Texto, fotos y video Carlos Alfredo Pereyra

Trabajar de lo que a uno le gusta es un privilegio. Pero cuando ese privilegio se multiplica por tres, ya uno está abusando de su suerte.

Hace veinticinco años me recibí de Diseñador Industrial en la UBA, y en ese mismo momento también arrancó mi carrera docente en esa casa de estudios. Además, mi primer gran trabajo como profesional fue el diseño conceptual de un film de ciencia ficción rodado en Argentina: Highlander II.

Todo sucedió en 1990, y desde entonces, mi carrera se ha desarrollado en derredor de esos tres ejes: el diseño, la docencia, y la producción audiovisual. Faltaría agregar que me apasionan todo tipo de máquinas y vehículos, así que no faltó nada.

A lo que gentilmente me ha invitado el editor de Autoblog es a contarles sobre una reciente experiencia que reunió a todos mis saberes, desarrollados en esta oportunidad junto a las personas que integran los diversos equipos donde trabajo (mis ex alumnos, mis actuales colegas). No podía salir de otra manera que bien, ya que me hallaba en muy buena compañía y haciendo lo que nos gusta.

Este trabajo tuvo todos los ingredientes: un cliente de años que me encarga un proyecto para una cuenta importantísima. Un evento de tres días donde se produce un lanzamiento industrial automotriz argentino, con una prueba dinámica de unidades, que además son bienes de capital para movilizar mercancías.

En el autódromo Gálvez debimos montar un circuito urbano en miniatura, para que rueden las nuevas estrellas de la marca de la Estrella: la familia de furgones y vans Vito de Mercedes-Benz Argentina. Fue una oportunidad para retomar contacto con quienes hice muchos kilómetros desde aquellos lejanos días de 1999, cuando fundé el programa de TV Planeta Camión.

Había que diseñar y construir, como para la industria cinematográfica, una escenografía y tres pequeñas Vito a control remoto, para que los invitados -poseedores de Sprinter y periodistas del rubro automotor- se entretuvieran mientras esperaban para conducir por el circuito 7 del Gálvez a las nuevas vans argentinas.

Sólo veinticinco días tuvimos, y para eso reuní al mejor equipo posible. Estar en funciones académicas lo proveen a uno de una extensa red de talento y disponibilidad con especialistas multitarea para resolver este tipo de trabajos.

MODELADO

Mi primer llamada fue a Sebastián Salas, un diseñador que los lectores de Autoblog conocen bien, ya que es mi frecuente acompañante en temas de buses o transporte pesado. Se dedica al diseño de componentes de buses de corta y larga distancia, así como a camiones y carrocerías; además su hobby es el automodelismo de radiocontrol. Pronto veremos otra criatura que está construyendo

Así cuenta Sebastián su propia experiencia en este proyecto: “El proceso de construcción de una réplica es una tarea apasionadamente delicada, donde lo que se busca es imprimir a un modelo, el mayor realismo posible en base a las capacidades personales, técnicas y tecnologías disponibles. Inicialmente nos preocupaban dos cosas: el tiempo disponible y la obtención de un modelo 3d que nos permitieran obtener cuatro carrocerías listas en menos de 30 días. Iniciamos el desarrollo modelando la Vito Furgón a partir de un blueprint publicado en un sitio europeo, información que se complementaba con fotografías, muchas de ellas obtenidas en el reciente Salón del Automóvil de Buenos Aires”.

Modelar un auto es analizar su génesis, su ADN y rasgos dominantes o lining, que lo llevan a uno a entender cómo fue diseñado y cómo se lo pensó tiempo atrás entre concepts, bocetos y piezas de arcilla. Esta ingeniería inversa la hacemos a diario muchos diseñadores cuando abordamos vehículos utilitarios para convertirlos en motorhomes, patrulleros y hasta hospitales móviles en donde, por sobre el programa de necesidades y reglamentaciones vigentes, tenemos que emparentar el interiorismo al exteriorismo, cual si fuéramos diseñadores de la casa matriz europea.

En tal sentido, y con la Vito Furgón modelada en 3d, el paso siguiente fue la elección de la escala de construcción, que se contempló en base a la Ciudad Vito por donde circularían dos réplicas a tiempo completo para distracción del público visitante.

En base a las bondades de la escala 1/24 se adquirieron una Mercedes-Benz GL 550 y un CL 63 AMG, ambos radio-controlados, que daban perfectamente con el paso y trocha del nuevo furgón. Se ruteó una matriz, y con ella obtuvimos cinco carrocerías termoformadas, a las que había que delimitarles luces, parrillas, paragolpes, burletes, y todo tipo de huella que cupiera en los escasos centímetros cuadrados de plástico moldeado a la espera de todo el realismo posible.

Tras algunos ajustes de electrónica, las Vito ensambladas esperaban el toque final de realismo por aerografía, con el que se simularon relieves de chapistería lateral característicos del modelo y la marca.

EL ARTISTA

Aquí la responsabilidad se trasladó al otro pilar fundamental del proyecto, el artista y profesor Pablo Bonetto, quien es un sensible conocedor de varias ramas artísticas y es un enorme placer tenerlo de compañero docente en ITM. Es un veterano de muchos desarrollos sobre vehículos armados fuera de fábrica, además de buses y otros proyectos automotrices. Sus clases de carrocería y diseño son para quedarse a verlas.

