Si los importadores de autos creían que el 2011 iba a ser un año complicado, más difícil será aún para las nuevas marcas extranjeras que intenten desembarcar en el mercado argentino.

Según las nuevas reglas impuestas por el Ministerio de Industria, todas las marcas de autos importadores deberán reducir este año en un 20% el ingreso de unidades con respecto al 2010. Las marcas de autos de lujo se encontraron la semana pasada con una traba extra: la retención en la Aduana de las últimas unidades arribadas al país, sin ninguna explicación oficial de por medio.

Pero quienes realmente se verán en aprietos son los nuevos importadores que planeaban desembarcar con sus marcas durante el 2011. Uno de estos casos es el del diputado opositor salteño Alfredo Olmedo, quien planeaba relanzar la marca japonesa Isuzu en nuestro país, mediante su firma Ivcasa.

El anuncio del regreso de Isuzu a la Argentina se empezó a comentar en mayo pasado (ver nota) y se confirmó vía Facebook en octubre último (ver nota). La comercialización de las primeras unidades estaba prevista para el primer trimestre del 2011.

Sin embargo, parece que el Ministerio de Industria les cambió las reglas. Ante una consulta de Autoblog.com.ar, una fuente de la importadora de Olmedo denunció: “Actualmente estamos en la etapa de presentación del plan para el 2011 para ver si nos aprueban el ingreso de la marca. Al no haber importado en el 2010 tenemos que solicitar la aprobación de un cupo. Este requisito no existía en el 2010. Hemos efectuado una presentación ante el Ministerio de Industria”.

De esta manera, el relanzamiento de Isuzu en la Argentina queda ahora sujeto a las voluntades del despacho de la ministra Débora Giorgi. Además de Isuzu, Saab es otra de las marcas que había manifestado oficialmente su intención de regresar al país durante el 2011 (ver nota).

Enviá tu noticia a novedades@motor1.com