En lo que va del año, se patentaron seis Ferrari en la Argentina: cuatro 458 Italia/Spider y dos California. La última vez que se había alcanzado esta cifra fue en el 2007, cuando se patentaron también seis Ferrari en todo el año. Y todo indica que, antes de que finalice el 2014, se registrará algún modelo más. Así, estaremos ante un nuevo récord (ver ranking de patentamientos de julio).

Pero no se trata de un milagro de San Ferrari ni de una súbita Maranellización en respuesta a la proclamada Rastrojerización del mercado. Sucede que, cuando se adquiere un auto 0KM común, la distancia entre el boleto de compra y el patentamiento no suele ser de más de un mes. Por eso, en Autoblog utilizamos los términos “venta” y “patentamiento”, como sinónimos, del mismo modo que en el mercado inmobiliario se equiparan “venta” y “escritura”.

Pero una Ferrari no es un auto común (y, mucho menos, un inmueble). Entre la compra de un auto de Maranello, su llegada al país y su respectivo patentamiento suelen pasar varios meses. Y años también.

Fuentes de Gruppo Modena, importador de Ferrari y Maserati en la Argentina, le confirmaron anoche a Autoblog que ninguna de las seis Ferrari que figuran en los patentamientos de 2014 fueron compradas este año. Por eso, este récord de patentamientos es más bien anecdótico (aunque no deja de ser un motivo de alegría, para los tifosi del Cavallino).

La cantidad inusual de pedidos, que se registró originalmente el año pasado, habría obedecido al mismo fenómeno que también marcó récords de ventas para otras marcas de lujo en el 2013: el atraso cambiario y la disparidad entre dólar oficial/blue.

Como todos los autos de lujo, desde enero todas las Ferrari están afectadas por la segunda escala de impuestos internos en la Argentina. Gruppo Modena aún no difundió su lista oficial de precios 2014, pero se sabe que su modelo más accesible, la California, habría trepado de 400 mil a casi 900 mil dólares.

C.C.