Durante la presentación de la nueva Ford EcoSport, que se realizó el fin de semana pasado en Brasil, se destacó el trabajo de todo el equipo de Diseño y Desarrollo: un grupo de jóvenes ingenieros, de entre 30 y 40 años, que estuvieron a cargo de todos los detalles del nuevo producto.

Pero entre ellos se destacaba la presencia de un veterano: Márcio Alfonso -brasileño, 61 años-, director de Ingeniería de Ford Sudamérica. En 1998, Alfonso fue el líder del equipo que creó la primera EcoSport en Brasil.

En la siguiente entrevista con Autoblog, cuenta cómo surgió la idea de ponerle carrocería de SUV a un Fiesta.

-¿Se acuerda de cómo y cuándo surgió la idea de la EcoSport?
-Fue exactamente en 1998, cuando trabajábamos sobre el desarrollo del Ford Fiesta y surgió la idea de crear una tercera carrocería, más allá de las versiones Hatchback y Sedán. Buscábamos ofrecer algo que nos diferenciara de la competencia, pero que tuviera valores comunes con la tradición de Ford. Una de las primeras cosas que vimos con claridad fue que Ford había ganado un respeto internacional como fabricante de SUV, primero con la Explorer –que fue un éxito absoluto en ventas- y después con otras, como la Escape. Al mismo tiempo descubrimos que aquí, en América del Sur, los consumidores aspiraban a tener autos como esos, pero que tenían varias desventajas: eran caros por ser importados y también muy grandes para nuestras calles.

-A pesar de las diferencias de tamaño y plataforma, ¿cuáles fueron las características de las otras SUVs de Ford que se trasladaron a la EcoSport?
-Una de las primeras virtudes que individualizamos de esos productos fue la posición de manejo. Una SUV ofrece una posición más elevada, que permite un mayor dominio del tránsito y transmite una mayor sensación de seguridad y protección a algunos conductores, especialmente mujeres. Analizamos diferentes formas para su carrocería, como minivan o Hatchback más elevado, pero finalmente la idea que triunfó fue la de realizar una SUV más pequeña. Así nació el diseño definitivo de la EcoSport. Nos encontrábamos ya a fines de 1999 y comienzos del 2000.

-¿Y quién fue el autor de la idea?
-Fue una idea que surgió del debate colectivo en un equipo que tuve la suerte de liderar. Después le llevamos la propuesta a directivos de otras áreas de Ford Brasil y cada uno fue aportando su opinión. Fue una idea que se fue afianzando y que fue ganando fuerza a medida que la estudiábamos y desarrollábamos.

-¿En qué momento comenzó a tener certeza de que la idea iba a resultar exitosa?
-Fue alrededor del 2001, cuando comenzamos a realizar las primeras encuestas con clientes. La sorpresa de ellos al ver la EcoSport era muy grande. Les gustaba de entrada. Era el tipo de vehículo que soñaban comprar, pero al que no accedían por precio. En ese momento, y por mucho tiempo, no hubo nada igual a la EcoSport. Las reacciones del público me sorprendieron a mí mismo, habíamos sabido interpretar los deseos del cliente de una manera espectacular.

-Cuando se lanzó en 2003, ¿se imaginaba que iba a tener tan buenas ventas?
-Con toda sinceridad, nunca lo pensé. Sabía que iba a tener buenas ventas, pero no los resultados de demanda que sorprendieron a todos. En la Argentina, por ejemplo, Ford tuvo que publicar un aviso en los periódicos pidiendo disculpas por no poder satisfacer la demanda. Por supuesto, fue parte de la estrategia de difusión, pero era totalmente cierto: la reacción del público excedió nuestras expectativas. La mayor sorpresa de todas fue descubrir que la EcoSport comenzó a atraer gente de otras marcas y otros segmentos. La compraron personas que nunca antes se habían planteado tener una SUV, pero que descubrieron que la EcoSport tenía todas las virtudes que buscaban en un auto.

-¿Cuáles fueron las fuentes de inspiración para crear la EcoSport?
-Además de la Explorer y la Escape, que habían sido grandes éxitos de Ford, también tuvimos en cuenta las características de la Honda CR-V y la Toyota Rav4, que también eran SUVs pensadas más para la ciudad que para el off-road.

