En la segunda jornada de #PeriodistasEnLínea, un grupo de periodistas especializados completaron la producción de unos de los primeros Citroën C4 Lounge S fabricados en la planta de El Palomar. Autoblog tuvo una tarea “diplomada” en el montaje del motor THP 1.6 de 163 caballos.

Después de la primera jornada de capacitación (ver Diario de un obrero I), llegó el momento de poner manos a la obra.

* 07:15 hs: Hoy hubo que ingresar más temprano que ayer, aunque no tanto. Me citaron a las 8, pero me tomó apenas 20 minutos unir San Isidro con El Palomar. Estoy evaluando seriamente salir a probar autos de madrugada, las autopistas están desiertas y la luz es muy buena. Sin embargo, lo que para mí fue un madrugón, es parte de la rutina de los operarios de Peugeot-Citroën Argentina en El Palomar. El único turno que trabaja en la actualidad funciona de 6 a 13. Los trabajadores almuerzan en el comedor de la planta antes de irse a sus casas y tienen el resto del día libre. Nada mal, si a eso le sumamos los sueldos mencionados ayer.

* 08:00 hs: Ahora sí, suena el silbato para una nueva jornada de #PeriodistasEnLínea. Anoche dormí poco, por quedarme escribiendo hasta tarde, así que no estoy con todas las luces. Por suerte, nos reciben con un desayuno de obrero cinco estrellas: medialunas calientes, rellenas de jamón y queso, café con leche, ensalada de frutas y jugos variados.

* 08:40 hs: Otra vez me olvidé de ponerme la ropa de trabajo antes de comer. El botón de arriba del pantalón sigue sin cerrar. La cuerda del cinturón ya la uso con doble nudo, para evitar accidentes. Pero me propuse cuidar muy bien la indumentaria. Me acaban de decir que me la puedo llevar a mi casa. De regalo. Siempre quise tener uniforme de operario metalúrgico. Me puede servir para cambiar lamparitas y cortar el pasto en casa. Eso sí: con zapatos de puntera de acero.

* 09:20 hs: Soledad Bereciartúa, responsable de Prensa de Citroën Argentina, informa que cada periodista estará destinado a un área de todo el proceso de producción del C4 Lounge S. Dijo que hizo la selección en base a los resultados del Radar de Habilidades de ayer y al conocimiento personal que ella tiene de los gustos de cada uno. Esa chica me conoce: me mandó directo a la línea de montaje de motores y transmisiones. Junto conmigo, se formó un equipo con otros dos nerds de la mecánica: el ingeniero Alberto Garibaldi (AutotécnicaTV) y Ricardo Dócimo (Efe 1/Planeta Camión).

* 09:40 hs: Claudio, responsable del área de montaje de motores, nos lleva a un pequeño paraíso. Es una nave del tamaño de un estadio de fútbol, con una serpenteante cinta transportadora aérea. De esa cinta cuelgan como trofeos los motores recién llegados a El Palomar. En esta planta no se producen los impulsores. Llegan procedentes de Francia (1.6 HDi y 1.6 THP), de Brasil (1.6 16v) y de la planta bonaerense que PSA tiene en Jeppener (2.0 16v). En Palomar se produce el casamiento con las cajas de cambios y se instalan todos los sistemas periféricos: refrigeración, dirección, aire acondicionado y palieres.

* 10:30 hs: Claudio nos muestra todo su sector, con detalle y orgullo. Ahí trabaja un equipo de 30 operarios y, casualmente, hoy faltaron tres. Son los puestos que vamos a cubrir Garibaldi, Dócimo y yo. Pero todavía no arrancamos, porque hay un descanso general. Aprovechamos para conocer a nuestros compañeros, incluyendo a un chico hipoacúsico. Es sordo y mudo, por completo. Se lo reconoce fácil porque es el único que no usa protectores auditivos. Y porque su nivel de concentración y pasión le valieron varios reconocimientos por la calidad de su trabajo. “Cuando cambie el auto quiero uno con un motor montado por él”, dice el supervisor.

