La sociedad entre el empresario mendocino Hugo Pulenta y la firma chilena Ditec duró apenas dos años. En 2009, se habían unido por partes iguales para encarar la importación en la Argentina de las marcas Volvo, Jaguar y Land Rover, luego de que cesara la representación por parte de Ford Argentina.

Tras surgir diferencias con sus socios chilenos, Pulenta decidió venderles su participación y continuar en solitario con la representación de Porsche.

“Con Hugo tenemos una relación de amistad que viene de la época de Honda, cuando ambos éramos importadores, y además nos conocemos por Porsche. Más allá de las buenas relaciones, no siempre existe la misma forma o la misma visión acerca de un negocio. Por esto hemos definido conjuntamente continuar por caminos separados”, afirmó Sebastián de Cárcer, presidente de Ditec Chile, en declaraciones al diario El Cronista.

De Cárcer negó que la salida de Pulenta vaya a producir cambios en la estrategia de Ditecar: “Vinimos a la Argentina para quedarnos y para situar estas marcas en un lugar relevante en el mercado. Argentina es un mercado muy interesante, y nuestros clientes pueden estar seguros que cuentan con el compromiso de los fabricantes y de Ditec Automóviles, seguiremos incrementando nuestras actividades”.

En agosto pasado, Ditecar llegó a un acuerdo con el Ministerio de Industria para compensar “uno a uno” su balanza comercial. Para cumplir con su plan de lanzar a la venta el Volvo S60 este año y la Range Rover Evoque en el 2012, está realizando exportaciones de terceras empresas a Chile. Son todas operaciones nuevas, promovidas por el Grupo Ditec chileno. Además, comprometió un aporte de capital de dos millones de dólares.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com