Aunque hace tiempo que circulan renders y fotos espía en la web (ver nota), este fin de semana se conocieron las primeras foto oficiales del restyling global que recibirá la Toyota Hilux.

La actualización llamada “Big Major Change” se presentará esta semana en el Salón de Melbourne (Australia) e intentará darle un baño de modernidad a la pick-up Hilux y a la SW4/Fortuner hasta que llegue la próxima generación, prevista para 2014.

Los principales cambios estéticos se aprecian en la trompa, con una nueva parrilla cromada que adopta el mismo diseño con forma de sonrisa que ya se vio en los últimos modelos globales de la marca japonesa como el Etios.

Los faros delanteros tienen un diseño más rasgado y las ópticas traseras, al menos en la SW4, tendrán una estética emparentada con el tuning. El capot y los paragolpes también cambiarán. En los laterales habrá nuevos estribos.

La nueva Hilux, que empezará a producirse en Zárate a partir de octubre, también tendrá novedades de equipamiento y mecánicas. Por dentro habrá cambios importantes en el diseño y los materiales del panel central y el tablero de instrumentos. También se estrenarán nuevas butacas y tapizados.

En cuanto a la mecánica, la principal novedad confirmada será para el mercado brasileño. La versión naftera con el motor 2.7 16v de 158 caballos –que no se vende en la Argentina y se produce en Zárate sólo para exportación- adoptará el sistema FFV para poder funcionar con alcohol.

El sistema FFV ya se probó con éxito en otros modelos de Toyota, como las Tundra y Sequoia. Consiste en un kit de inyectores, bombas de combustible y centralita electrónica específicos para operar con etanol. La ECU adapta el funcionamiento del motor según esté operando con nafta, alcohol o con una mezcla de ambos.

La Hilux naftera con sistema Flex era una opción muy esperada por el mercado brasileño, donde la Chevrolet S-10 es la única pick-up mediana que puede funcionar con alcohol.

Con respecto al motor turbodiesel D4-D FTV, en Zárate se ensayaron algunos kits que se ofrecen de serie en otros mercados y que permitieron elevar la potencia de 163 a 200 cv. Sin embargo, aún no se tomó una decisión acerca de su posible comercialización en la Argentina. El principal obstáculo: la calidad de nuestro gasoil.

Por último, el catálogo de accesorios de la Hilux será ampliado y renovado con nuevos componentes.

El desembarco de nuevos competidores de peso y algunos cuellos de botella en la producción -que impusieron demoras en las entregas de hasta seis meses- generaron el año pasado un verdadero cimbronazo en la sede de Toyota Argentina. El efecto más notorio fue el cambio del presidente de la filial local, con la salida de Aníbal Borderes y el nombramiento de Daniel Herrero, en diciembre pasado.

Pocos días después del nombramiento de Herrero, Toyota Argentina anunció una inversión de 50 millones de dólares, para ampliar a partir de noviembre del 2011 la capacidad de producción de la planta de 65 mil a 90 mil unidades anuales.

Primeras fotos oficiales del restyling de la Toyota Hilux

(Gracias a Matías W. y Fernando D. por el dato)

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com