Una buena parte de la presentación del plan ProCreAuto, realizada por la presidenta Cristina Kirchner el lunes en la Casa Rosada (ver nota), consistió en pelearse con las automotrices.

Tanto la Jefa de Estado como la ministra de Industria, Débora Giorgi, tuvieron duras palabras para las terminales radicadas en el país, cuyos principales directivos se encontraban sentados en la primera fila del auditorio.

El punto de discordia no es otro que el impuesto interno, que el año pasado aprobó el Congreso y que comenzó a regir desde el 31 de diciembre (ver Ley y escalas de aplicación).

Las automotrices culpan al “impuestazo” por haber distorsionado los precios del mercado, con aumentos repentinos de entre 50% y 100% en los valores de venta al público. En el Gobierno, en cambio, sostienen que las automotrices “demonizaron” los impuestos internos. Y culpan a las marcas por los fuertes aumentos de precios del primer semestre.

En el Congreso ya hay tres proyectos opositores que proponen derogar el impuestazo (ver nota), pero para que no quede ninguna duda sobre la posición del Gobierno, durante la presentación de ProCreAuto la ministra Giorgi admitió que pronto más autos nacionales deberán tributar los impuestos internos.

La admisión resulta interesante, porque desde un primer momento el Gobierno mencionó a la protección de la industria nacional entre los principales motivos para aplicar el impuestazo.

Por el momento, sólo dos modelos fabricados en la Argentina tributan impuestos internos: la Toyota SW4 fabricada en Zárate (entre 593 mil y 765 mil pesos) y el Citroën C4 Lounge producido en El Palomar (las versiones Exclusive cuestan entre 330 mil y 344 mil pesos).

Pero en el Power Point de presentación de ProCreAuto (descargar abajo) se mencionó que pronto serán seis los autos nacionales alcanzados por el impuestazo: “Incluye los autos nacionales actualmente alcanzados más los potencialmente alcanzados que son modelos y versiones que están hasta 6% del límite para tributar considerando la dispersión de precios de concesionarios”, aclaró el PPT.

El Gobierno no aclaró cuáles serán esos modelos, pero se sabe de varios casos que se encuentran al límite: Renault Fluence GT (fabricado en Santa Isabel, 262 mil pesos), Peugeot 308 Feline/Sport (El Palomar, 239 mil pesos), Peugeot 408 Feline/Sport (El Palomar, 239 mil pesos) y Ford Focus SE Plus/Titanium (Pacheco, 239 mil pesos).

El caso del Focus Titanium merece una aclaración. Los concesionarios aseguran que el modelo fue discontinuado en la Argentina y se destina sólo a exportación. Pero Ford Argentina lo mantiene en su lista de precios. Las pocas unidades que hay en stock se venden con valores muy por encima de los publicados, pero todavía el modelo no tributa impuestos internos al Estado.

Con la presentación del lunes, la Casa Rosada hizo mucho más que pelearse con las automotrices. También dejó en claro que, por el momento, no está en sus planes derogar el impuestazo ni aumentar el mínimo imponible para tributar.

C.C.

***

Archivo para descargar: El Power Point con la presentación de ProCreAuto

***

El Gobierno admitió que más autos nacionales pagarán impuestos internos
El gráfico donde el Gobierno admite que pronto habrá seis modelos con 30 versiones afectadas por los impuestos internos.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com