Vehículos frenados en la Aduana, trámites de importación que no avanzan y pedidos del Gobierno para compensar con exportaciones. La situación que vivieron en febrero y marzo del año pasado los importadores de autos se vuelve a repetir doce meses después con los importadores de motos.

Marcas como Zanella, Kymco, Brava, NP, Appia y Keller presenciaron en las últimas semanas el rápido desabastecimiento de sus concesionarios ante la demora en los trámites de ingresos de nuevas unidades. Los papeleos se detienen de manera indefectible en la Secretaría de Comercio de Guillermo Moreno, donde las importaciones no son rechazadas ni aprobadas, sino frenadas por tiempo indeterminado.

El diario La Voz publicó hoy las quejas de los empresarios del sector, la mayoría de los cuales tienen sus centros de distribución y armadurías en Córdoba.

“A los empresarios no deja de llamarles la atención que también Zanella tenga sus importaciones observadas. Es una empresa que siempre ha estado vinculada con el Gobierno”, señaló el artículo.

Tal como ocurrió con autos, el Gobierno espera que todas las marcas de motos –produzcan o no en el país- equilibren sus balanzas comerciales compensando “uno a uno” las importaciones con exportaciones de manufacturas locales.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com