Hace dos meses, Autoblog reveló que Mercedes-Benz ensayó en un campo de la Argentina a todos los modelos de pick-ups de nuestro mercado (ver nota). En Alemania recogieron el guante y ya hablan de una camioneta focalizada en el continente americano. La búsqueda de un aliado estratégico.

La siguiente nota fue publicada por el periodista Thomas Ebeling, en el sitio especializado Mercedes-Fans.

***

Texto: Thomas Ebeling
Ilustración: Christian Schulte

No hay dudas, Daimler se está expandiendo. En los últimos años esa avanzada se notó de manera especial en el segmento de los autos compactos, con el lanzamiento de las nuevas Clase A y Clase B. Pero hay otros vacíos en el portfolio de la marca: el segmento de las pick-ups.

Se trata de un mercado muy interesante, porque son vehículos que van desde el uso comercial, pero que –con el equipamiento adecuado- también alcanzan status de autos de lujo en algunos países.

En los tiempos de Daimler Chrysler, los ingenieros alemanes ayudaron a desarrollar la nueva Dodge Ram. La experiencia en el segmento ya la tienen y por eso no debe sorprender que esté considerando con seriedad tener su propia camioneta. La decisión de Volkswagen de comenzar a fabricar la Amarok en Alemania fue un detalle que no pasó desapercibido por Mercedes-Benz.

En Daimler saben, además, que las pick-ups son un excelente salvavidas en tiempos de crisis. En el peor momento de General Motors, hace cinco años, el único rubro que siguió siendo rentable fue el de las pick-ups. El truco consiste en desarrollar un vehículo de trabajo sencillo y robusto, que ofrece grandes beneficios con un costo de producción económico. Pero que, al mismo tiempo y con equipamiento de confort, también pueda ingresar a los hogares como un auto familiar.

El mercado norteamericano es el que más atrae a los directivos de Daimler. Tan sólo en 2012 se venderán 14 millones de unidades en ese país. Es un negocio muy rentable.

Pero también miran con atención a América del Sur, uno de los mercados de mayor crecimiento en los últimos años, donde las pick-ups tienen un rol fundamental para el trabajo y el transporte familiar.

La pregunta es: ¿Mercedes-Benz desarrollará una pick-up completamente nueva, o realizará su modelo a partir de un producto ya existente? Estas dos soluciones podrían ser costosas, por eso la marca analiza una tercera alternativa: buscar un aliado estratégico que permita repartirse los mercados. General Motors ya lo viene haciendo con Isuzu. Y Ford, con Mazda.

Un socio asiático sería el más apropiado. Daimler ya trabajó hace tiempo con Mitsubishi, pero la compañía hoy se siente más cerca de Nissan-Renault, con la que está desarrollando varios productos nuevos, como la próxima generación del Smart.

La Nissan Navara/Frontier ganó prestigio por ser una excelente bestia de carga, pero también por su muy buen confort. ¿La próxima generación tendrá a Daimler como aliado?

Fuente: Mercedes-Fans
(Gracias a Josi G. por el dato)

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com