La semana pasada, la presidenta Cristina Kirchner utilizó la cadena nacional para anunciar que los argentinos comemos cada vez más salchichas y jamón. De paso, vaticinó que los patentamientos de autos en abril subirían por primera vez en 15 meses.

“La venta de autos, esa venta de autos que se nos había desplomado el año pasado, creemos que va a aumentar 10% durante abril”, anticipó la mandataria.

En Autoblog nos bastaron unos minutos para confirmar que alguien estaba asesorando mal a la Presidenta. Tras una consulta a una serie de concesionarios pudimos enterarnos de que las ventas en abril no estaban subiendo. Estaban bajando. Lo informamos en esta nota.

Y esa proyección se terminó de confirmar hoy, cuando se difundió el resultado oficial del mes: -4,1% en la medición interanual.

Se podría pensar que CFK estaba haciendo comparaciones con el mes pasado, pero ahí tampoco acertó: las ventas subieron apenas 3,9%.

Tampoco hablaba del acumulado del año: el mercado viene derrumbándose a un ritmo del 23% (descargar estadísticas completas).

Este error de la Jefa de Estado nos llevó a preguntarnos: ¿quién asesora a CFK en materia de autos?

Hasta noviembre de 2013, el responsable de llevarle a la Presidenta todos los datos relativos a producción, ventas, precios y hasta lanzamientos del mercado automotor era el secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

En su rol de ministro de Economía en las sombras, el actual agregado económico de la Embajada argentina en Italia era el proveedor excluyente de todas las estadísticas automotrices que manejaba el discurso presidencial.

A partir de la salida de Moreno, la información que recibe CFK sobre el mercado automotor se diversificó por completo. Según pudo saber Autoblog, a la Casa Rosada llegan informes de fuentes variadas y –al parecer- contradictorias.

En el despacho presidencial aterrizan datos del Registro Automotor, que desde 2012 está en manos de la agrupación ultra-kirchnerista La Cámpora: al frente de esa dependencia primero estuvo Mariana Aballay y, desde hace un año, todos los patentamientos del país pasan por el escritorio de Gustavo Schargorodsky, otro militante camporista.

Pero esa no es la única fuente de información de la mandataria. Según informantes consultados por Autoblog, CFK también recibe estadísticas de dos dependencias del Ministerio de Economía: de las oficinas del titular de esa cartera (Axel Kicillof) y de la Secretaría de Comercio (a cargo de Augusto Costa).

Además, para la Casa Rosada se elaboran reportes semanales de producción automotor, provenientes del Ministerio de Industria, a cargo de Débora Giorgi.

Por último, en Presidencia también tienen acceso a los datos manejados por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), que se vuelcan tres veces por semana en el llamado Sistema de Información Online del Mercado Automotor de Argentina (Siomaa).

Este organismo privado, presidido por Abel Bomrad, fue el encargado de tamizar durante el último año y medio las quejas de los concesionarios, que padecieron cierres de locales y reducción de personal debido a las fuertes caídas de ventas.

En la opinión de Bomrad, la baja en los patentamientos suele estar asociada unas veces a la presencia de días feriados, otras veces a las demoras en los trámites de aprobación de ProCreAuto y en varias ocasiones consideró que hace falta más tiempo para tener un panorama claro de la situación real del mercado.

Este mediodía, con el sector derrumbándose 23%, Bomrad afirmó en un comunicado de prensa de Acara: “Se observan pocos cambios, una prolongación de la tendencia de los últimos meses, con una desaceleración en la caída en la comparación contra el año pasado muy marcada y que en abril apenas bajó 4%, lo que permite proyectar que podremos alcanzar algunos meses donde se pueda volver a experimentar un crecimiento”.

Con fuentes tan variadas y de intereses tan disímiles, no debe sorprender que a la Presidenta la hagan equivocar.

A la hora de hablar de autos, a CFK deberían cuidarla más.

C.C.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com