El Rally Dakar 2015 culminó este fin de semana con el triunfo de Nasser Al-Attiyah (Mini), Marc Coma (KTM), Airat Mardeev (Kamaz) y Rafal Sonik (Yamaha). Entre los argentinos, las actuaciones más destacadas fueron las de Jeremías González Ferioli (segundo en quads, con Yamaha), Orlando Terranova (19 en autos, con Mini) y Javier Pizzolito (19 en motos, con Honda).

Freddy Pereyra, enviado especial de Autoblog a Salta, acompañó la competencia durante dos etapas junto al equipo Peugeot. Y esta es su crónica de la experiencia.

***

CRÓNICA DE VIAJE Dakar 2015: el León ruge, y Salta

Texto, fotos y video de Carlos Alfredo Pereyra

Desde distintos lugares, a veces como tripulante/periodista/fotógrafo en un vehículo de apoyo, o desde una valla en plena calle, sea yendo con mis amigos hasta el puerto de arribo; o como esta vez, en un tour VIP all inclusive organizado por el Team Peugeot Total para invitados especiales de diferentes países y colegas periodistas; el Rally Dakar es algo más que los resultados deportivos, o el espectáculo visual de su enorme parque móvil.

Esta carrera despierta de la resaca y el tedio de enero a los que gustan de la mecánica. A aquellos que aprecian cómo es pilotear bajo diversas condiciones de suelo y clima. Su ruta es cambiante, y puede pasar muy cerca de la puerta de tu casa. Ni el fútbol esta. Así que, aunque sea para pasar el rato, uno va a ver de qué se trata esto. Lo tenemos en Sudamérica, y nunca se sabe cuándo será el último, o cuándo esta maratón organizada por A.S.O. buscará el calor de otras arenas, y otros estados inversores.

En Argentina hemos visto en las siete ediciones que ya lleva disputado, una evolución tecnológica muy notable, tanto en los vehículos que compiten, como en los pilotos y sus performances. Las diferencias de tiempos al final de cada etapa se han reducido. También ha cambiado la forma en que nos enteramos de sus resultados diariamente, con servicios online y aplicaciones para smartphones.

Lejos quedó ese día en que fui al quiosco de mi barrio, como único comprador de la revista española Automóvil allá por 1979, y me enteré cuatro meses después que un loco romántico llamado Thierry Sabine había creado un raid entre París y Dakar. Eso era como leer los relatos de los cronistas de guerra de la época de oro de los diarios en papel, con tipos que hacían su propio Dakar, y se las arreglaban quién sabe cómo, para que sus crónicas lleguen a las distantes redacciones.

Hoy uno mismo puede postear instantáneamente la selfie que se tomó junto a Robby Gordon (y olvidarla al instante, ya que otra selfie la tapará) o puede ver los interesantes programas de Televisión Española, con análisis serios y con enviados especiales, o soportar la cadena oficial que transmite (y estira hasta el hartazgo) al “Dákar”, como lo hemos rebautizado.

Para aquellos que gustamos de otros datos, o de profundizar en la ingeniería y diseño de los vehículos; una invitación para entrar en el parque de asistencia, cenar con pilotos y mecánicos, tener, de primera mano, acceso al taller y ver la reconstrucción de las motos, cuatris, coches y camiones, que suceden a la velocidad que los diferentes presupuestos y recursos humanos/ tecnológicos permiten, es una oportunidad que nunca se desperdicia.

El reglamento permite que convivan diferentes tipos de propuestas tecnológicas, y así uno se encuentra con los poderosos y consolidados Mini turbodiesel (están en otra galaxia), o con sonidos del Nascar en el abundante parque de enormes buggys que esconden en sus entrañas V8 de 5000 cc. Definitivamente no hace falta ir a Detroit ya para encontrarlos (CC fue y no los vio). Hasta corrió un prototipo ruso muy poco agraciado, el G-Force, que traía bajo el capot un Viper V10. Verlos pasar a fondo a solo cuatro metros de distancia de la valla es electrizante. ¿Y qué decir cuando lo que pasa tan cerca y al corte son los camiones? Están en las diez toneladas en condiciones de marcha y tienen poderosos V8 en posición central, que orillan los 1000 CV.

Contra la organización y tecnología de los Kamaz no se puede hacer mucho, pero uno agradece la lucha que plantean los Iveco, los Man, los Tatra y los Maz bielorusos. Son definitivamente los que el público espera para desatarse y dar alaridos.

Toyota está cada vez más cerca de ganar y la gente delira cuando ve a la Hilux pasar gritando. Detrás de las estremecedoras V8 oficiales, hay otros equipos con apoyo de fábrica, lo que la hace la marca más abundante entre los inscriptos de todas las categorías.

En 2015 se sumó un legendario equipo oficial: Peugeot. Con toda su mística e historia, deberá trabajar duro en este año para lograr posicionar arriba esos muy atractivos y enormes 2008 DKR. Son impresionantes por su aspecto, y al verlos moverse se infiere que pronto estarán en la batalla por el podio. Los acompaña una organización y una experiencia ganadora entre sus pilotos y miembros del equipo técnico.

Por si fuera poco, en el mismo Bivouac la gente de Total nos ilustró con conceptos y cifras sobre la compleja logística de abastecer de combustible y lubricantes a los diferentes tipos de vehículos que se involucran en esta carrera. No solo a las motos y cuatriciclos, que por limitada autonomía hay que hacerles refueling cada 200 km habilitando estaciones de servicio exclusivas, o ya en los tramos cronometrados, montando Puntos GPS que deben encontrar, navegación mediante y con el cronómetro en marcha, para repostar combustible. Esta maniobra diaria de levantar en el desierto puntos de reabastecimientos es una proeza invisible que requiere una aceitada maquinaria de coordinación logística, donde se involucran empresas de energía estatales, normas de certificación sobre calidad y seguridad, procedimientos de carga y envío de tambores con combustible, prever la seguridad de manipulación y disposición final de los tanques; y darles de beber también a las aeronaves del Dakar, sean los helicópteros de televisión y asistencia médica, como a los que llevan fotógrafos e invitados.

Total también coordina que el combustible llegue a los aeropuertos donde despegan y aterrizan aviones de transporte para carga y pasajeros, entre los que se cuentan gente de la organización y periodistas que deben viajar en avanzada en esos vuelos charter. Un puente aéreo que se establece entre las poblaciones que sirven de base para los campamentos donde se hace noche y asistencia.

Para mantenernos entretenidos y agasajados además nos llevaron de travesía off road en las confortables Peugeot 4008, a estancias para almorzar, al punto de carrera, a merendar, y vuelta a reabastecernos.

Un Dakar gastronómico que nos permitió estar permanentemente muy bien atendidos; mimados diría. Gracias a la gente del Team Peugeot – Total.

Freddycam

***

VIDEO: Dakar 2015 – El León ruge y Salta

***

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Recibimiento en Salta.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Fue un viaje deportivo-gastronómico.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Indumentaria oficial para el enviado de Autoblog.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Viaje hasta los tramos cronometrados en Peugeot 4008.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Las 4x4 de Peugeot, en su salsa.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Para vivir la carrera bien de cerca.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Charlas técnicas con el equipo logístico de Total.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Aixa Domínguez, de Total, junto a Orly Terranova.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
El Dakar lleva ya siete ediciones en suelo argentino.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Peugeot promete revancha en 2016.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Toyota, cada vez más cerca de la victoria.

El Rally Dakar 2015, desde adentro
Volkswagen no corrió oficialmente este año. Pero las Amarok estuvieron en todas las tareas logísticas.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com