Texto y fotos de Hernán Charalambopoulos
Editor de Retrovisiones.com

Desde Grecia - Lo que parece una concentración del Club del Smart, en realidad es la puerta de una cafetería en la zona de Glyfada, en Atenas.

Nunca había visto tantos Smart juntos. ¡Una verdadera plaga!

A favor del microcar alemán juega el casi inexistente espacio para estacionar en las tortuosas y pobladas calles de la capital griega, además de sus notables ventajas impositivas por su baja cilindrada.

Ni hablar del consumo como otro punto a favor.

Con los últimos ajustes económicos, los automovilistas son los que -como nsiempre- terminan pagando los platos rotos: aquí la nafta cuesta dos euros el litro.

Por lejos, la tarifa más cara de Europa.

***

Smartópolis
Smartópolis

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com