De Tomaso, la marca italiana fundada por el argentino Alejandro De Tomaso, vuelve a estar en venta.

Tras la muerte de su creador y un largo proceso de liquidación, la compañía fue comprada por el empresario italiano Gian Mario Rossignolo (foto de arriba), que relanzó la compañía en el pasado Salón de Ginebra y anunció la fabricación de tres autos.

Sin embargo, problemas de financiamiento y cambios en sus planes industriales, obligaron a los nuevos dueños a salir a la búsqueda de un accionista. En este momento se encuentran en negociaciones con un grupo empresarial indio, que incluso podría comprar la mayoría del paquete accionario.

La familia Rossignolo presentó en Ginebra el modelo Deauville (foto de arriba), un crossover de lujo. Y anunciaron la presentación del New Pantera para el próximo Salón de Los Angeles. Para el 2012 estaba prevista la introducción de un sedán de lujo.

Pero los problemas económicos de la nueva De Tomaso comenzaron casi con su renacimiento. Primero, la Unión Europea rechazó un pedido de financiación para el nuevo emprendimiento.

Y esta semana se supo que el Grupo Fiat no le venderá a los Rossignolo su planta de Termini Imerese, tras haber llegado a un mejor acuerdo con la empresa italiana DR Motor, socia de la china Chery.

Ese establecimiento era clave para los planes industriales de Rossignolo, que ahora deberá buscar un nuevo centro de producción.

Para más información sobre el curioso periplo que siguió la marca De Tomaso en los últimos meses, se recomienda leer esta serie de notas.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com