La filial brasileña de Volkswagen fue multada por el Instituto Brasileño del Medio Ambiente (Ibama) por 50 millones de reales (13 millones de dólares), a raíz del fraude en las pruebas de emisiones contaminantes de sus motores diesel, en un nuevo episodio del escándalo mundial que afecta el grupo alemán.

En Brasil hay un solo modelo implicado en este caso, que consistió en la instalación de un software para falsear los resultados de las pruebas de emisiones. Ese modelo es de la pick-up Amarok producida en la Argentina.

Según el Ibama, ahora Volkswagen deberá presentar un plan para corregir los vehículos adulterados, para que cumplan con los parámetros de emisiones exigidos por las normas brasileñas.

El órgano ambiental afirmó que la multa es la máxima prevista por la legislación. En total, Volkswagen vendió en Brasil más de 17 mil Amarok diesel argentinas, que contienen el software que altera los resultados de emisiones de óxido de nitrógeno.

En la Argentina, los vehículos de Volkswagen que tienen este software son los modelos Amarok, Tiguan, Vento y Passat. La filial local ya contactó a los propietarios por medio de un recall (ver unidades afectadas), aunque todavía no se determinó si se realizará algún tipo de modificación a sus motores.

En nuestro país, la marca no corre el riesgo de sufrir multas como en otros mercados, debido a que la normativa ambiental es más permisiva y no existe un organismo como el Ibama brasileño, que difunda entre los usuarios los valores de emisiones de los autos comercializados.

Volkswagen informó que los vehículos con el software fraudulento no representan un riesgo para el funcionamiento ni la seguridad. Sin embargo, el impacto del escándalo comenzó a afectar a los planes de inversión de la compañía en todo el mundo, que fueron congelados de manera momentánea, incluyendo a la planta argentina de Pacheco.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com