-¿Cómo surgió la idea de poner la rueda de auxilio sobre el portón trasero?
-Muchos creen que fue una solución estética, pero la idea original fue más que nada funcional. Debidos a las dimensiones compactas de la EcoSport, no podíamos poner el auxilio dentro del baúl, porque quedaría muy pequeño. Y debajo del piso del auto, el auxilio siempre va a estar muy sucio al momento de utilizarlo. Al mismo tiempo, los clientes demandaban que el auxilio fuera full-size, con el mismo tamaño de las otras ruedas. Esta es una solución que en ese momento utilizaban muchos modelos, como la Land Rover Freelander, y que aún hoy conservan otros, como la Rav4. Al colocar el auxilio en el medio del portón, nos ahorramos además la instalación de soportes más complejos, que obligan a destrabarlos y quitarlos para abrir el baúl.

-En 2011, la Renault Duster fue la primera competidora en ofrecer las mismas características similares de la EcoSport. Durante todos esos años, la competencia sólo se limitó a adaptar modelos ya existentes. ¿Por qué cree que tardaron tanto en reaccionar?
-Porque hacer un auto como la EcoSport no es tan fácil como parece. La plataforma tiene que nacer ya sabiendo que se la va a utilizar para un auto como la EcoSport. Y eso fue lo que nosotros hicimos cuando la desarrollamos. Cuando uno utiliza una carrocería más grande y con ruedas de mayores dimensiones para transitar por terrenos más difíciles, se necesita una estructura especial. Y la plataforma del Fiesta la tenía, previendo el lanzamiento de la EcoSport. Y ya que menciona al Renault Duster, quiero decir que es un excelente competidor, pero de nuestra EcoSport del año 2004 o 2005. Ellos apuntaron a copiar ese concepto. Con la nueva EcoSport, que tiene la plataforma global del Fiesta Kinetic Design, el Duster no tiene forma de competir. Tiene un concepto ya superado. Por supuesto que uno siempre tiene que respetar a la competencia, pero nuestro trabajo en este momento es señalar los avances notables en plataforma, tecnología y calidad que presenta la nueva EcoSport con respecto a cualquier otro competidor. Con la nueva EcoSport trabajamos desde el primer día sabiendo que íbamos a recrear el concepto original, pero replanteando todos los patrones de calidad, seguridad y performance de la primera EcoSport.

-¿Cuál fue la reacción de los directivos de Ford en Detroit cuando les contaron que querían hacer una SUV sobre la base del Fiesta? ¿No hubo alguien que les dijera que estaban locos?
-No, por el contrario. Felizmente recibimos un apoyo muy grande de los directivos de Detroit, que confiaron en la EcoSport desde el primer día. Y el premio a esa confianza y al éxito del producto fue la confianza depositada para que Ford Brasil fuera la encargada de desarrollar para todo el mundo la segunda generación de la EcoSport.

-En esta segunda generación de la EcoSport, usted volvió a liderar el equipo de Ingeniería. ¿Cuál de las dos EcoSport ocupa un lugar más grande en su corazón?
-Esa es una pregunta difícil, porque detrás de cada una de ellas hay un gran trabajo de equipo y mucho esfuerzo. Pero sin dudas, con la primera EcoSport se corrieron más riesgos y se plantearon más desafíos. No todos confiaban en el éxito de este producto y ver a través del tiempo cómo fue ganando su lugar en los corazones de muchos usuarios me hace tener sentimientos muy especiales por ella. Podemos decir que no nos equivocamos. La primer EcoSport abrió un camino y no nos defraudó.

C.C.

Márcio Alfonso: el hombre que inventó la Ford EcoSport
Márcio Alfonso (izquierda), junto a los principales jefes del equipo de Ingeniería de Ford Sudamérica.

Márcio Alfonso: el hombre que inventó la Ford EcoSport
Evolución de la Ford EcoSport en el mercado argentino.

Márcio Alfonso: el hombre que inventó la Ford EcoSport
Evolución de la competencia de la Ford EcoSport en la Argentina.

Márcio Alfonso: el hombre que inventó la Ford EcoSport
Ventas de la EcoSport y sus competidores en la Argentina.

***

Lanzamiento de la nueva Ford EcoSport en Natal Resumen de la cobertura de Autoblog