La marca japonesa Suzuki se acaba de quedar sin representante para sus autos en la Argentina. A partir de hoy y después de nueve años de relación, la firma deja de estar bajo la órbita de General Motors Argentina.

La que debió ser una transición ordenada hacia un nuevo importador se vio obstaculizada por las nuevas reglas del Gobierno nacional, que obligan a compensar las importaciones de autos con exportaciones de manufacturas locales.

El grupo chileno Indumotora, representante en la Argentina de Subaru, se perfila desde hace meses como el nuevo importador de Suzuki e incluso ya designó a los directivos que se encargarían de los nuevos destinos de la marca.

Sin embargo, no pudo oficializar la noticia en tiempo y forma porque aún no llegó a un acuerdo con el Ministerio de Industria para equilibrar su balanza comercial (leer más sobre Indumotora y Suzuki).

La gama de productos que Suzuki comercializó hasta hoy a través de GM estuvo compuesta por tres modelos: el brasileño Fun (ahora llamado Chevrolet Celta) y los japoneses Swift y Grand Vitara JIII.

Los concesionarios Chevrolet que hasta ahora vendieron los productos de Suzuki tendrán libertad para seguir operando con el nuevo representante de la marca japonesa, aunque deberán separar sus salones de ventas.

Los actuales propietarios de Suzuki no deberían preocuparse por estos cambios. De acuerdo a la legislación vigente, GM Argentina tendrá que ocuparse hasta el 30 de junio del 2021 de la provisión de repuestos y servicios para todos los modelos Suzuki que su red haya vendido en el pasado.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com