* 10:50 hs: También hay tiempo para hablar sobre el mercado y nuevos proyectos. Claudio y su equipo sólo trabajan en motores y transmisiones, pero desde su puesto en Montaje pueden medir muy bien la temperatura del mercado. “Este año fue muy malo y el anterior también, se perdieron muchos puestos de trabajo por retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas. Hoy somos los justos y necesarios. Pero en las últimas semanas se notó una reactivación en los pedidos de motores”, contó Claudio. “Lo que más nos llama la atención es cómo están saliendo los nuevos motores turbodiesel de 115 caballos con caja manual de seis velocidades”, agregó. Son los que en este segundo semestre comenzaron a equipar a los nuevos Peugeot 308, 408 y Citroën C4 Lounge. Claudio dice: “Parece que tuvieron muy buenas críticas de la prensa”. Le respondo: “No me digas que leíste la crítica de Autoblog…” Y me retruca, hiriente: “¿Autoqué?”.

* 11:30 hs: Por fin, llega el momento de trabajar. Mi tarea es instalar sistemas periféricos: caño de dirección, sistema de refrigeración, aislantes térmicos para el turbo y el colector de escape. Para cada tarea hay una herramienta extrañísima y específica. Parece la caja de instrumental de un astronauta. Y, con la herramienta adecuada, cada tornillo, cada abrazadera y cada junta calzan a la perfección, incluso en el hueco más recóndito del motor, apenas visible. Todo este trabajo se hace con el motor colgando desde el techo, con una cadena. Pero no está quieto. Se desplaza de manera lenta, aunque sostenida. Por eso, cada tarea hay que hacerla caminando, acompañando al motor. Y hay que terminarla en menos de dos minutos. Si no, te chocás con el operario que está al lado tuyo, esperando su turno de meter mano. Muy Tiempos Modernos.

* 12:00 hs: Cuando Citroën organizó #PeriodistasEnLínea en 2007 (ver nota de archivo), recuerdo que las líneas de montaje estaban rodeadas por larguísimas estanterías con cajones, cestos, cajitas y todo tipo de recipientes para guardar piezas. Un enjambre de sampis iban y venían por la planta, rellenando los canastos para que nunca faltaran partes. Ahora me llamó la atención descubrir que ya casi no había sampis. Y que habían desaparecido las estanterías. Todo eso es responsabilidad del sistema Full Kitting, implementado hace cuatro meses. Las estanterías ya no acumulan piezas al lado del operario. Ahora, junto con el motor, se desplaza un gran carrito amarillo, con las partes que necesita solamente ese impulsor. No hay piezas sobrantes. No hay distracciones. Toda la línea de montaje es más luminosa. Y con la simpática presencia de un robotito. El encargado de llevar, traer y colocar en su lugar a los carritos es Arturito: un pequeño remolcador autónomo, que se guía por la planta mediante unas marcas magnéticas en el piso (ver video abajo).

* 12:30 hs: Terminó nuestro trabajo. Nos despedimos del equipo de Motores. Varios se quieren sacar una selfie con el Ingeniero Garibaldi. Para un metalúrgico, el Inge es toda una rock-star. Nos llevan de paseo a las secciones donde estuvieron trabajando otros colegas: Soldadura (Harpe y Barceló), Maletas (Denari y Smok) y así.

* 13:00 hs: Ceremonia de cierre. Sale de la línea de montaje el C4 Lounge S que quedará identificado como el modelo producido por los periodistas especializados en autos de la Argentina. En realidad, metimos mano en varios. Esperemos que los sepan identificar bien, por las dudas. Luego de eso, entrega de diplomas y almuerzo. Llegó, por fin, el momento de aflojar el cordón por completo.

C.C.

***

VIDEO: Así fabricamos un Citroën C4 Lounge S

***

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
Montaje de Motores y Transmisiones, el área de trabajo destinada para Autoblog.

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
Los canastos amarillos del Full Kitting, impulsados por el robot Arturito (ver video abajo).

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
El supervisor Claudio explica el trabajo a los compañeros de equipo de Autoblog: Garibaldi y Dócimo.

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
El enviado de Autoblog, aprendiendo a leer códigos de barra.

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
No hubo animales lastimados en la producción de esta imagen. Para eso le pusimos guantes.

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
Una selfie con la nueva diva de PSA: el 1.6 THP con caja automática de seis velocidades.

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
El ingeniero Garibaldi, autocrítico.

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
Corte de cinta para el C4 Lounge S fabricado por periodistas.

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
Tiene el motor 1.6 THP y caja manual de seis velocidades.

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
Está por debajo del impuestazo y tiene accesorios exclusivos (ver equipamiento y precio).

Diario de un obrero II: fabricamos un Citroën C4 Lounge S
Operario diplomado.

***

VIDEO: Arturito, el robot Full Kitting de El Palomar

***

ADEMÁS En el Twitter de @Autoblogcomar

 

 

 

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com