El martes pasado se inauguró el Museo del Bicentenario, ubicado detrás de la Casa Rosada, en la ex Aduana Taylor. Se trata de una muestra permanente que abrió sus puertas para ponerle broche final a un año completo de festejos por los 200 años de la patria.

El museo propone un recorrido ecléctico por la historia y la cultura argentina. La industria automotriz nacional no podía estar ausente. Y el mayor exponente de la muestra es un Justicialista Gran Sport blanco y rojo, que en la foto posa junto a Juan José Ganduglia, director del museo.

Se trata de un deportivo argentino creado en 1953 por impulso del entonces presidente Juan Domingo Perón. Tenía una vanguardista carrocería de materiales plásticos y un motor Porsche de cuatro cilindros Bóxer, con 1.5 litros de cilindrada, doble carburador y 55 caballos de potencia. Pesaba sólo 840 kilos.

La idea de este modelo era competir contra los deportivos europeos de la época. Pero se fabricaron menos de 170 ejemplares y su producción se vio interrumpida de manera abrupta, con el golpe de Estado de 1955.

La mayor atracción del museo es “Ejercicio plástico”, el famoso mural de David Siqueiros, en cuya restauración y exhibición también participó un argentino muy ligado a los autos: el ex diseñador de GM y actual artista plástico Jorge Ferreyra Basso (leer más).

Un Justicialista Gran Sport, protagonista del Museo del Bicentenario
Ferreyra Basso (izquierda), junto a un tramo del mural de Siqueiros y la réplica que creó para proteger el original.

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com