Texto de Jerónimo Chemes
Fundador de La Chata Solidaria
www.lachatasolidaria.com.ar
www.facebook.com/LaChataSolidaria

Amigos, luego de casi cuatro meses de renegar, la nueva Chatita está lista. Quedó bastante bien. Se armó a conciencia, no dejando nada librado al azar. Porque lo que se deja “así nomás”, en el Impenetrable se rompe.

Chapa, electricidad, mecánica, todo al detalle.

Noches sin dormir. Fines de semana engrasados. Renegar por detalles. Detalles malditos. La mecánica de una Ranger no es nada simple, como los Perkins de las F-100. Y mucho más cara de reparar. La terminamos el domingo de la final del Mundial.

Cuando arrancó por primera vez, se me cruzaron cuatro meses de imágenes por la cabeza (ver primera nota).

El viaje a Comodoro Rivadavia en la Gris para buscarla, congelados y aburridos. Con nieve de noche y cansancio atroz.

La primera imagen en el playón del cerro, viendo la Ranger deshecha, en el medio de la Patagonia. Subiéndola al mosquito que la trajo. El primer desarme. La pésima noticia de que el motor tenía dos bielas dobladas. El alternador que fui a buscar cerca de Rosario a las dos de la mañana, en un día de semana, porque no podía en otro momento. Y mil imágenes más.

La Ranger no tuvimos tiempo de probarla. Por Buenos Aires anda bien, pero está muy cruda todavía. Al día de hoy, aún no decidimos si la vamos llevar a la construcción del comedor en Chaco (leer nota).

Porque, como saben, en el Impenetrable no se prueba nada. Allá vas a lo seguro. O no vas.

Las primeras impresiones sobre la Ranger (todavía muy frescas y tengan en cuenta que estamos acostumbrados a una F100) son:

1- Es muy chica.

2- Tiene andar de auto, no parece chata.

3- Es ágil y livianita.

4- El habitáculo es diminuto, pero cómodo (si no te movés mucho y pesás menos de 90 kilos).

5- Todo el interior quedó “pipí cucu”, con botonitos, perillitas y lucecitas.

6- Hace poco ruido.

7- La doble tracción se conecta por perilla y no me genera confianza, más allá de que se encienda la luz del tablero. Siento que no dominás ni tenés certeza en la conexión/desconexión de la doble. Dependés de un cable y eso, en el Impenetrable, es la muerte. Los sistemas mecánicos son incómodos, pero inigualables, porque la decisión es tuya y no de un enchufe.

8- Si bien quedó bien armada y se esfuerza en transmitirte fortaleza, como toda mid-size, medio que da risa. Debemos probarla más para dar un veredicto.

Pero esta no es cualquier chata. Esta llamada a integrar el equipo de La Chata Solidaria, donde el marketing se termina y la realidad demuele la teoría. Donde si te falta una rueda porque no tenés más auxilios, aún con 2.500 kilos de carga atrás seguís igual.

Cuando rompés tres palieres de noche, cambiás y seguís. Donde la suspensión trasera dura 30 minutos y se desintegra.

Donde los motores van pasados de temperatura. Donde estás semivolcado en una zanja con un metro de agua, la enderezás, la sacás y seguís. Donde el barro entra hasta adentro de la radio. Donde el embrague estalla en los arenales y volvés pasando cambios con los dientes.

Dónde rompes un palier delantero de la doble (que era original y tenía 34 años) en el medio del barro con 2.8 tons de carga y salís en simple, con primera de fuerza a fondo, para volver a entrar por otro lado a repartir.

Donde estamos escribiendo historia. Ustedes están escribiendo historia. Porque ustedes son La Chata Solidaria.

Por eso, no podíamos fallar. Por todos los que pusieron su parte.

El 90% de los repuestos vinieron de parte de lectores de Autoblog.

Gracias eternas a:
Bruno
Javier
Edgardo
Rodri
Lucas
Eric
Tadeo
Sergio
Facundo
Federico
Diego
Fernando
Franco (Tano)
Sr. Merlini
Víctor

Y disculpen si me olvido de alguien, pero ayer contesté 124 mails seguidos a la noche y no puedo más.

Equipo de trabajo:
Claudio Albornoz (mecánica)
Rubén (bombista)
Willie Parra (chapa)
Carlitos Fleitas (pintura)

Somos LCS.

No nos rendimos. Nunca.

J. Ch.

***

Antes y después: La Chata Solidaria presentó la Ranger restaurada
Así estaba la Ranger (ver más fotos).

Antes y después: La Chata Solidaria presentó la Ranger restaurada
Y así quedó.

La Chata Solidaria agrandó su flota (y necesita ayuda)
El interior parecía haber sido masticado por dragones.

Antes y después: La Chata Solidaria presentó la Ranger restaurada
Y quedó como nuevo.

Antes y después: La Chata Solidaria presentó la Ranger restaurada
El motor tenía dos bielas dobladas. Funciona otra vez.

Antes y después: La Chata Solidaria presentó la Ranger restaurada
"Tiene andar de auto, no parece chata", dictaminó Jerónimo Chemes y mandó a estudiar de nuevo a todos los críticos de autos del país.

Antes y después: La Chata Solidaria presentó la Ranger restaurada
Hay equipo.