Transmitiendo desde adentro de un container cargado con banderines y remeras de “Argentina Campeón” que aún nadie se animó a reclamar, Pelaka –el informante de Autoblog en la Aduana de Buenos Aires- envió otro reporte con los últimos autos clásicos ingresados al país.

***

SHELBY COBRA DAYTONA

Tras haber sido comprada hace dos años por un coleccionista argentino, por fin llegó al país la coupé que le dio a Bob Bondurant el Mundial GT de 1965, tras imponerse en cuatro carreras a las ahora también codiciadas Ferrari 250 GTO. El ejemplar con el chasis CSX2601 fue subastado en agosto del 2009 en Estados Unidos por un valor de 7,25 millones de dólares. Fue el precio más alto jamás pagado por un auto norteamericano. El nombre del comprador argentino no fue revelado, pero las sospechas apuntan en una sola e inevitable dirección. Tan sólo esperamos verlo en Autoclásica 2011 (ver nota).

***

ASTON MARTIN DB 2/4

Noticias aduaneras: especial clásicos

Entre 1953 y 1957 se fabricaron sólo 764 unidades de este elegante grand tourer inglés y uno de ellas acaba de ingresar a la Argentina. Tiene espacio cómodo para dos pasajeros adelante y dos butacas más reducidas en la parte trasera. Tiene un motor de seis cilindros en línea diseñado por Bentley, que en su mejor forma llegó a tener 2.9 litros de cilindrada y 140 caballos de potencia.

***

LANCIA AURELIA B24 SPIDER

Noticias aduaneras: especial clásicos

Es un clásico tan exquisito, raro y exótico que hasta mareó a los funcionarios de la Aduana, que primero la inscribieron equivocadamente como Aurelia B42. Se trata de la versión descapotable de uno de los Lancia más emblemáticos. La Aurelia B24 Spider se fabricó entre 1954 y 1955, en una cantidad que no llegó a superar los 200 ejemplares. Este descapotable pasó a la historia como uno de los protagonistas de la película de culto “Il Sorpasso”, protagonizada por Vittorio Gassman.

***

BMW 328 ROADSTER

Noticias aduaneras: especial clásicos

Es uno de los autos clave en la historia de BMW, tanto que este 2011 cumplió 75 años de su creación y la marca lo celebró con el concept 328 Hommage. El 328 Roadster fue el deportivo más versátil de su época. Ganó la Mille Miglia en 1938, el Rally de Inglaterra en 1939 y triunfó en su clase en las 24 Horas de Le Mans. Su revolucionario chasis tubular lo hacía ligero y maniobrable en las pistas, pero también muy divertido para el manejo cotidiano. Entre 1936 y 1940 se fabricaron 464 ejemplares con motor 2.0 de 80 caballos de potencia. En la Argentina ya hay otros 328 Roadster, pero no viene mal reforzar la escuadra local con otro ejemplar como el que acaba de ingresar al país.