El actual decreto de impuestos internos para autos y motos vencerá el 31 de diciembre (ver normativa vigente). Y, como ya ocurrió en otras ocasiones, a medida que se acerca la fecha de vencimiento comienzan a multiplicarse las distorsiones generadas por este impuestazo.

Una maniobra muy común de las marcas es amontonar, con el mismo precio de lista, a diferentes versiones de un mismo modelo (sin importar las diferencias de equipamiento o mecánica). De esta manera, evitan publicar precios afectados por este tributo.

Es lo que ocurre por estos días con dos modelos de Renault Argentina. Los Fluence Privilege (2.0 143 cv) y Fluence GT2 (2.0 turbo 190 cv) tienen el mismo precio de lista: 316.400 pesos.

El Privilege con caja manual tenía un precio de 269.800 pesos cuando se lanzó a la venta el 8 de enero. Y había aumentado a 308.346 pesos cuando se lanzó a la venta el Fluence GT2, el 25 de agosto.

El GT2, en cambio, no varió su precio de lista desde que se presentó: siempre se publicó a 316.400 pesos. Esto es porque ese es el límite estimado por Renault Argentina para que comience a incidir el impuesto interno.

Otra medida que tomó la marca del Rombo fue dejar de publicar el Fluence Privilege CVT (caja automática).

En los concesionarios, como ya es una triste costumbre, la realidad es otra. La marca dejó en libertad de acción a sus dealers, que piden hasta 400 mil pesos por un Fluence GT2.

Al momento de lanzar el GT2, el presidente de Renault Argentina, Thierry Koskas, le había asegurado a Autoblog: “Apunto a que se pueda cumplir con los precios recomendados”. Al parecer, no se pudo sostener en el tiempo.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com