Para la prensa nacional, Cristiano Rattazzi es mucho más que el presidente de Fiat Auto Argentina. Es, ante todo, una voz autorizada del empresariado nacional a la hora de analizar las políticas económicas locales y realizar demandas en nombre del sector industrial.

En ese contexto, Rattazzi fue entrevistado por la periodista Magdalena Ruiz Guiñazú en el diario Perfil de este domingo. Habló de la marcha de la economía argentina, de los problemas de la industria automotriz y de la crisis europea.

Pero también respondió preguntas acerca de su pasión por los autos. Allí habló de su conocido Abarth 500 “Da Zero a Cento” (aparentemente potenciado hasta 180 cv, ver nota), de su Panda 4x4 –al que en la intimidad bautizó “La Tortuga Ninja”- y de sus costumbres de manejo en la Ruta 2.

***

—¿Maneja su auto?
—Sí, siempre. Claro que si tengo que ir al centro con un tráfico espantoso me hago dejar allí.

—¿Qué auto tiene? Me refiero a su auto personal.
—En realidad, no tengo nada personal. Son todos autos de la compañía. Yo uso un Cinquecento con 180 caballos. Es muy bueno y muy rápido. Llega a 215 km por hora. Se mete por todos lados. Es un auto chico y lo puedo estacionar en cualquier parte. Llevar dos personas atrás es un poco complicado. He estado bastante con un Panda, que es un poco la nueva Uno cuando se hacía en Italia. Tengo un Alfa Romeo, que uso poco. Sólo cuando voy al campo, por ejemplo en la Ruta 2.

—¿Anda muy rápido en ruta?
—No tendría que decirlo pero… sí. La Ruta 2, por ejemplo, tiene algunos lugares bien abiertos. En cambio, en la autopista a Rosario, olvídese de ir rápido.

—Todo el mundo seguramente le hablará de autos pero a mí, Rattazzi, me fascina la historia de su familia. Siempre se dijo que había una exigencia por logros permanente.
—Mi bisabuelo fundó Fiat y todos los domingos iba a trabajar a la oficina. Allí siempre se trabajaba domingos. Mi bisabuelo y los directores de Fiat pasaban el domingo en la oficina. Debía ser muy especial. Trabajaba y pensaba siempre en el trabajo.

Rattazzi y una apología del Abarth 500
El Abarth 500 "Da Zero a Cento" de Rattazzi. De fábrica venía con 135 cv, pero el empresario asegura que el suyo tiene 180 cv.

Rattazzi y una apología del Abarth 500
Panda 4x4. La famosa Tortuga Ninja de Rattazzi.

Rattazzi y una apología del Abarth 500
Alfa Romeo 8C Competizione Coupé, único en el país, otro de los autos del presidente de Fiat Auto Argentina.

(Fotos de Gustavo Feder y Francisco Muñiz)

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com