Una tendencia que se viene observando en el mercado automotor argentino es el retroceso en la oferta de las motorizaciones diesel. Esto se refleja en los números totales, aunque se hace más patente en la categoría de vehículos particulares.

Según datos de la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (ACARA), en 2011 los diesel representaron el 17,8% de la oferta general (que incluye a los comerciales), cuando en 2006 eran el 38%. Es decir, la baja, en seis años, ronda en guarismos cercanos al 50%. Pero si se toma sólo el caso de los autos particulares, entonces el descenso fue de casi el 80%; mientras que en 2006 la oferta diesel era del 19%, en 2011 apenas llegó al 4,2%, bajando por primera vez de la barrera del 5%.

Curiosamente, en otras partes del mundo la tendencia es inversa, dado que los propulsores diesel son menos contaminantes y tienen más autonomía. A pesar de esta particularidad y del menor costo de mantenimiento de un diesel, hay cosas que juegan en contra de estas opciones.

En primer lugar, el precio de un auto diesel es entre un 15% y un 20% más caro que un naftero. En segundo término, ya no hay diferencias en el valor de un litro de gasoil y de nafta -durante años existió una brecha que fue acortándose hasta desaparecer-. De esta manera, para amortizar la mayor inversión se necesita un rodaje de miles de kilómetros y no muchos están dispuestos a esperar.

Otro punto importante, en este sentido, es la calidad del combustible. Los motores fabricados para el mercado europeo tienen la tecnología adaptada para recibir gasoil acorde con la norma medioambiental Euro 5. El combustible de esas características tiene menor cantidad de azufre. En la Argentina, en tanto, aún no entró en rigor la norma Euro 4 -que comenzaría a regir en 2013-, con lo cual, con este retraso, los consumidores ven limitadas sus chances de conseguir el gasoil apto para las nuevas tecnologías de motores.

Citroën es una de las firmas cuya oferta diesel supera largamente a la media. Para la marca del doble chevrón, esta causa es decisiva en la merma de la oferta en el mercado local. “Con la norma de contaminación Euro 5 los motores diesel vienen con FAP (filtro de partículas), que hace a los motores más sensibles a la cantidad de azufre que tienen los combustibles. Esto hace que los motores rindan menos; puede afectar a la vida útil del motor o sus periféricos y hasta al sistema de control de emisiones”, explicó Valentina Solari, directora de Marketing de Citroën Argentina a Ámbito Financiero.

Por esta razón, agrega, los titulares de los vehículos diesel de cualquier marca que provea motores tecnológicamente superiores, como los de Citroën, deben cargar combustibles grado 3 para garantizar el buen funcionamiento del vehículo.

“Esta situación, sumada a la poca diferencia que existe entre el valor de los combustibles diesel grado 3 y los nafteros, hace que la demanda de los vehículos diesel sea cada vez menor”.

Peugeot también tiene más alternativas diesel que la mayor parte de sus competidores: el 22% de los autos vendidos por la marca francesa en la Argentina corresponde a motorizaciones diesel HDI. “Contar con estos propulsores en casi todos nuestros modelos representa una clara ventaja competitiva, ya que hay una demanda importante que no está siendo satisfecha por la oferta de productos de la mayoría de las marcas”, dijo Sebastián Sicardi, gerente de Marketing Estratégico de Peugeot Argentina.

El directivo destaca la incorporación al mercado local del primer auto con tecnología HDI FAP, que cuenta con el mencionado filtro antipartículas para reducir aún más el nivel contaminante de estos motores. Esta tecnología fue presentada en el 3008 HDI FAP ((ver nota de lanzamiento) y próximamente se incorporará en el 508.

Citroën, por su parte, aclara que seguirá apostando a los propulsores diesel. En lo que va de 2012 ha vendido 3.650 vehículos diesel, que representan el 33% de las ventas totales (67% nafteros). “Tenemos una muy buena oferta de motores diesel, con lo más avanzado en tecnología. Esperamos poder sumar más motores”, destacó Valentina Solari.

En la actualidad, Citroën incluye alternativas de motores diesel en los modelos C4 5 puertas, C4 sedán, Berlingo Multispace, C4 Picasso, Grand C4 Picasso, C5, Berlingo Furgón y Jumper.

La oferta de autos diesel en la Argentina cae a sólo el 4%

 

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com