. Otra novedad es que el impacto lateral ahora será más exigente, porque incluirá la presencia de dummies de niños, lo cual pondrá mayor presión sobre el desempeño dinámico de las sillas infantiles y sus tipos de anclajes.

Entrevista de C.C.

***

LatinNCAP se reunió con el nuevo Gobierno argentino
Además de reunirse con las autoridades del Gobierno, LatinNCAP pasó por Toyota Argentina para entregar el premio a las cinco estrellas que obtuvo la nueva Hilux (ver crash test).

***

VIDEO: GlobalNCAP - Democratizar la seguridad de los vehículos

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com