Hace dos años, Autoblog publicó una nota sobre la segmentación del mercado automotor argentino que todavía levanta polvareda entre medios colegas (ver artículo).

Sucede que muchos medios periodísticos locales siguen al pie de la letra una segmentación inventada por ciertas automotrices vernáculas, que en ocasiones tergiversan los casilleros para favorecer el posicionamiento (léase precio) de algunos productos.

Para evitar este tipo de confusiones, desde que Autoblog nació en enero del 2006, se decidió utilizar en todas las notas del sitio el sistema de segmentación establecido por la Unión Europea hace más de diez años.

Las diferentes categorías habían sido motivo de debate y discusión en esa entidad durante la última década, cada vez que tenían que tratar un asunto relativo al mercado automotor. Por eso, en marzo de 1999 -al mismo tiempo que le dieron el visto bueno a la fusión entre Hyundai y Kia- establecieron en el mismo texto una segmentación con nueve categorías.

-A: mini autos o citycars
-B: autos chicos
-C: autos compactos
-D: autos medianos
-E: autos grandes
-F: autos de lujo o limousines
-S: coupés deportivas
-M: multipropósito
-J: SUV

A su vez, estas categorías también se pueden segmentar. De este modo, hay SUV chicas (J-B, por ejemplo Ford EcoSport), compactas (J-C, por ejemplo Ford Kuga) y grandes (J-E, por ejemplo BMW X5).

La escala fue adoptada con rapidez por las marcas y el grueso de la prensa de Europa, Estados Unidos y Japón.

Un vehículo califica dentro de un segmento en función de variables tan disímiles como tipo de carrocería, plataforma, posicionamiento comercial y otros factores. Es un error muy común pensar que los segmentos sólo están definidos por el largo de un vehículo.

Y, para remarcar esto, este fin de semana –a propósito de la prueba de manejo que estamos realizando con la Audi Q3, ver introducción- tuvimos la oportunidad de ponerla lado a lado con otra SUV del segmento C (Volkswagen Tiguan) y una SUV del segmento B (Renault Duster 4WD).

La Q3 comparte la plataforma, además de varios componentes estructurales y mecánicos, con la Tiguan. Pero es más corta, tiene una menor distancia y un despeje más escaso que su prima de VW. A cambio, es más ancha y baja.

La Duster está construida sobre la plataforma B0 de Renault, Nissan y Dacia que, como su nombre lo indica, fue diseñada para vehículos del segmento B (chicos). Sin embargo, la Duster tiene una mayor distancia entre ejes y también es más alta que la Tiguan y la Q3.

Tratándose de versiones 4x4, no es menor el dato de que la Duster tiene el mayor despeje de las tres.

De esta manera, queda demostrado una vez más que las segmentaciones del mercado no pueden depender exclusivamente de las dimensiones de un vehículo.

Y también es una señal cierta de que, en su afán por conquistar a un mercado cada vez más amplio, los autos chicos (Segmento B) ahora son más grandes que nunca.

C.C.
Gestión de flota: Jacinto Campos

***

Ficha comparativa

Audi Q3
Precio: desde 54.200 dólares
Largo: 4.385 mm
Ancho: 1.831 mm
Alto: 1.590 mm
Distancia entre ejes: 2.603 mm
Despeje: 165 mm
Baúl: 460 litros

Renault Duster 4WD
Precio: 147.800 pesos
Largo: 4.315 mm
Ancho: 1.822 mm
Alto: 1.690 mm
Distancia entre ejes: 2.673 mm
Despeje: 210 mm
Baúl: 400 litros

Volkswagen Tiguan
Precio: desde 262.000 pesos
Largo: 4.427 mm
Ancho: 1.809 mm
Alto: 1.683 mm
Distancia entre ejes: 2.604 mm
Despeje: 200 mm
Baúl: 470 litros

***

El jardín de los segmentos que se bifurcan
Volkswagen Tiguan, Audi Q3 y Renault Duster. Tres SUV con tamaños similares, pero de segmentos diferentes.

El jardín de los segmentos que se bifurcan
La Q3 es más corta y baja que la Tiguan, pero también más ancha. La Duster tiene la mayor distancia entre ejes.

El jardín de los segmentos que se bifurcan
La Tiguan tiene el baúl más grande. La Duster 4WD, un mayor despeje.