Desde Rio de Janeiro - Resulta extraño verlo a Cristiano Rattazzi con la camiseta de Jeep. El pesidente de Fiat Chrysler Automobiles, descendiente de la familia Agnelli, lleva a Fiat y a la italianidad en la sangre. Pero corren nuevos tiempos y el gupo ítaloamericano demanda empujar con la misma fuerza a todas las marcas que la componen.

Rattazzi participó del lanzamiento del Jeep Renegade en Brasil (leer crítica) y le concedió una entrevista exclusiva a Autoblog, donde habló de este producto, pero también de la realidad del mercado automotor argentino.

-¿Qué significa para Fiat Chrysler Automobiles fabricar su primer Jeep en Brasil?
-Para Brasil significa ingresar a un mercado de altísima tecnología. Es la planta más moderna del mundo en este momento, fabricando uno de los productos más avanzados tecnológicamente, con todo lo que esto significa en términos de competitividad y eficiencia. Es volver a las reglas básicas de tener una gran economía de mercado integrada al mundo. Esperemos que esto sea un pimer paso para que Brasil y el Mercosur comiencen a integrarse más con Europa y el resto del mundo. El objetivo es ser un poco como México, que en los úlimos años le pasó por arriba a Brasil. Y, si se logra todo eso, arrastraría también a la Argentina, así que es una buena noticia para nosotros también.

-¿Por qué dice que la planta de Pernambuco es la más moderna del mundo?
-Hay que ir a verla. Tiene un diseño tipo Google o Microsoft, con todas las estructuras técnicas abiertas. Hay semiboxes donde trabajan unas 300 personas, que son los servicios técnicos a disposición de la planta. Y, alrededor de ellos, están los robots de pintura, ensamblado y chapistería. Tiene un altísimo índice de robotización. Tengamos en cuenta que se invitieron más de 2.000 millones de dólares en esta planta. Es una fábrica pensada para produci plataformas modulares. Puede fabricar hasta tres productos diferentes, con distintas plataformas.

-¿Ya se definieron cuáles son los próximos modelos que se van a fabricar en Pernambuco?
-No. Sí. Es un secreto (se ríe).

-¿Está definido pero es un secreto?
-Yo diría que ni siquiera está definido, pero se definirá pronto.

-¿Cuál será el rol de la planta cordobesa de Ferreyra dento de la nueva estrategia de FCA?
-El rol es importantísimo. Ferreyra forma parte de la estrategia global de FCA. Acerca de nuevos modelos todavía no hay nada definido. Pero obviamente estamos estudiando un poco todo.

-¿Cómo cambia el rol de Jeep en la Argentina con la llegada del Renegade?
-No es que cambie, pero se refuerza la presencia de la marca en el gupo FCA. Se refuerzan mucho también los productos derivados de Chrysler, que ahora serán dos en Argentina: Ram y Renegade. Los dos tienen una fuerza enorme, que se refuerza con un Jeep más accesible al público. Es un producto de altísima gama, pero un poquito más chiquito y accesible.

-¿Cómo se imagina que será el posicionamiento en precio del Renegade en la Argentina?
-Todo lo que quede exento del impuesto interno va a competir y va a ser muy eficiente. Lo que quede afectado por el impuesto se trastornará todo.

-¿Creen que habrá al menos una versión del Renegade exenta del impuesto?
-Sí, decididamente. Y también habrá alguna afectada po el impuesto. Eso significa que será una versión sólo para amantes de Jeep.

-El decreto que modificó en enero los impuestos internos menciona que en junio se podrá rever la medida. ¿Tiene expectativa sobre algún tipo de cambio?
-Seguramente la base imponible va a cambiar. Se podrá levantar a un valor más lógico. Hoy en Argentina se debate si hay que otorgar la Asignación Universal Por Hijo o si hay que cobrar menos impuestos. No es ese el debate real. Si tenemos déficit fiscal, hay que reducirlo. Trabajemos para eliminar el déficit y saquemos los impuestos distorsivos del mercado. Vender autos de alta gama tiene un enorme impacto impositivo. Pero no vender nada, no te genera ningún ingreso por impuestos. Es mejor vender más que vender nada. Pero si tenés la limitación de dólares, entonces el problema es otro, poque a un cierto precio se consiguen todos los dólares que quieras, como ocurre en cualquier mercado libre. En las condiciones actuales tenemos las declaraciones juradas anticipadas, hay impuestos internos, hay distorsiones enormes, hay restricciones para el acceso a dólares, hasta pagamos impuestos a la exportación de autos. Es una barbaridad única. Creo que ni en Venezuela le cobra impuestos a los que exportan autos. Pero bueno, ya está. Creo que eso va a ir cambiando, pero no veo que en junio haya alguna modificación importante.

-¿Cuántos vehículos estima que se patentarán en la Argentinas en 2015?
-Alrededor de 580 mil unidades. Es decir, menos que el año pasado.

-¿La caída será por la baja en la demanda o por la falta de stock de unidades para entrega?
-Si cae la demanda, las empresas ganan menos dinero y entonces acceden a menos divisas para importar. Es como la historia del huevo y la gallina. No importa qué fue primero, lo que importa es que hay que revertir esta situación.

-Si tuviera que pedirle al próximo presidente alguna medida que ayude a que el mercado automotor argentino recupere el impulso de los últimos años, ¿qué le pediría?
-Mi pedido es muy simple: que nos dejen trabajar. Hay que eliminar los impuestos internos y a las exportaciones, que son distosivos. Si hacemos eso vendrán todas las inversiones, con poductos nuevos, eficientes y globales. Argentina tiene que imitar a México. Hay que abrirse a Europa y al Pacífico.

Entrevista de C.C.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com