¿QUÉ ES?: Un restyling del legendario todo terreno norteamericano. Es el más directo sucesor del Willys original, que acaba de cumplir 70 años. Se ofrece con carrocería Sport (dos puertas, con techo rígido y de lona desmontables) y Unlimited (cuatro puertas, con techo rígido y de lona desmontables). El lanzamiento comercial coincidió con el Salón de Buenos Aires.

MECÁNICA: No hay novedades. Sigue con el conocido motor V6 3.8 naftero, con 199 caballos de potencia y 315 Nm de torque. Se ofrece con caja manual de seis velocidades o automática de cuatro marchas (sólo en la versión Unlimited). Sistema de tracción integral 4WD Command-Trac, con tracción trasera y acople 4x4 en alta y baja, mediante caja de transferencia.

LO MÁS: Una leyenda viviente.

LO MENOS: Su consumo de combustible, también legendario.

EL DETALLE: Los principales cambios estéticos se advierten en la trompa, pero también se mejoraron los materiales en el interior y se incorporó un nuevo volante multifunción.

PRECIO: Wrangler Sport 3.8 MTX dos puertas, 41.918 dólares; Wrangler Unlimited 3.8 MTX cuatro puertas, 46.750 dólares; Wrangler Unlimited 3.8 ATX cuatro puertas, 49.313 dólares.

Lanzamiento: Jeep Wrangler 2011
Lanzamiento: Jeep Wrangler 2011

***

Comunicado de prensa de Chrysler Argentina Jeep® Wrangler 2011 – Heredero de los valores Jeep®

Buenos Aires, 16 de junio de 2011 – No es posible hablar del Wrangler sin conocer la historia de Jeep, que comenzó hace exactamente 70 años, cuando Willys Overland obtenía la aprobación del Ejército estadounidense para producir su prototipo bélico de propósitos generales, tales como reconocimiento, logística, y transporte de cargas y personas. Años después, al finalizar la Segunda Guerra, “jeep” dejó de ser el apodo de ese vehículo para constituirse en el nombre de un automóvil destinado al gran público: el Willys creció y se modernizó notablemente, dando paso a las series CJ (Civilian Jeep). Su practicidad, robustez, durabilidad y economía rápidamente cautivaron al público norteamericano.

Bajo propiedad de la compañía Kaiser, en los ’50 Jeep ya estaba constituida como marca y tenía una verdadera familia de modelos. Sin embargo, fue en 1956 cuando marcó un importante hito: por primera vez comenzó a producir un vehículo fuera de Estados Unidos. ¿Dónde? En Argentina, más precisamente en la localidad cordobesa de Santa Isabel, donde IKA (Industrias Kaiser Argentina) ese año inauguraba su flamante planta con la fabricación del “Jeep IKA”, una versión local del CJ5.

Aunque aquí se discontinuó en 1978, el CJ se produjo en Estados Unidos hasta 1986, luego de vender casi dos millones de unidades en ese país en una gama de versiones casi infinita. Tras tomar la difícil decisión de reemplazar a su mito viviente, ese año Jeep (ya bajo propiedad de American Motors Company) presentaba al esperado sucesor: el Wrangler. Nacía así un nuevo Jeep, mucho más moderno, tecnológico y versátil, pero respetando los valores fundamentales de aquél rústico Willys de 1941.

En 2011, el Wrangler transita la tercera generación y consolida su posición de máximo referente off road del mercado mundial entre los vehículos de gran serie. A pesar de las sucesivas renovaciones, su esencia ha resistido el paso del tiempo a través de siete décadas. El Wrangler es inconfundiblemente Jeep aunque hoy sea un vehículo sofisticado con un poderoso motor de 199 HP, tenga los más avanzados sistemas de confort y seguridad, y que por su atractiva figura se haya convertido en un objeto de deseo también del público urbano.

El Wrangler 2011 llega al Salón Internacional de Buenos Aires con importantes anuncios, como un puesto de comando totalmente renovado, que presenta un diseño más moderno y funcional. Adopta además materiales soft touch que jerarquizan la calidad percibida y ha recibido un tratamiento especial de insonorización general, aumentando la cantidad y calidad de materiales aislantes. Incorpora un renovado volante de tres rayos, similar al de otros modelos Jeep con comandos del control de crucero y de audio. Con un sistema de audio renovado, con reproductor de CD y MP3, seis altavoces y entrada auxiliar que permite conectar diferentes dispositivos de almacenamiento.