Bonetto se encargó de pintar, aerografiar y darle realismo a todos los detalles volumétricos que había preparado Sebastián en la etapa precedente. De unas cuatro muy convincentes Vito, íntegramente pintadas con base negra, Bonetto se ocupó de devolver dos pares de furgones: dos blancos y dos plateados. Los parabrisas y ventanas se trataron con degradés azulados, y se dotó a las bandas laterales de molduras aerografiadas que muy convincentemente simulan el bajorrelieve que el cuerpo de las Vito presenta en esas zonas.

Para los pasarruedas hubo un tratamiento similar, y para entonces las Vito ya lucían “musculosas”.

REALISMO

En paralelo avanzábamos con el tratamiento gráfico, el necesario para que las superficies se vuelvan volúmenes. Con esta técnica simulamos ópticas delanteras y traseras, placas identificatorias, picaportes y parrillas toma de aire. De esto se ocuparon los diseñadores Leo Grosso y Daniela Bortolotti, trabajando en la adecuación de piezas de dos dimensiones con calidad fotográfica, en sitios de doble curvatura de morfología compleja.

Todo se trabajó con plantillas originales tomadas del modelado original de Salas, integrando al equipo por medio de comunicación online y con un ida y vuelta intenso, para lograr precisión y calidad de presentación. Objetivo cumplido.

CIUDAD VITO

Por iniciativa de Luck Publicidad, teníamos el encargo de las Vito, y también de un trazado urbano por donde circularían. Esto se logró generando volúmenes regulares construidos en espuma de poliestireno expandido (Telgopor) aptos para conformarlos de diversas maneras, y para que ante un choque de una desbocada Vito, no causen daño en sus carrocerías. El diseñador Marcelo Mauri tuvo a su cargo el desarrollo de este conjunto urbanístico, tanto en su construcción como implementación.

Fue el artífice en la creación de la iconografía que distinguía a cada manzana o parque en miniatura; traza urbana que se completaba con seis destinos o sitios a unir con el trayecto que debían realizar los furgones.

FUNCIONAMIENTO

Los kits a radiocontrol traían mucho torque y aceleración, por lo que hubo que reducir la potencia de los motores. Allí intervino otro colega, el diseñador Martín Fraguas, quien calculó los consumos, diseñó los circuitos, e intervino los chasis para que moderen su velocidad de circulación. Gracias a ello nuestras Vito plateadas se desplazaban a velocidad normal (a escala) por las calles, en tanto que las blancas, calzadas con llantas AMG, hacían gala de su corazón deportivo y eran bastante más difíciles de llevar cuando tenían plena carga de baterías.

ARMADO

Luna llena, después de Luna de sangre; lluvia y frío en una primavera todavía esquiva. Cuando hay que armar un stand y uno lleva cosas delicadas, las condiciones climáticas siempre son adversas. Para peor, la catedral de la velocidad en Buenos Aires está muy lejos de sus días de gloria. Hemos tenido que armar con copiosa lluvia afuera. Y con goteras dentro de los boxes, que nos daban una lluvia a escala sobre el área de la maqueta. Insólita situación, cuando la automotriz ya nos había dado el visto bueno a nuestra entrega, temíamos por su integridad ante las caudalosas goteras que avanzaban amenazantes.

La lluvia paró y nuestro ritmo cardíaco se serenó. La maqueta se terminó de armar, y quedó lista para el show. Mañana será otro día.

SHOWTIME

Maratón a ritmo de cien metros llanos, pero con una satisfacción enorme por comprobar que todo funcionó perfectamente. En los tres días de exhibición las Vito pequeñas rodaron dirigidas por mucha gente, las Vito grandes pistearon mostrando sus dispositivos de seguridad además de sus diferentes motores y configuraciones; al segundo día llegó CC a probar las Vito a combustión interna (leer crítica), y el Vito de Autoblog sometió a alta exigencia a las minivans que llevan su nombre. ¡Aprobamos!

Qué más se puede pedir… sí algo más, rodar un video. Este privilegio extra lo tuve a mi disposición durante los días del evento, y creo que no lo desaproveché. Juzguen ustedes ahora.

Freddycam

***

Automodelismo: jugando con Vito
En la crítica de la Mercedes-Benz Vito te anticipamos sobre estas versiones eléctricas y de fabricación nacional.

Automodelismo: jugando con Vito
Son modelos a escala y con radiocontrol.

Automodelismo: jugando con Vito
Se tomó como base mecánica una GL 550 y se fabricaron las carrocerías de la Vito Furgón.

Automodelismo: jugando con Vito
Intervino un equipo de diseñadores industriales liderado por Freddy Pereyra.

Automodelismo: jugando con Vito
El trabajo se completó en apenas 25 días.

Automodelismo: jugando con Vito
El nivel de detalle de las Vito en escala es asombroso.

Automodelismo: jugando con Vito
Se crearon especialmente para el lanzamiento de la Vito argentina.

Automodelismo: jugando con Vito
También se construyó una pista a medida: la Ciudad Vito.

Automodelismo: jugando con Vito
La urbanización fue pensada para facilitar el desplazamiento de las Vito.

Automodelismo: jugando con Vito
La ciudad tampoco olvidó hasta los más pequeños detalles.

Automodelismo: jugando con Vito
Joachim Maier, presidente de Mercedes-Benz Argentina, se animó a tomar el control remoto.

Automodelismo: jugando con Vito
Las Vito en escala fueron utilizadas por los invitados al test drive en el Autódromo.

Automodelismo: jugando con Vito
Y también pasó por las manos del crítico en escala de Autoblog: Vito, el auténtico.

Automodelismo: jugando con Vito
Freddy Pereyra y Sebastián Salas, los creadores de la Ciudad Vito.

***

VIDEO: Ciudad Vito – Making of

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com