A sólo un mes de cumplir 63 años, Juan María Traverso sigue buscando excusas para correr. El múltiple campeón del automovilismo nacional (seis títulos de TC, siete de TC2000) presentará mañana en San Luis su proyecto de una carrera de trepada, al mejor estilo Pikes Peak.

Traverso aprovechará la presencia de los autos de Súper TC2000 –que este fin de semana correrán su última fecha en Potrero de los Funes- y convenció a los pilotos Matías Rossi (Toyota) y Leonel Pernía (Renault) para que prueben el circuito con sus autos V8.

El trazado es el conocido y espectacular camino de cornisa que une a la ciudad de La Punta con el mirador de Potrero de los Funes. Tiene cinco kilómetros de extensión, 40 curvas y alcanza una altura de 1.300 metros sobre el nivel del mar.

El desafío planteado por Traverso lleva su sello inconfundible: “Esta será una competencia contra el reloj y estará abierta a quienes se animen a hacerlo. No es para todos, es sólo para unos pocos, para los más valientes. El tramo tiene mucho futuro, ya que cuenta con lugares para instalar tribunas fijas, para que el público pueda observar los autos durante el recorrido. ¿Cómo se van a sentir los motores del Súper TC2000? Impresionantes. Desde el mirador se escucharán cuando larguen y cuando vengan subiendo. ¿Si lo voy a hacer? Claro, ya dije que era para valientes.”

***

Comunicado de prensa de Súper TC2000 Como en Pikes Peak, pero en Argentina

San Luis, 27 de Noviembre de 2103.- Otro desafío deberán enfrentar los equipos de Súper TC2000. Este viernes, de 12:00 a 13:00 horas se realizará una prueba de factibilidad al estilo de Pikes Peak en la trepada que va desde la Ciudad de la Punta hasta el mirador de Potrero de los Funes. El tramo tiene una extensión de 5 kilómetros, cuenta con 40 curvas y se llega a una altura de 1300 mts. sobre el nivel del mar. Desde el mirador se ve toda la Ciudad de la Punta, parte de San Luis y las Salinas del Bebedero. El ensayo lo llevaran adelante los equipos Toyota Team Argentina y Renault LoJack Team con el Campeón 2013 Matías Rossi y Leonel Pernía por la casa del “Rombo”.

El Pikes Peak Internacional Hill Climb o Subida Internacional al Pikes Peak es la trepada de montaña más famosa del mundo y tiene lugar cada julio en los espectaculares escenarios de las Montañas Rocosas, más concretamente en el estado de Colorado (USA), próximo a la ciudad de Colorado Springs. Es la segunda competición de motor más antigua de los Estados Unidos, solo detrás de las 500 Millas de Indianápolis.

La subida, también apodada The Race to the Clouds (“La carrera hacia las nubes”) tiene una longitud de 19.99 kms. y un total de 156 curvas. Pero por lo que de verdad destaca ésta competición es la altura en la que se desarrolla, puesto que la subida empieza en las proximidades de la Pikes Peak Highway a unos nada despreciables 2.860 m. de altura para acabar coronando la montaña del mismo nombre a una increíble altura de 4300 metros. Esto significa una ascensión de 1440 metros y una pendiente media del 7% en apenas 20 kilómetros.

En 2012 se celebró la 90ª edición del Pikes Peak Internacional Hill Climb, pero la primera subida data de casi un siglo antes, concretamente del año 1916. Aquel año se decidió crear una carrera de coches que acabase en lo alto de la montaña para publicitar turísticamente la zona. El primer vencedor fue el piloto Rea Lentz al volante de un Romano Demon Special, el coche más pequeño que participaba. Logró un tiempo de 20 minutos y 55 segundos. Aquel primer año ya se contó con una categoría para motocicletas. Luego las terminales automotrices como Audi y Peugeot desarrollaron modelos especiales para afrontar el desafío.

De ser positivo este ensayo, la experiencia será abierta para todas las categorías que acepten cumplir el desafío en 2014. Se trata de atravesar y experimentar un imperdible camino de alta montaña que recorre las Sierras de San Luis de este a oeste, con panorámicas sorprendentes y bajar el tiempo establecido de un año a otro.

Quien está trabajando en el proyecto junto al Gobierno de San Luis y opinó sobre el desafío es el múltiple campeón Juan María Traverso: “Este será una competencia contra el reloj y estará abierta a quienes se animen a hacerlo. No es para todos, es sólo para unos pocos, para los más valientes. El tramo tiene mucho futuro, ya que cuenta con lugares para instalar tribunas fijas, para que el público pueda observar los autos durante el recorrido. ¿Cómo se van a sentir los motores del Súper TC2000? Impresionante. Desde el mirador se escucharan cuando larguen y cuando vengan subiendo. ¿Si lo voy a hacer? Claro, te dije que era para valientes.”

Como los desafíos de batir el Record de Velocidad y de Promedio en el óvalo de Rafaela, correr por las calles de las ciudades más importantes de la Argentina, competir dentro de un estadio de futbol, ahora llegó el momento de desafiar la montaña.