Todas estas mejoras son adoptadas en ambas versiones de carrocería, es decir de dos y cuatro puertas, denominadas Sport y Sport Unlimited respectivamente. Estas conservan no sólo el estilo del Jeep original sino algunas de sus soluciones, como las puertas extraíbles, el parabrisas rebatible y materiales desarrollados para que resistan el uso exigente al aire libre, aún bajo la acción más agresiva del sol, el polvo y el agua. Ambas versiones cuentan con el techo rígido Freedom Top, liviano, hecho en fibra de vidrio, que cuenta además con paneles delanteros fácilmente extraíbles. Pero también se puede retirar toda la pieza y dejar el habitáculo al descubierto, mostrando sus robustas barras antivuelco, forradas en material acolchado que evita golpes a los pasajeros. Una capota de lona de alta resistencia (Flexible Sunrider) también es equipo de serie, pudiendo desplegarla rápidamente si el clima o la temperatura complican la aventura. Dos techos, máxima versatilidad.

Aunque el Wrangler es en realidad un vehículo pensado para el uso off road más extremo lejos de la ciudad, cuenta con accesorios de confort como un climatizador potente, pensado incluso para actuar con la capota abierta en pleno invierno o bajo el sol del verano. Para sumar practicidad, el asiento trasero es rebatible y el del conductor se regula en altura, permitiendo obtener una posición de manejo adecuada. Por supuesto los levantavidrios son eléctricos, al igual que los espejos exteriores, que incluyen desempañador. En cuanto a la información a bordo, el Wrangler incorpora una computadora de viaje que se suma a otras indicaciones (brújula, temperatura exterior, etc.) del nuevo instrumental de agujas, retroiluminado y con alertas como olvido de puertas abiertas, entre otras.

El Wrangler es un vehículo sin fronteras ni limitaciones, que brinda a su conductor la libertad de ir a donde desee y hacer lo que quiera (Go Anywhere, Do Anything reza su slogan oficial en Estados Unidos). Como en el Jeep de 1941, tiene un robusto chasis de largueros y ejes rígidos en ambos trenes de suspensión. Esta tradicional configuración lo convierte en uno de los vehículos más resistentes, apropiados para el off road extremo. Aprovecha además su elevado despeje, las protecciones inferiores y los generosos ángulos de ataque y salida, como también un gran ángulo ventral en la versión de dos puertas con chasis corto. El conductor no debe preocuparse tampoco por el cuidado de su Wrangler ya que los paragolpes plásticos son flexibles y de alta resistencia, al igual que las molduras laterales, que reciben los golpes y los roces antes de marcar el metal de la carrocería. Y si el camino impone un cruce de río o un vadeo profundo, el trabajo de sellado del habitáculo y del sistema eléctrico evitará incomodidades y desperfectos técnicos.

La eficiencia del Wrangler fuera del pavimento también se explica por el trabajo de su sistema de tracción Command-Trac. En condiciones de marcha normales, la tracción es trasera. Si se conecta la función 4x4 alta, la caja de transferencia acoplará el eje delantero solidariamente al trasero, es decir con el reparto de fuerza fijo. Y si la palanca selectora se posiciona en 4x4 baja (low), se estará accionando la marcha baja o reductora, que hace del Wrangler un vehículo casi imparable en cualquier terreno, con una capacidad de tracción que asombra. Dispone además de controles de ascenso y descenso, simplificando las maniobras en terrenos empinados.

Con seis cilindros en V y 3,8 litros, el motor garantiza la fuerza necesaria para que esta máquina todoterreno consiga sortear los obstáculos más difíciles. Desarrolla una potencia de 199 HP de fuerza y un elevado torque de 315 Nm. Suave y progresivo, se destaca por la ausencia de vibraciones y un funcionamiento muy silencioso en cualquier régimen de giro. De acuerdo a la versión, se puede asociar a una caja automática de cuatro velocidades o a una manual de seis, ofreciendo ésta un máximo control al conductor para el off road más puro.

Aunque Jeep dispone de modelos más urbanos y dóciles, el desempeño del Wrangler sobre asfalto es satisfactorio, con un andar agradable en la geografía urbana y un desempeño en ruta acorde, garantizando maniobras seguras mediante el control de de estabilidad ESC y el sistema de mitigacion de rolido, que modera las inclinaciones en curvas. A estos dispositivos se suman los poderosos frenos con antibloqueo ABS, que permiten bloqueos a baja velocidad cuando se maniobra en off road con la doble tracción conectada.

La dotación de seguridad contempla también airbags frontales de inflado en etapas, faros halógenos de gran profundidad (regulables desde el interior), luces antiniebla y otros ítems como apoyacabezas y cinturones inerciales para todos los ocupantes.

El Jeep Wrangler se comercializa en tres versiones, siendo el precio para el modelo Sport 3.8L MTX 2 Ptas 2011 de U$S 41.918, la versión Unlimited 3.8L MTX 4 Ptas 2011 a U$S 46.750, y del Unlimited 3.8L ATX 4 Ptas 2011 a U$S 49.313.

Es necesario conducirlo y animarse a buscar sus límites para comprobar en la práctica que es un vehículo que extiende las fronteras mucho más allá de lo imaginable. Un animal salvaje con un ADN fuerte que nadie ha podido alterar en los últimos 70 años.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com