Ya es todo un clásico de la Argentina. Cuando un auto de Ferrari se combina con la política local, resulta inevitable que haya escándalo y polémica.

Ocurrió con la 166MM que le adjudicaron a Eva Perón (así está hoy), con la 348 tb que le obsequiaron a Carlos Menem (así está hoy), y con la F430 que una denuncia judicial le adjudicó a Meldorek, la empresa vinculada a Sergio Schoklender en el escándalo por la construcción de viviendas sociales (ver primera nota).

Su actual propietario, sin embargo, niega cualquier vinculación del auto con el caso y anunció que iniciará acciones legales contra quienes hayan relacionado a la Berlinetta V8 plateada con la malversación de fondos del Estado.

Esto no le impidió ponerla a la venta, mediante un aviso en internet, y pedir por ella una cifra en torno a los 450 mil dólares.

La F430 se fabricó entre los años 2004 y 2009. A la Argentina llegaron apenas media docena de unidades.

Tiene un motor V8 de 4.3 litros y 490 caballos de potencia. Acelera de 0 a 100 km/h en 4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 315 km/h.

Este ejemplar en particular se caracteriza por tener las espectaculares llantas de la versión Scudería.

Más allá de a quién haya pertenecido el auto –y parafraseando a un ex cliente del Cavallino Rampante- basta con ver las fotos para que no quepa ninguna duda: la Ferrari no se mancha.

(Gracias a aj11 por el dato)

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com