Desde Pinamar – Desde hace 17 años, Toyota Argentina dicta en los médanos de este balneario uno de los cursos de manejo 4x4 más exigentes de la costa. Se trata de la Toyota Expedition, a cargo del especialista Guillermo Nin y el equipo de pilotos de Nin Manejo Seguro.

Son muchas las marcas que brindan clínicas de conducción off-road en Pinamar y Cariló, pero la de Toyota es la única que no acepta vehículos con tracción integral del tipo “inteligente” (como la que traen las CRV, Kuga, Tiguan, etcétera).

En el stand de Bunge y Avenida Intermédanos se toman las inscripciones para estos cursos, que se realizan los miércoles y sábados por la mañana (leer más). Son gratuitos y están abiertos a vehículos de todas las marcas. En ese stand se encuentra una poco simpática lista de exclusión, para los vehículos que no pueden participar, debido a la exigencia del recorrido.

El curso está abierto para vehículos de Toyota y otras marcas que tengan caja reductora (como Hilux y otras pick-ups 4x4, excepto Amarok Automática). Y también para SUVs con tracción integral permanente (Land Cruiser o Subaru, por ejemplo). Pero no se acepta a las que tienen sistemas de acople automático. La única excepción se realiza con la Rav4: “Porque no podemos dejar afuera a los clientes de Toyota y porque el acople de la tracción integral es instantáneo. Eso sí: siempre tomamos el recaudo de no llevarlos por los médanos más extremos”, aclara Nin.

La clínica –que en enero llegó a contar con la participación de 60 vehículos en una sola jornada, aunque el promedio es de 30- comienza con una charla técnica de una hora en el stand de Avenida Bunge. Allí Nin repasa el funcionamiento básico de un sistema 4x4, brinda consejos para aprovechar mejor la caja reductora y derriba algunos mitos urbanos.

Y acá admitimos que hay algo que en Autoblog ignorábamos: la doble tracción de las actuales Hilux y SW4 (con caja manual o automática) se puede conectar con el vehículo en movimiento y hasta una velocidad de 80 km/h. No hace falta detenerse ni hay que pisar el embrague. Sólo hay que levantar el pie del acelerador y cambiar la posición de la palanca de la tracción. La desconexión se puede realizar a cualquier velocidad (siempre levantando el pie derecho).

El trabajo práctico se realiza desde el parador El Más Allá, donde Toyota Argentina tiene este año un stand. Todos los participantes de la clínica recibirán un licuado bien fresco al terminar el curso y los clientes de la marca podrán aprovechar importantes descuentos en gastronomía (Autoblog recomienda las rabas y la pierrade).

El recorrido por los médanos comienza con algunos ejercicios prácticos que son comunes a otros cursos:

* Elegir el mejor modo de tracción: Siempre con la doble conectada y, si está disponible, con la reductora en Baja, aprovechando todas sus marchas.

* Bajar la presión de los neumáticos: Una veinte libras por rueda son suficientes para aumentar la superficie de apoyo del caucho. Los expertos circulan con hasta 14 o doce libras, pero ahí existe más riesgo de destalonar una cubierta.

* Cómo encarar la trepada de un médano: siempre lo más perpendicular posible a la línea de la cima, habiendo revisado con anticipación qué hay del otro lado. Recordar siempre que la ladera donde pegó el viento durante los últimos días tendrá arena más suelta que la opuesta.

* Cómo retroceder en caso de fallar: Si no alcanzás la cima, volvé marcha atrás sobre tu huella, con la reversa conectada y acelerando lo menos posible. La dirección, firme y al centro, sin volantazos bruscos.

* Cómo “surfear” un médano: Para transitar por la ladera de una duna siempre hay que hacerlo a buena velocidad, trazando un recorrido ascendente. Y, ante el menor indicio de que el vehículo comienza a encajarse, no hay que dudar: doblar el volante hacia el valle. La gravedad se encargará de que el vehículo descienda y nunca se encaje.

La segunda parte de la clínica es la más lúdica y divertida. Consiste en recorrer durante casi una hora todos los vericuetos de los médanos desde el parador El Más Allá hasta El Límite, entre la costa y la Ruta 11. Allí están El Coloso (la duna más alta de la zona), El Samba (un semicírculo peraltado como el Karusell de Nürburgring, pero con arena) y Recoleta, el médano más tramposo de todos.

Le preguntamos a Nin por qué lo bautizó así: “Porque ahí siempre alguno se queda enterrado”.

C.C.

***

La clínica Toyota Expedition comienza con un curso práctico en el stand de Bunge e Intermédanos.

La clase corre por cuenta del especialista Guillermo Nin.

La parte práctica arranca en el stand del parador El Más Allá, junto al mar.

Las clínicas de Toyota se realizan los miércoles y sábados por la mañana.

Hay que sacar turno en Bunge e Intermédanos.

Autoblog realizó la travesía con las nuevas Hilux Limited (leer crítica).

Es la serie especial que viene de regalo con una GoPro Hero3 (ver video).

Nos acompañó Sofía Macaggi.

Y con ella nos lanzamos desde la cima de El Coloso.

Surfin' Recoleta.

***

VIDEO: Toyota Argentina – Verano 2015

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com