Lexus trabaja en el desarrollo de una pick-up de lujo para el segmento mediano. La división de vehículos premium de Toyota basará el proyecto en la nueva generación de la Hilux y ya puso a un rival en la mira: el Proyecto Andrew, la pick-up V6 que Mercedes-Benz fabricará en Córdoba a partir de 2018 (leer más).

El interés de Lexus en el segmento de las pick-ups fue confirmado por Makoto Tanaka, responsable de nuevos proyectos de la marca japonesa. “Es uno de los productos que estamos estudiando para un futuro no muy lejano”, afirmó en declaraciones a la revista australiana Motoring, autora de la proyección que ilustra esta nota.

“No es una prioridad inmediata, pero el interés existe”, admitió el ejecutivo.

El proyecto de Lexus estará basado en la Hilux y no en la Tacoma, una pick-up un poco más grande de Toyota, sobre la que se habían hecho algunos ensayos. La idea de Lexus es que sea un producto global como la Hilux y que pueda producirse en las mismas plantas donde actualmente se fabrica la pick-up mediana (Tailandia y Argentina, por el momento).

El fenómeno de las pick-ups de lujo no es sólo argentino, donde se potenció a partir de la irrupción de los impuestos internos. Toyota y Lexus saben que en países como Australia, Rusia y el Medio Oriente, las pick-ups son utilizadas como vehículos multifacéticos, donde el equipamiento de confort y la potencia siempre son bienvenidos.

Mercedes-Benz y Lexus no son las únicas marcas interesadas en este segmento de chatas premium. Audi también manifestó su interés en desarrollar una camioneta basada en la Amarok (ver nota) y la propia Volkswagen ya tiene el prototipo de una Amarok V6 en la planta argentina de Pacheco (ver nota).

En la Argentina, la presencia de Lexus es apenas simbólica. En los últimos años apenas se patentaron 20 unidades, todas pertenecientes a la flota de vehículos corporativos de Toyota Argentina y su red de concesionarios (ver nota).