En un error administrativo que evidencia las pujas de intereses que tuvo la medida, el Gobierno olvidó publicar hoy el nuevo decreto de impuestos internos para autos y motos. El ministro de Producción, Francisco Cabrera, había anunciado ayer una rebaja significativa en el impuestazo. En un cable que hizo publicar en la agencia oficial Télam, el propio Cabrera aseguró que la nueva medida saldría hoy en el Boletín Oficial. Pero no apareció (ver edición de hoy).

El olvido no es grave, porque todavía es posible publicarlo en la edición de mañana jueves, día en el que vence el viejo decreto de impuestos internos. Pero una nueva demora impediría a los concesionarios facturar ventas el sábado 2, primer día de actividad del 2016 para el mercado automotor argentino.

La ausencia del decreto en el Boletín Oficial de hoy es una muestra de la interna que hubo en el Gobierno de Mauricio Macri con respecto a este gravamen. El 3 de diciembre, el ministro Cabrera había dejado trascender a los medios su plan: devolver las alícuotas de los impuestos internos a los valores previos a enero de 2014.

Sin embargo, el 18 de diciembre, el ministro de Finanzas y Hacienda, Alfonso Prat-Gay, aseguró en declaraciones a Télam que los impuestos internos se eliminarían por completo.

En cambio, el 22 de diciembre terció en la disputa el secretario de Industria, Martín Etchegoyen, quien anunció que se mantendría el tributo, aunque con un menor impacto.

Finalmente, el anuncio realizado ayer, con una baja significativa para los impuestos internos, pero manteniéndolos vigentes, se logró después de una intensa reunión en el Palacio de Hacienda, donde participaron Prat-Gay, Cabrera y Etchegoyen.

Los tres funcionarios no estuvieron solos: en el debate también participaron el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, el de Energía y Minería, Juan José Aranguren; el titular de la AFIP, Alberto Abad, el viceministro de Hacienda y Finanzas, Pedro Lacoste; el secretario de Hacienda, Gustavo Marconato, y el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, Luciano Laspina.

La comunicación de la noticia corrió por cuenta de la Agencia Télam (ver cable) y de la cuenta personal de Twitter de Cabrera (ver tweets).

Llamó la atención que, al mismo tiempo que Cabrera twiteaba la noticia, desde las terminales automotrices agrupadas en Adefa se emitiera un comunicado celebrando la novedad que apenas se conocía. Según pudo saber Autoblog, los fabricantes de autos tuvieron una activa participación en la decisión de no eliminar el impuestazo.

Algunos jefes de la industria consideran que el dólar libre “todavía está barato” y la eliminación del impuestazo podría significar una importante ventaja para los autos importados. Los importadores agrupados en Cidoa, según confirmó Autoblog, no tomaron parte de esta negociación.

Según lo anunciado por Cabrera, los nuevos impuestos internos quedarían configurados de la siguiente manera.

* Primera escala autos: Los autos de más de 350 mil pesos (precio de venta mayorista de automotriz a concesionario, no es precio al público) tributarán una tasa de 10%. Hasta ahora, los de más de 225 mil pesos (“crudo”) tributaban 10% en el caso de los autos nacionales y 30% en el caso de los importados.

* Segunda escala autos: Los autos de más de 800 mil pesos (“crudo”) tributarán una tasa de 20%. Hasta ahora, los de más de 278 mil pesos pagaban 30% en el caso de los nacionales y 50% si eran importados.

* Ášnica escala motos: Las motos de más de 65.000 pesos (precio de venta a concesionarios) tributarán 10% de impuestos internos. Hasta ahora, las motos de más de 39.700 pesos pagaban 10% si eran nacionales y 30% si eran importadas. Las de más de 71 mil pesos, 30% si eran nacionales y 50% si eran importadas.

Pero, claro, esto es lo que Cabrera dijo en Twitter y en Télam. Para conocer el texto definitivo de la normativa habrá que esperar a su publicación en el Boletín Oficial.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com