Traverso vuelve a correr (y con su propia trepada Pikes Peak)
Vista panorámica de la trepada Flaco-Peak.

***

ACTUALIZACIÓN Primer ensayo en la trepada

La Prueba de Factilidad desarrollada por Súper TC2000 en las sierras de Potrero de los Funes fue todo un éxito, con el Toyota Corolla de Matías Rossi y el Renault Fluence de Leonel Pernía trepando por los sinuosos caminos que llevan hacia las nubes puntanas. Así, se dio el paso inicial de una prueba que seguramente será un clásico desde antes de haber nacido.

El inicio se dio fuera de las pistas y con duelo imperdible, en el cual Juan María Traverso desafío a Pablo Peón con una frase: “Te imaginas si esto lo hacíamos en los años 90? Cómo lo hubiésemos disfrutado y cómo te hubiese ganado” respondiendo el presidente de Súper TC2000 con una sonrisa amplia hacía el múltiple Campeón en pistas y piloto de rally.

El diálogo se produjo mientras ambos hacían el reconocimiento del sinuoso camino, el cual mostraba gente en la ladera de la sierra una hora antes que los verdaderos protagonistas enderezasen los cerros puntanos.

La imagen del Toyota Corolla del TTA y el Renault Fluence del Renault LoJack Team detenidos a la espera de encender los impulsores, con la montaña por delante y la ciudad de La Punta por detrás, era el marco ideal a la previa de un espectáculo único.

Así fue que el reciente Campeón Matías Rossi puso primera y dejó una imagen inolvidable: El rojo Corolla desapareciendo entre las montañas, con las curvas como único sendero a las nubes.

El equipo TTA dividió sus integrantes, algunos quedaron en la base de la montaña y otros esperaron ansiosos en el Mirador de Potrero de los Funes ubicado a 1300 metros sobre el nivel del mar. Éstos últimos contaron, al igual que los espectadores, con el placer de ver y oír la roja saeta con el impulsor V8 trepando por las sierras. Al llegar al punto más alto entre las ciudad de La Punta y Potrero de los Funes el nuevo campeón expresó: “Fue lo más loco que hice en mi vida. La sensación es increíble. Este camino lo hice varias veces para llegar al Circuito de Potrero y siempre pensé que hermoso hacerlo con un auto de Rally, pero nunca lo imaginé con uno de Súper TC2000 y con la configuración para la carrera del fin de semana”.

Leonel Pernía fue el otro valiente. Aceleró el potente impulsor y comenzó la trepada mientras el público, por detrás, se volcaba al camino para inmortalizar fotográficamente ese momento histórico. Una, dos, tres… hasta cuarenta curvas debió contabilizar el “Tanito” para llegar al mirador y expresar que se sintió “un viejito dominguero de Tandil por lo despacio que venía. En realidad fue en 2° marcha a 9000rpm, algo así como a 170km/h, pero uno está acostumbrado a ir más rápido. Hay que conocer primero el camino, hay que andarlo varias veces para memorizarlo y después sí acelerar a fondo.”

Llegó el momento del segundo ascenso y le tocó a Pernía abrir el juego. Lo hizo, nuevamente, sin cometer errores y a mayor velocidad pero cuando comenzó a saborear el desafío la aventura llegó a su fin: “ahora me quedé con ganas de más. A los pilotos nos gusta la adrenalina y en este caso la generó el desconocimiento y no la velocidad, saber que no hay margen de error es especial. Es para valientes y hay que juntar coraje para hacerlo. En la primera tanda desaceleré en una curva ciega y después me di cuenta que era una recta. Las sensaciones son espectaculares y esto es gracias al Súper TC2000 y la verdad les agradezco lo que hicieron y ojalá el año que viene hagamos la carrera. El camino está en excelentes condiciones y tiene un buen grip. En bajada es más peligroso así que está bien como se hizo, aunque me saqué el gustito de hacerlo cuando volví a la largada”

Detrás suyo fue Rossi. Rugió el V8 y desapareció el reciente Campeón entre las montañas. Solo utilizó la 1° y 2° marcha de la caja de cambios. Pero la marca llegó casi a los 190km/h y fueron poco más de 2 minutos para transitar los 5.000 metros de trepada. “La última parte del ascenso me gusta cada vez más, es rápido y con curvas ciegas que hay que memorizar. Por suerte el grip es excelente, mejor que el de muchos circuitos. Espero competir aca el año próximo y que este hermoso lugar sea usado por todas las categorías, no para comparar, sino para que todos puedan vivirlo”.

Si la exitosa prueba de factibilidad se inició con el dialogo entre Traverso y Peón, y se disfrutó con las trepadas de Rossi y Pernía, el final lo concretó un espectador común, quien con su inequívoca tonada puntana expresó eufórico: “Ustedes están haciendo historia sin darse cuenta”, y así se marchó con su hijo en andas por el sinuoso camino que llega a las nubes.

Traverso vuelve a correr (y con su propia trepada Pikes Peak)
Foto: Jamirogonzalez

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com